Presidenta: viene de fuera => impuestos!!!

Hay normas de normas, disposiciones de disposiciones. Incluso no tener normas es hacer y tener normas. Es imposible vivir sin normas… el problema es

Hay normas de normas, disposiciones de disposiciones. Incluso no tener normas es hacer y tener normas. Es imposible vivir sin normas… el problema es determinar las normas. No poder hacerlo es lo que se llama incapacidad para poner límites; los padres de familia de la segunda mitad del siglo XX vienen viviendo este despropósito porque confunden amor con falta de límites, parece que el mal se reproduce en muchos ámbitos.

Impuesto a las importaciones de los particulares. Problema, el regalo que se recibe de fuera sufre el mismo proceso burocrático y ciego que no entiende que un regalo no se concede al lado de una factura paralela; en este caso sólo queda la improbada palabra del regalado y la mirada y la sorna prosaica y la actitud porfiada del representante estatal en aduanas.

Impuesto a las importaciones de particulares. Problema: ¿Y los libros para consumo personal? ¡Pagan! Pero “una tasa preferencial”, porque “dicen”, tal vez paradójicamente cuando uno confronta la realidad, que en este país los libros están exentos de impuestos; pero sí, actualmente, desde enero de 2012, los libros pagan impuestos en la culta Costa Rica. Tal vez se trata de una nueva versión de la educación y la cultura, tal vez se trata de una cultura y educación privatista, de élite, o tal vez jefeada por las cámaras de comercio, o tal vez realmente es una medida encaminada por el miedo de los políticos que temen gentes y pueblos cultos. Parece que esto es un problema del ejercicio de la democracia y que afecta además a la democracia misma. ¿Pero a qué tipo de democracia?

Impuestos a las importaciones particulares de libros y revistas y bienes que crean cultura… Problema, la notificación a los destinatarios puede convertirse en una notificación sospechosa de atrasarse para ser recibida finalmente por el receptor, el consecuente pago de desalmacenaje se incrementa. Pero esto es una sospecha que algunos pueden imaginar… y el sistema empieza a generar desconfianzas…

Impuestos a las importaciones de libros y revistas de particulares. Problema, tal vez el sistema administrativo que regula la entrega de los envíos -caótico por lo demás, por la elevada lentitud de atención y la urgencia de exigirles pruebas a los usuarios-  va generando el desánimo y mal espíritu de los usuarios. Una vez pasa, otra vez u otra, es para no volver a traer nada de fuera. A eso la gente llama “matar la gallina de los huevos de oro”. Se produce un bumerán mortal para el sistema que genera la condición; se trata de una contradicción del sistema con la que el mismo sistema se autolesiona. Eso prueba la imprudencia de los consejeros y maestros de esas disposiciones, o sea, eso prueba la inopia de los nuevos políticos.

Ante ese panorama he oído a algunos docentes exclamar: ¡pasó a la historia cuando se compraba por Internet!

Problema: ¿Quiénes inventaron estas disposiciones y ese orden administrativo de tributación y entregas, y tal vez de porfía y tortuguismo que puede llevar al desaliento de los usuarios y a la reducción de los servicios del mismo sistema de Correos y Aduanas? Uno puede especular quiénes son los padres de semejante criatura: ¿Acaso quienes vieron amenazadas sus ventas comerciales? ¿Tal vez un gobierno o representantes o asesores de gobierno voraces y angustiados por colocar impuestos donde sea y como sea?

Tal vez se requieran impuestos, o tal vez sea más urgente y exacto más cultura, para aprender a vivir con modestia y conforme a la realidad de cada persona o familia. Impuestos tal vez sí, pero el tortuguismo, la ineficiencia administrativa, la torpeza burocrática, eso por favor ¡NO! Que eso no es avanzar. Eso es más de lo mismo desastroso que ya se tiene, eso es de lo mismo pero diferente, porque es peor y es un añadido a lo malo que ya existe. Y eso está mal, porque se estimula paso a paso, queriéndolo o  no, sabiéndolo o no (negligencia), una serie de malestares y resistencias sociales que, tarde o temprano,  terminarán por hacer saltar la tapa y la sopa hirviente del caldero.

Y finalmente una observación: la cultura no puede ser negociable ni disminuida; la cultura y la educación no son un artículo ni una realidad tributable ni suntuaria, ni sacrificable para, desde su holocausto, engrosar las ganancias de las bancas, salarios o intereses comerciales. Bueno, tal vez eso sea cierto únicamente para las democracias…

Pd: sugiero que, para empezar a arreglar este entuerto y esta epidemia de leyes y disposiciones sin sentido y con altas y graves contradicciones, los encargados del poder se busquen muy buenos asesores y, para empezar y para dar un notable ejemplo, asesores que sean prudentes y sabios y que no cobren salario. Y los demás, nosotros, los ignorantes, que elevemos una oración de vez en vez a fin de que los políticos no metan tanto la pata. ¡Qué extraña forma de hacerse un sitio en la historia…!

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con miras a que agricultores y agricultoras de zonas económicamente vulnerables tengan una buena alternativa productiva, la Universidad de Costa Rica (UCR) promueve el

La Superintendencia de Pensiones (SUPEN) se encuentra analizando documentación relacionada con denuncias sobre compras que hizo el Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM)

IV parteLas interrogantes acerca de las escalas conducen hacia otras dimensiones territoriales, entre las que sobresale cómo se sitúa la Universidad de Costa Rica

En los países que se da esta situación, hay un grupo oligárquico que es aliado y cómplice, a cambio de disfrutar las mieles del

El hecho de que el exalcalde del cantón de Pérez Zeledón, Luis Mendieta, fue destituido mediante un proceso electoral, mientras que a los exdiputados

Como farsa, drama o tragedia, un nuevo acto teatral en la que Grecia se juega su futuro se desarrolló el lunes pasado en Bruselas,

El empresario Julio Acosta Musmanni, consultor de la Compañía Inversionista Las Brisas S.A propiedad de Gaspar Ortuño, fue uno de los grandes financistas del

Grace Herrera Amighetti ya suma cuatro décadas de intenso trabajo en las artes plásticas costarricenses y a esto se suma su larga trayectoria como
Semanario Universidad