PAC que sí, pero no

Hasta este momento, lo más publicitado del espectáculo, han sido dos convenciones para seleccionar candidatos presidenciales. Tal vez entre coincidencias, pero también entre diferencias

En plena crisis económica y sanitaria, el festín electoral costarricense avanza a todo galope sobre la desesperanza y la pobreza de este pueblo, mismo que llaman pacífico, democrático y educado.

Hasta este momento, lo más publicitado del espectáculo, han sido dos convenciones para seleccionar candidatos presidenciales.

Tal vez entre coincidencias, pero también entre diferencias radicalmente opuestas, para tales eventos se conformaron dos tríos con minoría femenina. Los resultados expuestos –no verificados- ya los conocemos, en una de ellas, la minoría resultó mayoría y por lo tanto elegida.
En la otra, su minoría, al final de cuentas quedó como tal, más luego, los otros se unieron y la relegaron prácticamente al anonimato; al menos hasta hoy. Tal ha sido la discriminación, pero también la censura de coopartidarios aún después de la convención, que ni siquiera se ha atrevido a exigirle al ganador, una cuota de participación en puestos elegibles. Exigencia que sí hace el perdedor de la tripleta del partido-gobierno. Los terceros lugares de ambos bandos, parece que estaba premeditada su idéntica reacción. ¿Casualidad?
De estos dos eventos partidarios, hay razones para pensar que sus protagonistas, no quisieran que se diga nada más, casi ni recordar los resultados cuantitativos.
Unos por el ridículo, los otros por la mentira. La mayoría espectadora que no forma parte de ambas empresas, incluyendo a  las otras organizaciones electorales que participan del proceso, tampoco han hecho –ni parece que harán- mayores esfuerzos por revisar a fondo algo más de lo sucedido pero semioculto. Lo que bien podría servir para un debate franco, y por ende para la formación política contra la fanfarria y el despotismo que se vive. Pues la ejecución del memorando gubernamental (Casas-Sánchez), está vivo e impune como en el 2007. Comunidades costeras, ambientalistas, sindicalistas, los sin tierra y los sin agua; sólo son algunos grupos sociales con crudos testimonios de ese terror de Estado.
Es de conocimiento público, que la primera convención efectuada fue la del PAC, y no por voluntad planificada de sus dirigentes, sino por el reclamo de la minoría formal que en ese partido existe, pero que dicen haber incorporado en igualdad real. De esta forma se aceptó una convención, pero a conveniencia de su máximo líder y defendida a ultranza por sus correligionarios.
Hay quienes dicen dentro del mismo partido que la tercera precandidatura, se impulsó también con el objetivo de restarle fuerzas a quien se atrevió a desafiar al único presidenciable.
Una mujer que evidenciaba cobrar mucha fuerza y aunque no resultara como la ganadora absoluta, representaría un contingente con bastante poder, mucho más del que estarían dispuestos a ceder. Pero para más verdades el tiempo.
Indudablemente que los gruesos errores “pacistas”, se cometen principalmente desde adentro y se explotan bien desde afuera. Su primera y quizás última convención dictada por los mentores, no sólo fue observada de cerca por el partido-gobierno, también fue explotada al máximo con las armas ya citadas; en primer lugar la mentira. Así que en la convención “verde”, las aparentes oposiciones tendrían que exaltarse al máximo. En consecuencia, además de lo ya planificado como fue el carácter abierto, era necesario una votación “trascendental e histórica”, según palabras del otro presidente cuatrienal del partido-gobierno.
Es claro que con participación ciudadana sería imposible, pero con bocas diestras para mentir y abundancia de medios de propaganda, todo fue posible. El montaje del espectáculo escenificó un resultado de más de medio millón de entusiastas votantes “verdes” contra veinte mil apáticos rojiamarillos. Pre-derrota electoral 2009-2010 de un partido que aún no lo es, ni parece interesado en llegar a serlo. Pues sus aspirantes a puestos de elección,  no los forma en el trabajo político con el pueblo, sino, mediante una “escuelita” y la máxima obra del actual gobierno en política educativa –avancemos- pero al revés.
Todos creen que esta “ingeniosa idea”, así dirigida por otro economista, sí dará buenos frutos. Pero desde ya sabemos que sólo un porcentaje muy reducido alcanzará la meta. Sin duda  alguna y para desgracia de nuestra Nación, al menos hasta hoy, el PAC sí quiere… pero no gobernar.  

2-Set-09

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Seguro de trabajador independiente.  II PartePor el transitorio XII de la Ley de Protección al Trabajador del 24 de enero de 2000, se obliga

Carmen Rodríguez, presidenta Asociación Cámara de Turismo de las Pymes del Mercado Calle Nacional de Artesanía y Pintura (ASOCATUPYME), manifestó que “aún no nos

Han pasado dos meses del golpe de Estado en Honduras, y mientras las iniciativas diplomáticas se enfrentan a la resistencia del presidente Roberto Micheletti,

La media anual de ingresos es siete veces menor que la de Shanghái, pero paga tres veces más impuestos, incluyendo impuestos de dudosa legitimidad

Esto trajo a mi memoria el comentario de un docente universitario quien me relató asombrado, que debió confrontar a algunos universitarios -que relativizando el

En efecto, el Gobierno – “en el mejor espíritu del Plan Escudo” según le dice al CONARE – está imponiendo a las universidades estatales

Uno de los panoramas plausibles para las próximas elecciones nacionales, es que en la conformación de la Asamblea Legislativa se plasme una convergencia de

La interacción entre estas placas y el carácter volcánico de nuestro territorio han dado lugar a la formación de sistemas de fallas en la
Semanario Universidad