No hay nostalgia peor

Querido amigo: ¿Te acordás dónde escuchamos por primera vez algo de Joaquín Sabina? Al menos yo lo recuerdo como si fuera ayer. Estábamos en aquella casona vieja que alguien había convertido en bar; allá… al final de la Calle de la Amargura.Los miércoles de universidad, después de matemáticas, íbamos a parar allí. ¿Recordás la casona […]

Querido amigo:

¿Te acordás dónde escuchamos por primera vez algo de Joaquín Sabina?

Al menos yo lo recuerdo como si fuera ayer. Estábamos en aquella casona vieja que

alguien había convertido en bar; allá… al final de la Calle de la Amargura.
Los miércoles de universidad, después de matemáticas, íbamos a parar allí. ¿Recordás

la casona de madera, de paredes altas, de aposentos pequeños? Fumábamos. La luz

tenue, el humo espeso, el piso sucio. A veces había un cantante; siempre había una

cerveza que paladeábamos sin prisa. ¡Para los últimos sorbos ya estaba caliente!,

¿verdad?

Acordate que un día se presentó un español recién llegado, mechudo y maloliente,

acompañado sólo por su guitarra. ¡Sonaron muy bien sus canciones! Pero se escuchó

mejor al final cuando, para despedirse, cantó «Con la frente marchita».

En muchas de las visitas que luego hicimos al bar, pedimos al greñudo que

cantara aquella canción. Más tarde supimos que era de Sabina. Al escucharla nos

transportábamos al Buenos Aires de Evita, fumábamos porros, hablábamos con

Gardel.

Soñamos con ir. Con ir a Buenos Aires.

Estoy seguro que a vos te pasa igual que a mí y que hoy, cuando escuchás la

canción, sus notas te llevan de parranda a la vieja casona. A mis oídos aún viajan los

acordes de la guitarra. Mi paladar se enjuaga en el recuerdo amargo de la cerveza

caliente.

Nunca conocí las calles de San Telmo. No caminé las orillas del Río de la Plata. No

lloré en la Plaza de Mayo. ¿Vos?

Nunca supe si Buenos Aires es como la cuentan.

«No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió».

¡Vamos! Averigüemos qué ha sido de ese bar… y sea lo que sea que encontremos,

tomémonos una cerveza y escuchemos a Sabina.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

¢45 728 millones es la deuda que acumulan 13.463 personas físicas y jurídicas a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), según informó este

La promesa de campaña de Luis Guillermo Solís de erradicar la pobreza extrema para el 2018 quedó postergada en el Plan Nacional de Desarrollo

A partir del 2015, habrá FIA todos los años. (Foto: archivo)Ante el anuncio de los cambios en el Festival Internacional de las Artes 2015,

El nuevo hecho de violencia hace temer una escalada de violencia de consecuencias imprevisibles. (Foto: GPO)Jerusalén, (dpa) - Los fieles se encontraban realizando el

Judith Butler será la trigésimo novena persona que recibirá el título de doctor honoris causa de la Universidad de Costa Rica. (Foto: tomada de

Los nombres de varias especies vegetales proceden de lenguas africanas, como el kimbundu, el kikoro y el lingala (fotos con fines ilustrativos, tomada de

Durante 35 años, Carlos Obregón trabajó para el ICE, se retiró en 2007 y en mayo regresó a la empresa estatal para asumir la

Querido amigo: ¿Te acordás dónde escuchamos por primera vez algo de Joaquín Sabina? Al menos yo lo recuerdo como si fuera ayer. Estábamos en aquella ...
Semanario Universidad