Nuestros «salvadores»

Un pueblo reducido a la impotencia… un hombre… muchos hombres reducidos a la impotencia por la más brutal de las fuerzas, la fuerza de

Un pueblo reducido a la impotencia… un hombre… muchos hombres reducidos a la impotencia por la más brutal de las fuerzas, la fuerza de la codicia, del apetito insaciable de los depredadores: año del Señor de 1096,  el rey Kiliy Arslan se entera de que  una multitud de frany está en camino hacia Constantinopla.

Lo que sigue es la historia de la primera cruzada de los europeos contra los musulmanes, una lista infinita de las más inimaginables torturas y crueldades de toda índole: destrucción de ciudades, asesinatos masivos, destrucción de bibliotecas y de campos de cultivo, envenenamiento de las aguas, todo bajo la consigna de que las víctimas no le son gratas al Dios verdadero, entiéndase, al dios de los invasores.

Pero entre todas las monstruosidades que se cometen, un tipo en especial predomina: la humillación del cuerpo del otro, la violación sistemática de las mujeres, el descuartizamiento de los cuerpos de los guerreros que alguna resistencia ofrecieron, y finalmente (todo ello inconcebible dentro de las enseñanzas de Cristo), el canibalismo, los francos  cocían a paganos adultos en las cazuelas, ensartaban a los niños en espetones y se los comían asados… La memoria de estos horrores la recoge Amin Maalouf; el libro se llama  «Las Cruzadas vistas por los Árabes».

Cerca de mil años después, nuevos cruzados bajo el mando de un psicópata que asegura que Dios es neutral, el occidente cristiano arremete una vez más contra los pueblos árabes.

Movidos por las mismas consignas que justificaron pretéritos genocidios, pillaje desenfadado de las riquezas del otro, y la reivindicación de un dios, los depredadores occidentales cometieron la invasión que ya todos sabemos y, como hace cerca de mil años, arrasaron los campos de cultivo, destruyeron bibliotecas, asaltaron museos, incendiaron ciudades y mercados con todo y sus gentes. Y por supuesto, guiados por ese instinto que asiste a las aves carroñeras, no se privaron de su gusto por  humillar el cuerpo del otro.

Las imágenes muestran a los invasores gringos e ingleses en pleno ejercicio de la tortura (esa práctica abominable condenada por todos los acuerdos internacionales), y los cuerpos desnudos de las víctimas expuestos para solaz de los soldaditos de plomo que juraron defender al mundo de la peor bestia que había parido la Tierra, los cuerpos de los hombres reducidos a la impotencia por la superioridad de las armas, que no por ninguna superioridad moral, sufriendo las humillaciones a las que nadie en este mundo deber ser sometido. No las describo por no secundar ese acto de barbarie ni con las palabras.

Imágenes que nos han empobrecido a todos, que nos han reducido y humillado a todos, a los más de treinta millones de seres humanos que desfilamos por las calles del planeta rogando por la paz, a los que aún no nacen y lo sabrán después… a la especie humana en pleno.

Imágenes que a pesar del horror que nos provocan, la indignación y la rabia, no alcanzan sorprendernos, a dejarnos boquiabiertos de incredulidad, porque la historia está infestada de ejemplos de lo que son capaces los ejércitos.

De la sangre de las víctimas, de las ruinas de las ciudades, de las cenizas de los campos algo queda claro, limpio y transparente: sabemos quiénes son los verdaderos enemigos de la especie, y quiénes  son  las peores bestias que ha parido la Tierra.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En el encuentro sindical realizado en el colegio de periodistas, participaron varios trabajadores y trabajadoras. Sobre el tema de la preponderancia que tienen

Con los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos se podrán definir los perfiles de las personas pobres. Este mes se inició

Nadie duda de la capacidad narrativa de Tom½s Eloy Martânez. Su habilidad como narrador se fue construyendo mientras escribâa el mejor periodismo argentino de la ...

Los negociadores del Ministerio de Comercio Exterior (COMEX) han insistido en que sin un tratado de libre comercio para 2007, cuando venzan la Iniciativa

La pobreza, especialmente la que afecta a la niñez, es uno de los factores que debilitan la democracia costarricense. La democracia costarricense, a pesar

Aunque no public÷ una autobiografâa, en varias de sus narraciones, amigos, familiares e incluso Úl mismo aparecen en escena. Considerado un verdadero «encantador de serpientes», ...

En la agenda política de Panamá está un tema de la mayor trascendencia: la ampliación del canal.El candidato del Partido Revolucionario Democrático (PRD), Martín

Vera Vargas asumió la Dirección Regional de Cultura de Guanacaste, con un reducido presupuesto y carencia de infraestructura. Con mucho entusiasmo y pocos recursos,
Semanario Universidad