Sentido de ser y dignificación

Se ha producido una  desarticulación superestructural en la que se ha perdido la capacidad de mantener un régimen de  coherencia conductual e intelectual; con

Al Dr. Luis Fallas

Como reconocimiento a su magnífica organización del Congreso de Filosofía antigua.

Nos encontramos en un momento en el que las identidades o sentidos de ser en la sociedad capitalista se vuelven incomprensibles, una situación de dispersión que no nos permite  reorganizar esperanzadoramente nuestra existencia.

Se ha producido una  desarticulación superestructural en la que se ha perdido la capacidad de mantener un régimen de  coherencia conductual e intelectual; con ello se hace imposible al ser humano asumir un compromiso con una realidad histórica y  se precipita la irrupción de disfuncionalidades en la región institucional de la sociedad.

En ese ámbito  el sujeto es  incapaz planificar su futuro,  vive tan solo el presente, su felicidad se torna situacional, transitoria y en el peor de los casos se desprecia, pues es incapaz de reconocerse satisfecho con la realidad que vive.

La libertad solo se hace real como dominio, solo se es libre cuando el que otrora fuera esclavo logra callar al que otrora era su amo, se trata así de un hecho político reivindicativo  que se extiende de la conciencia a la voluntad como un proceso en el que solo se tiene dignidad cuando el espíritu se enaltece por encima de la condición del animal, la dignidad es la reivindicación ontológica de una naturaleza humana.

Cuando una crisis  superestructural se transforma en  una crisis de la institucionalidad en la cotidianidad no se da  una diferenciación entre vicios y virtudes, responsabilidad personal  y exigencias de otros, honestidad y corrupción.

En este momento las reivindicaciones del ser humano,  históricamente concretas y diferenciables, se vuelven contextuales, no esenciales, el  capitalismo ha entrado en un momento donde resulta imposible una reconfiguración de la existencia, la realidad histórica es ahora realidad de incertidumbres.

Solo habrá dignificación del ser humano fuera del capitalismo. Solo en su muerte el hombre se recobra a sí mismo, el anonimato de los individuos se transforma en comunidad de sujetos.

Cualitativamente  la comunidad  de sujetos se constituye como co-gestora de identidades, se vuelve colectividad.

El final de la historia se convierte en inicio de una época, la sociedad se reconstituye en ámbito de materialización de identidades, se pasa ahora a vivir en sociedad a través de la participación en colectividades, aquí la percepción de singularidades resulta ser significativa solo como parte de colectividades, la individualidad muere fruto de su perversión.

El individuo que se percibe a sí mismo solo dentro de los sentidos de ser específicos de la sociedad capitalista se encuentra así en orfandad de identidad, ser  exitoso o vivir confortablemente se  torna hoy incompresible. Las viejas identidades capitalistas han perdido su vigencia material.

En este escenario, la vivencia de la dignidad se traslada del ámbito de lo económico al ámbito de la existencia, ahí la realidad recobra sentido,  pues  la conciencia se  precipita a la creación de su mundo.

El ser humano se dignifica  como creador de mundos, un sujeto histórico que es hoy político, es decir, poseedor de alternativas materializables por ser necesarias. Se ha iniciado la época del humanismo absoluto de la historia.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un caótico escenario que ha borrado del mapa los tradicionales partidos políticos de la región cobró nuevas víctimas en Panamá, entre ellos el Partido

Más de medio millón de personas se agregarían a las filas de las cesantes en Centroamérica y República Dominicana; mientras que en Costa Rica

Desde ese día a la fecha (30 de abril) se reportan “casos” en diversas partes del mundo. Lo primero para tener en cuenta, es

Mora aprovechó el momento y le dijo al joven investigador que le iba a contar un pasaje que únicamente había relatado a ciertas personas.

Afirmaba don Jenaro Valverde que cuando un limpiabotas del Parque Central recibe de un turista un dólar a cambio de sus servicios, en verdad

La Condesa Sangrienta, Erzébet Báthory, fue una la aristócrata húngara que asesinó a 650 jóvenes, en una serie de rituales macabros.Alejandra Pizarnik tomó la

Los cuatro ministros que conforman la Comisión de Enlace que negocia con las universidades estatales la distribución del Fondo Especial para la Educación Superior

“El mensaje a los gobiernos hoy es no recorten gastos en salud y no recorten en prevención, porque lo vamos a pagar muy caro
Semanario Universidad