Pólvora y matonismo

En respuesta a un artículo que publiqué en el periódico La Nación (15/2/2014), en el que indiqué –entre otros aspectos– que el Frente Amplio

En respuesta a un artículo que publiqué en el periódico La Nación (15/2/2014), en el que indiqué –entre otros aspectos– que el Frente Amplio (FA) estaba constituido por una izquierda tradicional y otra renovada, el filósofo Iván Villalobos Alpízar dio a conocer un comentario, tanto en La Nación como en el Semanario Universidad (12/3/2014), en el que patologizó al FA, al que presentó como una organización extremista, sectaria, oportunista, violenta y fanática.

Después de que en un nuevo artículo (La Nación, 2/4/2014) analicé los procedimientos descalificatorios empleados por Villalobos, y expliqué por qué sus planteamientos son representativos de la retórica anticomunista desarrollada durante la pasada campaña electoral, Villalobos ha utilizado sistemáticamente las páginas del Semanario Universidad para continuar con su campaña anticomunista contra el FA y para impugnar mis puntos de vista, con base en un amplio repertorio de argumentos ad hominen.

El último comentario de Villalobos en el Semanario Universidad (6/8/2014) se ajusta a la tendencia descrita, con tres pequeñas innovaciones. La primera es que, en la mejor tradición del matonismo escolar, me reta a que “contradiga” sus “puntos de vista sobre el FA”, tarea imposible de cumplir, ya que Villalobos no tiene “puntos de vista”, sino prejuicios con respecto al FA.

La segunda modificación es que, si en un comentario anterior Villalobos se presentaba como un anticomunista “del bien común”, ahora se siente más cómodo en el traje de aquellos que utilizan armas de fuego para acabar con la vida de otros seres vivientes.

Por último, el tercer cambio se refiere a que, como resultado de la acumulación de argumentos ad hominem, Villalobos  terminó por deshumanizarme, al proceder a mi zoomorficación; en contraste, al exponerlo como un anticomunista, yo siempre le he reconocido a él su condición humana, aunque la suya es una humanidad que –como queda claro en su último comentario– valora más la pólvora que la vida.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

William Pérez Poesía Arboleda Ediciones 2014La apuesta del poeta es no dejar rastros acerca de esas otras voces, sino hacerlas suyas para que el lector ...

¿Cómo se escribe grafiti? ¡Qué importa!Es lo que tiene de carne insatisfecha, de sangre social.Cada grafiti cuenta una historia y la escribe con letras,

Cómo lo estarán haciendo el señor Solís, su obispo luterano y el diputado desagregador que, antes del mensaje de los 100 días, vuelan zopilotes.

“Preguntar al aire” Byron Espinoza Poesía edición del autor 2008La perplejidad de un niño es la perplejidad del poeta, así como su modo de interrogar ...

Entidad no pudo determinar origen de las diferenciasEl Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) presentó incongruencias entre los datos que muestra

Debo dejar claro que no censuro ni creo que se deba privar a la gente de información y que en efecto algo que dice

¡Donde hay poder, hay injusticia! Y es mucho, pero mucho más grande la injusticia que ocasiona el poder político en su desempeño diario, que

La encargada del Área Infantil de la Feria del libro, Claudia Reyes, comparte la lectura con un grupo de escolares en el Taller Tipos
Semanario Universidad