Pastillas de Humanidad

La muerte es una de las situaciones que nos sigue exponiendo la vulnerabilidad de los humanos, y es una de las lecciones más difíciles

La muerte es una de las situaciones que nos sigue exponiendo la vulnerabilidad de los humanos, y es una de las lecciones más difíciles de entender.

Hace un año murió una de las figuras que más influyó en mi niñez, Tita, mi tía abuela; y hace 2 semanas murió su hermana, otra gran influencia, Tetés.

Superar sus muertes no ha sido difícil sólo por el dolor natural de un duelo, sino porque ambas sufrieron la falta de humanidad de los médicos que las atendieron en sus últimas horas, y me tocó a mí (entre otras personas) acompañarlas en estos momentos tan difíciles.

Generalmente se presentan quejas de pacientes, pero casi nunca se ve el lado del acompañante, que desde mi experiencia, fue tan malo como al estar enferma.

Junto a mis tías viví no solo su dolor, sino el maltrato y falta de consideración de muchas y muchos profesionales de la salud. Por esto debo decir que, desde mi experiencia, la Sala de Emergencias del Hospital Max Peralta tiene médicos que olvidaron la compasión, el respeto y la humanidad.

Nunca en las cinco veces que acompañé a mis tías se me informó de su situación, fuera momentánea o general; nunca supe el nombre, cargo ni profesión de las personas que las trataron (fuera médico, enfermero u otro). Pero sobre todo, en todas las veces que fui acompañarlas nunca fui tratada con absoluto respeto.

Los médicos nunca me dieron acceso al expediente, y cuando preguntaba sobre la situación de mis tías, me ignoraban, se burlaban de mí o me explicaban en términos técnicos que no era capaz de entender.

La muerte de mis tías era inminente en ambos casos, pero me pesa que los últimos momentos de sus vidas los pasaron sufriendo por la inoperancia de profesionales que se les olvidó lo vulnerable que se siente una persona semidesnuda en una cama fría y en sufrimiento.

Me duele recordar médicos fríos, irrespetuosos e inhumanos que preferían contar chistes, revisar su celular o chismear entre ellos, que atender mis dudas o a las personas enfermas que los rodeaban. La Sala de Emergencias se convirtió, para mí, en un lugar lleno de dolor; cada vez que entré me sentí sola e impotente, llena de médicos que creen que su servicio es una caridad y que no merezco ni su atención ni su respeto.

Después de mucho dolor, decidí quejarme del trato recibido. Luego descubrí la gran decepción de que mi queja ya no podía ser tramitada, porque habían pasado más de cinco días después del hecho. Así, insto a todas las personas que sufren o han sufrido maltrato hospitalario, que se quejen y lo hagan lo antes posible; pero sobre todo, que pongan la queja formalmente, para que así se investiguen a los responsables y de ser necesario se apliquen las sanciones respectivas.
De toda esta experiencia no me queda más que el dolor y los malos recuerdos, la culpa de no haber podido hacer más, pero sobre todo me quedan las ganas de recetarle a estos médicos pastillas de humanidad.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La temperatura de la laguna caliente del volcán Poás subió casi 10 grados celsius y tuvo un descenso de 110 centímetros en su nivel.

Juan Manuel Fernández (izquierda) y Cristian Bonilla hicieron un esfuerzo independiente para producir Tico promedio con sus propios recursos.Será presentado el próximo 21 de

El asunto tiene dos frentes básicos: el presidente Solís resolvió mantener a la DIS, una instancia de espionaje, directamente sujeta a la Casa Presidencial.

Henry Mora, presidente de la Asamblea Legislativa: “Tenemos que tener la capacidad de desarrollar formas permanentes de autocrítica, porque el poder corrompe y el

Panorama actual de la poesía en Costa Rica. Antología 1980-2013. Antonio Jiménez Paz Amargord ediciones Madrid, 2014POESIA DE LA PERIFERIA Sin embargo, lo segundo es ...

Me permito saludarle de la manera más respetuosa.Yo soy uno más de lo cientos de miles de costarricenses que decidió realizar un cambio en

Si hay algo que ha caracterizado a la humanidad a lo largo de la historia es la violencia. Parece que es algo inherente a

Me refiero al desacierto histórico de llenar la memoria histórica de las y los costarricenses con imágenes de cuerpos policiales armados y entrenados para
Semanario Universidad