Nueva fuerza política en la UCR

El artículo 1° del Estatuto Orgánico establece que “La Universidad de Costa Rica es una institución de educación superior y cultura, autónoma constitucionalmente y

El artículo 1° del Estatuto Orgánico establece que “La Universidad de Costa Rica es una institución de educación superior y cultura, autónoma constitucionalmente y democrática, constituida por una comunidad de profesores y profesoras, estudiantes, funcionarias y funcionarios administrativos”.

En la Institución trabajan más de 3.000 funcionarios (as) administrativos (as) que contribuyen con su labor tesonera al fortalecimiento institucional (Consejo Universitario, sesión N° 5610, 23 de febrero 2012).

El conocimiento y compromiso con la Institución hacen que este sector sea estratégico para el funcionamiento institucional y para el cumplimiento de sus actividades sustantivas, como es la docencia, la investigación y la acción social.

Sin embargo, actualmente no tiene una incidencia directa en la toma de decisiones institucionales, ya que ni siquiera tenemos derecho a elegir a las principales autoridades universitarias, pues en la UCR para muchos, somos personas de segunda categoría.

Un grupo de administrativos estamos convencidos de que esta situación no solo perjudica a los funcionarios (as), sino a la Universidad de Costa Rica misma y al país.

Históricamente, la mayoría de la comunidad académica se ha mostrado reacia a aceptar que los administrativos (as) participen en las instancias de gobierno de la Institución, aduciendo razones discutibles, mientras en otras universidades públicas creadas posteriormente, estos sí son parte activa de la vida institucional.

Por ello un grupo de funcionarios (as) de diferentes dependencias y sedes de la Institución nos hemos dado a la tarea de promover la organización del sector y el próximo 27 de junio las 10 a.m. en el anfiteatro de la UCR, anunciaremos la creación del Movimiento Renovación Universitaria (MRU).

Quienes integramos este Movimiento somos funcionarios comprometidos con la Institución y nuestro fin último es contribuir a su fortalecimiento y a que no ocurran situaciones como las de la CCSS y otras instituciones importantes del país.

El reciente proceso electoral evidenció una vez más una serie de “situaciones aparentemente irregulares”, que eran de conocimiento de buena parte de la comunidad universitaria y de las autoridades de la Institución; sin embargo, no fueron suficientemente mencionadas y menos aclaradas.

Mientras tanto otras instancias llamadas a supervisar los actos de la administración, no se manifestaron pública y abiertamente al respecto. Recordemos que nos debemos a la sociedad costarricense y debemos actuar de acuerdo con lo que profesamos.

Como funcionarios (as) conscientes de nuestra función en la Institución, desde los diferentes espacios laborales en adelante ejerceremos una labor de fiscalización y control sobre los asuntos universitarios y solicitaremos correctivos a quienes corresponda cuando corresponda.

Queremos invitar a todos (as) los funcionarios de la Institución que nos acompañen en esta noble tarea, esto incluye a todos los candidatos (as) que tienen interés en postular su nombre al Consejo Universitario.

El MRU pretende ser un grupo político permanente, interesado en la reflexión y el análisis profundo de los problemas universitarios y en plantear propuestas de solución. Tenemos una clara vocación democrática y estamos comprometidos (as) con los más altos valores y principios que rigen nuestra Alma Máter.

Más allá de la coyuntura electoral para el nombramiento del o la representante del sector administrativo ante el Consejo Universitario, promoveremos la organización en una asamblea y por medio de comités, comisiones y enlaces en todas las unidades, instancias y sedes de la Institución.

Actuaremos en consulta permanente con los funcionarios (as) de manera directa, a través de los enlaces y mecanismos de comunicación, para conocer los intereses y necesidades del sector y promover las iniciativas que surjan de este.

Lucharemos por retomar todos aquellos espacios de poder y liderazgo formales e informales, como el Consejo Universitario, la Junta de Ahorro, el Congreso Universitario, y otras instancias informales. En ellos plantearemos nuestra visión y nuestras ideas.

Por medio del diálogo, la negociación y la discusión, promoveremos una mayor representación del sector administrativo en los órganos decisorios de la Institución, tomando en consideración las inquietudes de otros sectores universitarios.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Suenan graciosas -¿o será broma de mal gusto?- las declaraciones de Arturo Fernández, representante de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que en

El profesor de la UCR Marvin Camacho viajó a España para, entre otras acciones, depositar parte de sus obras en la Academia de San

Las profundidades del golfo Dulce, en la península de Osa, albergan una gran riqueza biológica que hasta hace poco tiempo era una incógnita para

El presidente del Colegio de Periodistas, Rodolfo Ibarra, recordó que el rector Henning Jensen prometió nombrar comunicadores en los medios de comunicación de la

El artículo 1° del Estatuto Orgánico establece que “La Universidad de Costa Rica es una institución de educación superior y cultura, autónoma constitucionalmente y

Las exigencias de los mercados actuales hacia mayores grados de especialización, junto con el predominio del imperio del dinero, han desatado toda una tendencia

“Esto nunca me había pasado, es un acto criminal que entiendo como un aviso para que no siga mi labor, pero no me van

Nadia Borislova ofrecerá clases maestras y tocará en el concierto de gala del Festival. (Foto: cortesía del Festival)Entre el 21 y 23 de junio,
Semanario Universidad