Represión presidencial

Algo se desdibuja en el imaginario costarricense cuando la política conservadora de la señora Presidenta se transforma en represión contra manifestantes de San Ramón,

Hubiese querido iniciar con una frase ingeniosa, seleccionar un verso o citar a alguna frase célebre. Sin embargo, no podemos adornarnos ni recurrir a eufemismos. Me refiero a la represión, avalada por la señora Presidenta Laura Chinchilla, que sufrieron los asegurados que participaron en la manifestación del 8 de noviembre frente a la Caja Costarricense de Seguro Social. ¿Cuál es el delito de exigir inversión pública, restablecer especialidades médicas en clínicas y hospitales regionales? El espurio argumento utilizado por el Ministro de Seguridad Mario Zamora para reprimir a los manifestantes es vergonzoso: “se debe salvaguardar el libre tránsito”. ¿Y el derecho constitucional que se expresa en el artículo 61 es una figura retórica o una falacia jurídica?

Algo se desdibuja en el imaginario costarricense cuando la política conservadora de la señora Presidenta se transforma en represión contra manifestantes de San Ramón, Puntarenas y de otras comunidades. Lo que sí se representa es la violencia institucionalizada, simétrica con la incapacidad para dar respuestas a la sociedad civil. ¿Qué hacer cuando las instituciones emblemáticas son saqueadas, subastadas al mejor postor, no para una redistribución de la riqueza, no para beneficio común: es para el disfrute y la acumulación de capital de un selecto grupo de empresarios, de transnacionales, de países que “amarran” beneficios y salvaguardan sus intereses con los TLC?

El discurso político-ideológico oculta las intenciones del hablante y este cree firmemente que su verdad es incuestionable: “firme y honesta” se lee en panfletos emblemáticos de propaganda política, ni más ni menos como esta sociedad de consumo que alienta a la juventud al éxito y le da un portazo en la cara porque pocos son los elegidos. La otra parte de la juventud frustrada, incompetente, es desechable, invisibilizada, son los perdedores expulsados del paraíso material.

Seducir a la población con violencia estructurada, tiene mucho de procacidad y falta de escrúpulos. Las demandas sociales no se silencian con garrotazos ni con golpes indiscriminados. La población es consciente de que pocos concentran los recursos y muchos los ven pasar en los “bmw”, que con tanta arrogancia se enorgullece en citar el expresidente Arias.

¿Qué hacer cuando el narcisismo embrutece y se jacta de predicar que el camino está en los saberes científicos, tecnológicos, de investigación e idiomas, para dar el salto soñado hacia el primer país desarrollado de América Latina?

Pareciera que la falacia y la sublimación tienen mucho de cinismo cuando se subraya el desarrollo social. Ese es el discurso ideológico: una maraña de promesas altisonantes que se dibujan en la billetera, es decir, el estafador publica sus éxitos para honrarse a sí mismo.

Es verdad que la violencia es estructural al sujeto y a la sociedad. No obstante, se supone que el Estado garantiza el respeto de los derechos humanos, canaliza las formas de represión institucionalizada. Pero las acciones emprendidas por la Fuerza Pública el 8 de noviembre develan que la represión siempre ha estado ahí, oculta, agazapada con su doble faz: poder y violencia.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En Grecia, Chile, España, Estados Unidos, Panamá, Italia y muchos otros más, el pueblo ha salido a exigir al Gobierno el cumplimiento de la

“Yo no envidio los goces de Europa, la grandeza que en ella se encierra; es mil veces más bella mi tierra con su palma,

En el país, desde hace varios meses la prensa nacional y la televisión son testigos de una polémica, en ocasiones muy ríspida y enconada,

Una millonaria inversión de ¢539 millones, realizada a inicios de año para comprar una amplia cantidad y variedad de instrumentos para la Orquesta Sinfónica

El pasado 14 de noviembre, la Red de Mujeres Rurales inauguró la panadería “Las Pinticas” en Pavón de los Chiles, Alajuela, donde las mujeres

Sebastián Vettel, alemán, piloto de Red Bull y bicampeón mundial.Una reacción desafiante y casi salvaje del joven piloto alemán, Sebastián Vettel de Red Bull,

La exdiputada Epsy Campbell estudia la posibilidad de lanzar su precandidatura presidencial por el Partido Acción  Ciudadana (PAC) y un eventual anuncio lo haría

Para Camus, el fin no justifica los medios, pero ciertamente es difícil poder justificar siquiera los fines. El ansia de poseer la razón puede
Semanario Universidad