¿Stephen Hawking ganará el Nobel?

Al fin se me ha ocurrido una hipótesis al respecto que comparto con  lectores de este Semanario:   Hawking,  al menos hasta donde yo sepa, 

Cada vez que sale alguna noticia sobre Stephen Hawking,  el famoso cosmólogo-físico  inglés,  me pregunto por qué no ha sido galardonado con el Premio Nobel. 

Al fin se me ha ocurrido una hipótesis al respecto que comparto con  lectores de este Semanario:   Hawking,  al menos hasta donde yo sepa,  no ha reconocido explícitamente ciertas implicaciones fundamentales de la infinitud,  que impregnan la realidad y su conocimiento. 

Él ha estado en una  búsqueda pertinaz  -tal vez fructuosa,  pero confusa y equivocada,  a mi juicio-  sobre  el origen o principio del universo  y su destino o final;  piensa que éste comenzó con una gran explosión  en la nada (“Big Bang”)  y terminará con una gran implosión  (“Big Crunch”)  en la nada.

El  problema  es que “nada”,  para ese distinguido científico,  se refiere simplemente a  lo inalcanzable o inexplicable para la ciencia:  “lo” que él considera  científicamente  irrelevante. 

En otras palabras,  es “una  nada” de mentiritas,  que permite razonar e investigar con base en los métodos de la ciencia.  Ello significa  que la ciencia de Hawking  se construye con base en una ficción que ni él ni otros científicos como él pueden  definir, entender y mucho menos explicar, en sí;  se acepta como lo que algunos filósofos  llaman   “hipóstasis” (en el sentido de “hypostasis”, en inglés),  que es contradictorio,  arbitrario y tautológico. 

Se parece a la ficción en derecho de que “nadie puede alegar ignorancia de la ley”;  sin embargo,  cabe preguntar   ¿por qué no?,  si hasta el más sabio de los magistrados y jurisconsultos ignora muchas leyes  y  dimensiones de cada ley. 

Ilya  Prigogine  (1917-2003),  Premio Nobel 1977 en química orgánica,   pensaba muy diferente. Reconocía las posibilidades del “Big Bang” y el “Big Crunch”,  pero sin que estos ocurrieran en “la nada”:  según él, esos acontecimientos  marcaban  el principio y el final  de nuestro universo;  pero sucedían en una cadena  infinita de  bifurcaciones de  universos,  es decir,  que no tiene ni principio ni final. 

Esto implica que  la  ciencia,  tal como la conocemos,   no solamente carece de límites,  sino que está abierta a otras formas de conocimiento.  Por tanto,  es falsa  una noción  o afirmación propuesta por Hawking y otros que  piensan como él,  respecto a que la ciencia física  está aproximándose a una  conclusión o culminación,  después de la cual solo seguirá un desarrollo  tecnológico. 

De tal manera,  Prigogine  suscribe una idea del  filósofo Alfred N.  Whitehead respecto a que   gran parte de nuestro mundo circundante se había  “deslizado entre las mallas de la red científica”,  entonces afirma:  “Distinguimos  nuevos horizontes,  nuevas preguntas,  nuevos riesgos.  Vivimos un momento privilegiado de la historia de la ciencia”.

Mientras Hawking no resuelva su confusión y entienda esa maravillosa idea de Prigogine,  no merecerá el Premio Nobel de física. 

Al final de su brillante libro sobre  la historia del tiempo,  hizo la siguiente afirmación:    “Si descubrimos una teoría completa,  a la larga deberá ser  comprensible en amplios principios para todos,   no sólo para  pocos científicos. 

Entonces todos,  filósofos, científicos y gente en general, podremos participar en la discusión de la pregunta sobre por qué existimos nosotros y el universo.  Si encontramos la respuesta a eso,  será el triunfo último de la razón humana, ya que entonces conoceremos la mente de Dios”. 

Pensamiento quizás noble o bien intencionado,  expresado no sin cierta belleza,  pero espero que  Hawking nunca reciba el Premio Nobel sin retractarlo.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló que Costa Rica es el segundo país con menor desigualdad en

La Cámara de Turismo de Guanacaste (CATURGUA) suspendió una conferencia de prensa en la que participaría como uno de los principales invitados el Alcalde

Al igual que él,  trato de entender la lógica de las injusticias que se dan en los tribunales de este país  y siguiendo el

Pero el problema de fondo nos es el estudiante que dispara, ya que los estudiantes son seres sociales y como tal adquiere su conducta,

En primer lugar, hay que reconocer el hecho de que la mayoría de estudiantes de secundaria terminan ya su bachillerato sin haber leído  El

En algunas materias se alcanzó un grado de incumplimiento hasta del 80%. Si bien es cierto que gran parte de ese incumplimiento debió estar 

El vasallaje colonial que exhiben por todo el mundo los diputados de liberación, libertarios y un “panderetero”  tiene una excusa inobjetable: la lucha de

La obra, presentada al público el pasado miércoles 21 de julio en el Centro Cultural Español, recopila las desgarradoras historias de once mujeres que
Semanario Universidad