Trabajador liberal y pago de patentes

Estipula la Constitución Política del país que el trabajo es un derecho del individuo, pero a su vez una obligación para con la sociedad.

Estipula la Constitución Política del país que el trabajo es un derecho del individuo, pero a su vez una obligación para con la sociedad. El Estado debe procurar que todos tengan ocupación honesta y útil, debidamente remunerada.

Bajo esta concepción preceptiva se ha materializado en la práctica dicho derecho, mediante la exención del cobro de patentes municipales a los profesionales liberales que cuenten con oficina abierta al público. Han sido declaradas inconstitucionales normativas municipales que han querido realizar el cobro (votos constitucionales No. 15492-06, 11923-07) a aquellos trabajadores: abogados, dentistas, ingenieros, topógrafos, etc., que laboran por cuenta propia.

Lo anterior, por cuanto existe una diferencia entre el ejercicio de una actividad liberal de tipo laboral y una con carácter meramente lucrativa, pues el profesional realiza un trabajo de tipo intelectual, en razón de un conocimiento que ha adquirido mediante una instrucción técnica y una habilitación previa de una universidad y en muchos casos de hasta un colegio profesional. El servicio que presta un profesional liberal es por cuenta propia, con el fin de brindar el conocimiento técnico a la sociedad, a cambio de una remuneración llamada honorarios, que le aseguren una calidad de vida digna y justa, tanto en lo personal como para su grupo familiar. En cambio, las actividades de orden comercial, empresarial e industrial, tienen otro cometido, precisamente la obtención de réditos adicionales, más allá de la mera sobrevivencia y por lo general se encuentran conformadas en organizaciones de derecho comercial.

De allí que el hecho que un profesional se dedique a comercializar su conocimiento o se conforme como empresa comercial, pierde precisamente el fin para el cual se preparó y los honorarios (antes los profesionales en vez de moneda recibían socialmente solo honor como contraprestación de sus servicios) pasan a convertirse en rentas y utilidades, las cuales sí generan el deber de cancelar patentes municipales.

Así, el hecho de querer cobrar una Municipalidad el cobro de patente al ejercicio profesional liberal -que se suscite como consecuencia del trabajo por cuenta propia-, ha sido considerado inconstitucional, al atentar en primer lugar contra el derecho al trabajo y a los principios constitucionales de razonabilidad e igualdad, no así el hecho de que se pida a un profesional exonerado el deber de registrarse ante el departamento de patentes comerciales, por cuanto ello conlleva más bien a una adecuada administración del municipio (voto constitucional No. 11625-11).

No obstante, en resolución No. 18141-09, los magistrados Vargas Benavides y Castillo Víquez, han salvado su voto, sosteniendo que el cobro es procedente con base en lo estipulado en los artículos 18, 33, 121.13 y 170 constitucionales.

Como se deja entrever, el sistema jurídico protege una vez más de manera efectiva el derecho al trabajo del individuo, el cual a su vez demanda conciencia del deber del individuo que tiene de ejercerlo de la mejor manera para la sociedad, en pro de una convivencia más  armónica y próspera.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Óscar Jiménez Cambronero, estudiante de la Universidad de Costa Rica, no necesitó mil palabras para emocionar al auditorio. Con una sola y sincera frase

Sobre las motivaciones de la rectora al destituir a su vicerrector de investigación, es poco lo que cabe decir. Esto, por dos razones inolvidables:

La Sala Tercera se vio obligada a rehacer listado de candidatos a magistrados suplentes. (Foto: Katya Alvarado)La Sala Tercera reformuló la lista de candidatos

El canciller Enrique Castillo, dijo hoy que el gobierno de Costa Rica no se referirá a la reelección de Daniel Ortega en la presidencia

Carlos Sojo, sociólogo, aseguró que hay que trabajar en un proceso de discusión en materia fiscal. (Foto: archivo)“La inversión y calidad de respuesta del

Estipula la Constitución Política del país que el trabajo es un derecho del individuo, pero a su vez una obligación para con la sociedad.

Cuando parece que todo está perdido, los diablitos vuelven a la vida casi de forma mágica, en lo que representa el ritual de los

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) es una consolidación de las políticas sociales de los años cuarenta del siglo anterior. Los seguros sociales
Semanario Universidad