¿Para quién escribo?

Escribir es uno de mis vicios, junto con hablar sin parar y casi por cualquier cosa o emocionarme si veo algo que estimo bonito interesante

Escribir es uno de mis vicios, junto con hablar sin parar y casi por cualquier cosa o emocionarme si veo algo que estimo bonito o interesante, junto con hacer bromas y leer o beber café bien negro y cargado cual condenado a pena capital.

Hará algún tiempo alguien me preguntó con tono exigente y malhumorado qué pretendía yo con escribir y escribir. Nunca me lo había planteado, lo confieso. Simplemente escribo porque sí, porque escribo desde los cuatro años de edad, porque me es inevitable. De seguro no escribo bien, pero escribo y me hace ser feliz y escribo en cualquier parte incluidas servilletas pero testifico y aseguro no escribir en paredes o inodoros.

Escribo, sí, y si alguien lo lee y se motiva con los “inventos” que escribo me siento dichoso. Entonces, sí, por qué escribo se contesta al cuestionarse para quién escribo. Entonces, escribo, sí, y si alguien recrea su vida o parte de su vida con esos “mis inventos” afirmo, entonces, que mi acción humilde es digna y santa.

Escribo porque quisiera dar besos y abrazos pero tan sólo sé escribir. Escribo porque hay gente muy buena y humana que se alegra si escribo, que me consulta si escribo, que me critica si escribo, que parece volver a la vida si yo escribo. Escribo ciertamente para gente linda, como mis amigos (Eduardo, don Víctor, Carlos y Ángela, doña Benita, Marielos, Olga, Alexis, Edgar Roy, Juan Diego y Luis Diego y Miguel). Ellos tienen la inmensa y purgativa bondad de leerme, corregirme o criticarme. Escribo porque creo que de alguna manera lo mejor de todo es un abrazo permanente, humano, límpido y universal. Escribo porque para mí escribir es una manera de existir y querer a las personas.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

El Estado ha tomado una serie de medidas para enfrentar la corrupción, después de un contexto internacional en donde diferentes organismos

Sigo refiriéndome a otros disparates y falacias mencionados en el programa radial Desayunos de Radio Universidad

En los periodos de guerra frontal se baja de peso por la falta de comida. Esa receta nunca falló, mantiene todas las líneas

En la recién pasada Feria del libro, fue objeto de homenaje el poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal, junto a la escritora costarricense Carmen Lyra

Lo q aki escrivo se q sta mal scrito al pior stylo msj. En mi niñez aprendí a leer y escribir con recortes

Semanario Universidad