¿Pero qué estamos haciendo?

Hace pocos días, saltó prácticamente  a  mis manos un libro de don Carlos Tünnermnann Bernhein, titulado: Cambio y transformación universitaria, del 2003. (·)Inicia el

Hace pocos días, saltó prácticamente  a  mis manos un libro de don Carlos Tünnermnann Bernhein, titulado: Cambio y transformación universitaria, del 2003. (·)

Inicia el libro con una magnífica introducción-presentación, en que fundamenta excelentemente, el porqué  y el cómo de su propuesta.

Me llamó poderosamente la atención, los conceptos y términos que emplea para  justificar  su propuesta. La forma y los contenidos, me persuadieron  de entrada.

Conocí hace varios años a don Carlos. Siempre tuve mucho respeto por sus conocimientos y profesionalismo. Por lo tanto, claro, que tuve una gran credibilidad en su mensaje.

Máxime que a pocos años antes de retirarme, había empezado a comprender  el daño monumental que hacía la globalización o mundialización. Fundamentalmente por los antivalores que transmite: Competencia, individualismo,  enriquecimiento material, deseo insaciable por los objetos suntuosos  y todo sazonado por una locura permanente e  incontrolable por dar satisfacción al ego, al placer.

Y a pesar de ser tan obvio su impacto depredador en la humanidad,  no todos lo ven. Si no  todo el mundo, por lo menos las universidades que concentran, supuestamente, la mayor intelectualidad.

Aunque él caracteriza  muy bien  ese impacto,  yo no me explico la actitud del Sistema Universitario de “dar” más herramientas para tal daño.  De diseñar sus planes de estudio, con base en las características y necesidades  del mercado-globalización. Tal es dicha actitud, que raya en  sumisión.

Durante por lo menos quince años tuve que ver con el diseño de planes de estudio. Recuerdo  muy bien, cómo hacíamos  un esfuerzo superlativo por investigar cuáles eran las necesidades del mercado, en el campo profesional en que diseñábamos el plan de estudios, para que en este quedaran los contenidos que debían enseñarse y que servían al mercado. Quedando muy satisfechos con dicho logro (vaya ignorancia).

Creo que ese mecanismo de diseño no ha cambiado. Con un agravante  mayúsculo, el de  ignorar (como siempre) los principios y valores de los Estatutos Orgánicos, que supondrían un cierto “equilibrio” en tan mala conducta curricular.

Perdónenme el exceso de comillas en lo que presento. Pero deseo ser fiel a don Carlos, al conocimiento y sentimientos con que escribió su opinión y peligros, de todo tipo, del mercado-globalización.

Transcribo: “…el progreso de la globalización y sus características…”, “están generando a nivel mundial, una sociedad dual, cada vez más inequitativa, entre naciones y al interior de estas”. Y continúa: “la globalización se  caracteriza por su asimetría: concentra la riqueza en sectores muy reducidos y conduce a la miseria a cada capa cada vez más extendida de la población”. Y concluye, en esta parte: “… ¿cómo hacer para que se inspire, no en la acumulación de utilidades, sino en la solidaridad humana?”

Aun así, con tales acciones execrables, indignantes e inhumanas del mercado-globalización, el Sistema Universitario, en sus actividades académicas, busca responderle a lo que demanda. Ese es su mundo de referencia, tristemente su marco conceptual-curricular. Su abrevadero epistemológico.

Los propósitos y valores de los Estatutos Orgánicos, como dije anteriormente, por supuesto son ignorados. Se desempolvan en situaciones “rimbombantes” de gran fatuo para adornar discursos, dar la idea de que se hacen correctamente las cosas.

Da coraje ver que instituciones que un día, fueron llamadas “conciencia lúcida de la sociedad”, hayan caído en tal irreflexiva, absurda e indignante bajeza.

Solo nos queda exclamar: ¿Pero qué estamos haciendo?

(·)Tunnermann Bernheim, Carlos. “La transformación de la educación superior: retos y perspectivas” 1a. ed.-Heredia, C.R.: EUNA, 1998. P 11-12 y sigts.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con esta ilustración se ofrecen en Internet espacios en la futura Marina Bahía Cocodrilo, en la zona sur del país. (Imagen: tomada de www.thecostaricamarina.com)La

“Cuando alguno pretenda tu gloria manchar verás a tu pueblo valiente y viril…” Una ilusión, lamentable. Costa Rica se nos derrite en nuestras propias

Algunas de estas coincidencias desastrosas fueron enumeradas en la edición 1956 del semanario UNIVERSIDAD, bajo el título “Gracias, Rajoy, gracias”; pero me quedé corto

Un español de paso por Costa Rica se sorprendió al ver que  aquí existe un partido denominado “Movimiento Libertario”, ya que en su tierra

En los próximos días se celebrará un año más de vida independiente en Costa Rica. Dejando de lado la discusión que se ha generando

Hace pocos días, saltó prácticamente  a  mis manos un libro de don Carlos Tünnermnann Bernhein, titulado: Cambio y transformación universitaria, del 2003. (·)Inicia el

Es cuestión de pocos años para que el desarrollo tecnológico cree los programas informáticos para llegar a las pocas actividades humanas que aún no

El déficit de las finanzas públicas en Costa Rica alcanzó el 2,6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) hasta el mes de agosto,
Semanario Universidad