Reflexiones sobre Calero

Después de una larga e impotente espera recibí con alegría, pero a la vez con recelo, lo que podría ser considerado una favorable resolución

Después de una larga e impotente espera recibí con alegría, pero a la vez con recelo, lo que podría ser considerado una favorable resolución para Costa Rica, que exige a los militares y personal nicaragüenses salir de Isla Calero, claro, sin obviar que es hasta dentro de varios años que el Tribunal Internacional de La Haya dará sentencia en cuanto a quién es él que lleva  razón en el diferendo.

Asimismo, no hay que contar con dotes de profeta para vaticinar que en un futuro se pueden desencadenar eventos similares, debido a que la actitud prepotente de muchos gobiernos del vecino país, ha sido una constante a lo largo de nuestra historia. Por ello, es importante la reflexión de lo ocurrido, con miras a no volver a ser víctimas de atropellos descarados.

En un nuevo entorno internacional,  en  ausencia de una guerra fría, parece ya no existir un verdadero interés de proteger a un país “vitrina” de la “amenaza comunista”.  Todo apunta a que para países amigos interceder por nosotros, ya no es beneficioso. Prueba de esto es que solo un país (Panamá) apoyó la posición de Costa Rica -la democracia desarmada de América- en el conflicto.

A ello se suma un derecho internacional que se tambalea entre la realidad y el mito, caracterizado por su lentitud y contrastes con un derecho verdaderamente vinculante y coercitivo; e instancias multilaterales como la OEA que con sus recomendaciones demostraron ser no más que un “té de canastilla”, ejerciendo un pobre “recomendacionismo internacional”.

Algo bastante preocupante si tomamos en cuenta que del otro lado del río una clase política nicaragüense es liderada por un megalómano aspirante a dictador, peligrosamente hambriento de votos, y  que además, ha sido reclutado como peón en un tablero geopolítico, donde el “socialismo” a la “bolivariana” quiere ser protagonista.

Aún así, revertir la audaz e inteligente decisión de la abolición del ejército no  resulta atractivo bajo un análisis costo-beneficio, pero sería un error no replantearnos  la estrategia por seguir ante futuros altercados.

El Estado costarricense debe volver a asumir un rol preponderante en la  seguridad interna y externa del país. En la primera, gracias a la ineficacia de las instituciones directamente encargadas, Fuerza Pública principalmente, ha cedido espacios en materia de seguridad ciudadana a una industria privada cada vez mayor; ambas no dejan  de ser deficientes en su tarea. En cuanto a la segunda, los mecanismos para su procura dan señales de ser prácticamente nulos u obsoletos.

Un Estado sin ejército debería contar con una de las mejores policías, debido a que estas tienen una doble responsabilidad: brindar seguridad a la ciudadanía y a su territorio tanto de  las amenazas internas, como también ofrecer una capacidad defensiva  ante los arrebatos del déspota extranjero y el accionar de los poderosos carteles transnacionales, para cumplir así con cláusulas del contrato social. En este sentido, la reactivación de una policía especial de fronteras es una iniciativa bien encaminada, que debe ser abordada con seriedad  y no como una medida momentánea tomada al calor del apuro.

Esto, de la mano de un mejoramiento y actualización de los procedimientos para el desempeño diplomático en conflictos de esta índole, entendiendo que en una exitosa diplomacia estratégica está nuestra principal línea defensa. Si algo nos ha enseñado Calero, es que la seguridad de la nación es tarea de los que conforman la nación.

Para algunos en Costa Rica, me excluyo, hablar de la defensa de la patria es belicista y merece reprensión; pero, por un momento dejemos de lado estas románticas discusiones y aprovechemos este baño de realismo para tomar las medidas previsoras que nos permitan evitar situaciones como las acontecidas en la frontera norte. Lo anterior no es mutuamente excluyente de una tradición pacifista.

“Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.» Benito Juárez, Benemérito de las Américas.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Después de una larga e impotente espera recibí con alegría, pero a la vez con recelo, lo que podría ser considerado una favorable resolución

En Costa Rica existe una gran cantidad de personas que trabajan en actividades propias o bien que lo desean hacer, que requieren de crédito,

El libro “Carazo en el corazón del pueblo” recoge una amplia variedad de textos que definen y hurgan en la figura del expresidentes Rodrigo

* Manifiesto Público firmado por el Acueducto de Dulce Nombre de Naranjo, la Asociación Ambiental del Norte de San Rafael  y otras 35 entidades

Este fin de semana se llevará a cabo en el Centro Nacional de la Cultura (CENAC) la cuarta edición de la muestra internacional de

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP) informó hoy del ajuste en el precio de los combustibles que regirá a partir del próximo

La presidenta Laura Chinchilla, anunció hoy a Carlos Ricardo Benavides como su nuevo ministro de la Presidencia, en sustitución de Marco Vargas, quien presentó

En los organismos vivientes, materia-antimateria tendría que ver con su origen, evolución y muerte, por la  tensión entre ellas. Pensaríamos que hay leyes generales
Semanario Universidad