Mons. Thiel… ¡¡¡está de moda!!!

Mons. Bernardo Augusto Thiel. Nació en la Renania alemana el 1 de abril de 1850 y murió a los 51 años

Mons. Bernardo Augusto Thiel. Nació en la Renania alemana el 1 de abril de 1850 y murió a los 51 años en Costa Rica, el 21 de septiembre de 1901. “Alemán de clara y potente mentalidad”, “uno de los más esclarecidos varones que hicieron de su vida un sendero luminoso al servicio de Dios y de la Patria”, así lo definieron algunos de sus biógrafos. Se nacionalizó costarricense y por defender a la Iglesia y a los trabajadores costarricenses, sobre todo a los más pobres, fue perseguido y odiado por otros costarricenses.

Ideó algunos de los medios de comunicación social católicos en Costa Rica, cuando nadie soñaba con ellos, entre ellos El mensajero del Clero y el Eco Católico, algunos persisten hasta hoy. Historiador de los pueblos y de las costumbres de los indígenas nacionales organizó visitas muy periódicas a esas poblaciones y aprendió su lenguaje, les facilitó la enseñanza y escribió sobre ellos con la intención de explicar sus vidas y sus maneras de ver el mundo. Así, unía mundos. En esencia era un defensor a ultranza de la fe católica y de la justicia social que, para ser auténtica y buena, estimaba que debía nacer en los fundamentos sociales de la caridad cristiana.

El 1 de diciembre del 2014, el Dr. Gustavo Soto, filósofo y docente de la UCR, publicó un voluminoso libro, por su tamaño y profundidad de contenidos llamado El pensamiento social y político de Monseñor Bernardo Augusto Thiel. Lo publicó la Litografía Lil, ya casi benemérita. Es un tomo de 807 pp. y de 25 X 18 X 4,5 cm. Un libro además bellamente ilustrado, ofrece cuadros, fotografías, resúmenes y extractos, lineamientos históricos, comentarios y explicaciones, y la monumental recopilación de 35 cartas pastorales, incluida la más famosa y difundida de ellas, la número 30, la dedicada al Justo Salario.

Thiel fue un obispo católico, de la congregación de los misioneros alemanes lazaristas o paulinos, de profunda fe y probada caridad cristiana, tan profundas como para defender a los pobres en su pobreza y para exigir rectificaciones a quienes implementaban teorías y disposiciones en contra de los demás y por eso del ejercicio de la caridad. Se oponía con fuerza y con ideas a los embates teóricos y prácticos de sistemas políticos y económicos que negaban de alguna forma a Dios, a la caridad, a la dignidad humana, y por todo eso, a la caridad con los demás y consigo mismo. Se opuso a una sociedad sin justicia social, porque previamente esa sociedad se ha opuesto a Dios y al amor cristiano. Fue un verdadero pastor, no dudó en exponer su vida como riesgo grave por defender a sus ovejas.

La carta 30 no ha perdido actualidad, al igual que las otras en mayor o igual medida. Incluso su última carta llamada “la carta ecológica”, que escribió muy pocos días antes de su muerte, y cuando tampoco nadie pensaba en esos temas.

Él lo sabía muy bien, y así se puede entender cuando se leen sus cartas pastorales, no basta decirse cristiano para serlo, ni decirse o considerarse político o un buen político para serlo. Es muy necesario y casi de obligación afirmarlo y atestiguarlo con las acciones, con un testimonio de vida que se traduce en caridad rotunda y efectiva para con todos, incluidos los todos que vendrán en el futuro.

El Dr. Soto ha hecho posible que se tenga acceso a ese conjunto de cartas pastorales, a esas argumentaciones a favor del prójimo, del ser humano. Felicitaciones al Dr. Soto por recopilar y difundir las ideas que tejió con la tinta, con su vida y su pronta muerte el obispo Thiel. Gracias por recordarnos, junto a Thiel y sus cartas, que el ser humano no solo es valioso porque es ser humano, sino porque también es la más cercana y real imagen de Dios mismo. El ser humano vale como hombre y vale como imagen de Dios. En ninguno de esos campos humanos puede ser mancillado ni suprimido.

Lástima grande que muchas veces quienes se afirman como políticos y defensores de los demás ayer, hoy y siempre, se envalentonen contra todo lo divino y lo humano; y además de esto no se dignen leer a Thiel o ni siquiera le conozcan y para tragedias máximas tampoco tengan el coraje suficiente como para vivir con consecuencia de vida y por eso demuestran cobardía al no escribir con su vida y con su muerte las causas que dicen representar. Hay que tener algo muy especial en la sangre y en el alma para morir en el sufrimiento y ser consecuente con la vida de uno cuando la vida está al servicio de un Reino Inmortal que empieza siendo mortal.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

La película Ixcanul, primer largometraje del guatemalteco Jayro Bustamante, que explora la vida en una etnia maya y la dificultad de ser mujer

Con el paso del tiempo se ha abierto paso un tipo de relaciones de mundo en el que pocos hombres dignos sobreviven rodeados por patanes

El Partido Frente Amplio solicita el derecho de rectificación, a la publicación realizada el día 23 de setiembre de 2015 bajo el título

Semanario Universidad