Migración, policía y derechos humanos

«Si habita un extranjero en su tierra, no le molesten, esté entre ustedes como natural de la tierra, le amarán como a ustedes mismos,

«Si habita un extranjero en su tierra, no le molesten, esté entre ustedes como natural de la tierra, le amarán como a ustedes mismos, porque ustedes fueron también extranjeros etc.»  Lev. 19, 33-34.

Últimamente La Nación y algún otro diario nacional han servido de caja de resonancia de las opiniones del ciudadano Marco Badilla en relación con la discutible aplicación de la ley de migración y extranjería.  El blanco de los alegatos del director de Migración son los matrimonios por poderes que, de forma genérica, son puestos bajo sospecha de ser matrimonios por conveniencia.  Esta campaña de publicidad alimenta una opinión pública adversa a la inmigración que es vista como un mal en si y, lo que es peor, exacerba actitudes xenófobas que, de forma general, se palpan en la calle, en el ámbito privado y en todos los sectores de la sociedad costarricense.  Es decir, se envenena el ambiente.  La xenofobia es un síntoma característico de las sociedades en crisis cuando los pueblos, por incultura o manipulados por políticos irresponsables, buscan y encuentran un chivo expiatorio para sus frustraciones, desvían la atención de los propios y verdaderos problemas y las élites dominantes consiguen sus objetivos de consenso social.  La xenofobia es el opio político del pueblo.  El ejemplo paradigmático es la Alemania nazi.

En este contexto desalentador dos señales del más alto nivel devuelven la esperanza.  Por una parte la Sala IV ha dicho claramente que el Sr. Badilla no es la instancia jurídica para decidir sobre la materialidad del matrimonio, que se arroga competencias que no le pertenecen; o sea, que ha sobredimensionado su papel y lugar en el Estado.  Por eso choca tanto espacio al director de Migración y tan poco al análisis de la otra parte del problema.  Por otro lado la Iglesia católica, la Defensoría y las universidades han salido al paso de la «Ley de migración» en estado de trámite avanzado, exigiendo su revisión a la luz de los derechos humanos.  Esta iniciativa honra a quienes la impulsan y a lo mejor de nuestra sociedad.

Ojalá prevalezca el sentido común.  Exijamos responsabilidad a medios de comunicación y autoridades.  La política migratoria también es responsable de que algunos recurran a trampas.  Algunos, no todos.  Falta una campaña educativa contra la intolerancia y la xenofobia por el pensamiento crítico y la apertura a otros pueblos.  La mezcla genética y cultural han sido factores de progreso humano desde el Paleolítico Medio.  Ésta y aquellos son imprescindibles en la era de la globalización.  Y a los que se erigen en defensores de la «moral» o llaman a enrocarse en una supuesta esencia tica habría que recordarles, caso que sean cristianos, por ejemplo, Ex. 22, 21;  32, 9; etc., y caso que sean simplemente seres humanos, el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que establece la libertad de residencia y circulación de la que goza toda persona por el sólo hecho de serlo.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En ese venero de pensamiento que constituye la página 15 de La Nación S. A. hemos leído, según sean los vientos, que "resulta preferible

Atribuyen la denuncia de pago de comisiones a intereses políticos y empresarialesJuan Carlos Obando, gerente general de Berthier EBI de Costa Rica. Tanto el

Organizaciones piden que el proyecto se base en los derechos humanos.La Defensoría insistió que la base del proyecto de ley deben ser los derechos

José Manuel Marroquín, probable autor.Versión oral de Mario Roa Velázquez Introducción Es vana sobremaneratoda humana previsiónpues en más de una ocasiónsale lo que

Jollyanna Malavasi Gil, directora del Consejo Universitario. A partir de esta semana las puertas del Consejo Universitario (CU) estarán abiertas  para la comunidad universitaria todos

Por su  difusión de valores culturales fue distinguido con el Premio García Monge.El Decano de la Facultad de Bellas Artes de la UCR ganó del

Contrario a lo que popularmente se cree la mayoría de inmigrantes nicaragüenses en nuestro país no son hombres; se trata de mujeres en edad

Patronos explotan a trabajadores ilegales, denuncian nicaragüenses.Imara, Marta y Marvin (orden usual) emigraron a Costa Rica en busca de mayores oportunidades. (Foto Alonso Mata
Semanario Universidad