Raíz y ala de la nacionalidad

La luz, las imágenes, los sonidos, los olores, cambian conforme van pasando las horas del día y las estaciones del año y, de acuerdo

La luz, las imágenes, los sonidos, los olores, cambian conforme van pasando las horas del día y las estaciones del año y, de acuerdo a la latitud en que estemos, en Santiago Este, a once grados latitud norte, entre dos océanos, el del levante y el del poniente,  predominan la estación seca y la lluviosa, pero hay dos primaveras, la del veintiuno de marzo, boreal, y la del veintiuno de setiembre, austral; el reloj biológico de las plantas, en general de toda vida, responde a ellas, así que dos veces al año hay retoños y floración; las aves en coro llaman al apareamiento.

En las dos épocas primaverales los colores vibran con intensidad, los contornos se hacen nítidos, los sonidos transparentes y armoniosos, los olores  balsámicos; un todo envolvente que nos hace levitar.

Las montañas, al norte y al sur, se levantan como mastodontes que caminan vigilantes, oteando el horizonte, cuidando el valle; de acuerdo con las horas del día cambian de color, en la mañana verde-azul claro, a mediodía el azul es más intenso y al atardecer más oscuro, casi negro.

De sus ubres se alimentan el bosque, los animales y los seres humanos; de ellas bajan las aguas cantoras, danzantes, transparentes y frescas, bañando el valle que florece y produce abundantes frutos.

Ellas y el ser humano son briznas del universo, en el que, la materia-antimateria les imprimen una dinámica infinita.

Los vientos determinan, en gran medida, el clima del valle; por un lado, los del norte, los alisios que vienen de Groenlandia, recorren el Caribe, soplan por alto y por bajo, barren nubes, despejan el cielo, traen la luz, y a pesar de la distancia, esparcen la frescura de las nieves; por otro lado, los del sur, los contra-alisios, los monzónicos, soplan por alto, por abajo apenas un suave vendaval, meten  nubes cargadas de agua, mares de agua, que producen aguaceros torrenciales y lluvias prolongadas que, en ocasiones, persisten por quince días.

Cuando la entraña de la tierra se abre, con el arado o el espeque, para depositar la semilla que en corto tiempo germina, aparecen los pequeños tallos y más tarde los frutos; es el fértil misterio de la tierra y la semilla.

Además, está la paciencia y la sabiduría del campesino, laboriosamente seleccionando y mejorando las semillas: del maíz, la papa, el frijol, el trigo y muchas más. Estos conocimientos, acumulados en milenios, generosamente los comparte con la humanidad.

La vida, en Santiago Este, transcurre entre dos estaciones y dos primaveras. Aquí se crearon los sueños y los códigos de convivencia humana.

Este pueblo, como muchos otros de la Patria, son raíz y ala de nuestra nacionalidad

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En el litoral del Pacífico Central en Esterillos Este, se encuentra ubicado  el Centro Vacacional Playa Bejuco de los empleados y empleadas de la

El “outsourcing” (subcontratación)  de “call centers” o “centros de contacto” es una de las industrias de mayor crecimiento en el mundo. A pesar de

Cada año la Universidad de Costa Rica se enfrenta a procesos de gran relevancia  y que por su especificidad repercuten en su dinámica interna

Cada ciudad presenta un afiche especial para celebrar un día dedicado a los cambios que puede propiciar la poesía.Una vieja voz, un tanto cambiada,

Desde el mes de julio hay un enorme hueco en la calle en Barrio Saprissa frente a la Facultad de Educación de la Universidad

“Me cae bien la presidenta, siempre tan sencilla.Me cae bien la doña Laura, la doña Laura Chinchilla. Jugando de sencilla, igual a sus antecesores.Siempre todos

Antiguas y nuevas denuncias sobre presuntas anomalías e ilegalidades en el funcionamiento de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP) se han ventilado

La Federación Costarricense de Fútbol (FEDEFUTBOL) confirmó este viernes el juego entre la selección nacional de Costa Rica y el equipo de Brasil, el
Semanario Universidad