¿Un presidente de transición?

Cuando Costa Rica fue arrastrada a la negociación del TLC con Estados Unidos, el Presidente Pacheco sostuvo -en todos los tonos e inflexiones posibles-

Cuando Costa Rica fue arrastrada a la negociación del TLC con Estados Unidos, el Presidente Pacheco sostuvo -en todos los tonos e inflexiones posibles- que telecomunicaciones no entraban en el acuerdo. Bastó una buena dosis de publicidad, unos cuantos reportajes amañados de La Nación y adláteres, algunas encuestas y la arrogancia de Mr. Zoellick, para que el Presidente «reconsiderara» el asunto. Se negociaron las telecomunicaciones y, con éstas, se hizo entrega -en papel de regalo- de un modelo solidario; original y excepcionalmente exitoso.

Pero este tan solo era un elemento dentro de un paquete mucho más grande. Se hizo graciosa concesión de toda una historia y un concepto de país, entregados a pedazos: en la renuncia a una política propia de desarrollo; el más abyecto sometimiento a los intereses del capital transnacional; la pérdida de la soberanía alimentaria; el regalo de la biodiversidad, de los derechos laborales, de la seguridad social…y hasta del agua. Queda para la historia que Abel Pacheco presidió tan enorme subasta.

Pero será la historia de los humildes -que, al final, son siempre quienes pierden- la que lo registre. La historia del poder dirá que bajo la conducción de Abel Pacheco, Costa Rica entró de lleno, y ya sin atenuante alguno, a la modernidad del capitalismo neoliberal.

Concluida la negociación, Pacheco volvió a titubear. Quizá entendió que se excedieron ampliamente los límites de un simple acuerdo comercial, y que se comprometían aspectos fundamentales de la nacionalidad costarricense. Las dilaciones asumieron diversos giros: el plan fiscal; la ley de modernización del ICE…los notables.

Entre tanto, el sedicente «por Costa Rica» malbarataba sus 40 millones mensuales en propaganda mentirosa. Y La Nación y adláteres, constantes e incansables. Y Arias y sus diputados del PLUSC plenamente identificados. Y la brigada de choque libertaria y las cúpulas empresariales y la embajada. Cada quien en lo suyo. Aconteció como con las telecomunicaciones. Parece que la firmeza de carácter, los escrúpulos patrióticos y la sensibilidad social de Abel Pacheco, tienen un umbral que los grupos dominantes en Costa Rica tienen bien medido.

Los que pedían que el TLC fuese «discutido» en la Asamblea, procurarán que la «discusión» se realice en sus propios términos. Es decir, tan veloz como meteoro y tan «pluralista» como la propaganda del sedicente «por Costa Rica». Apostemos: en las próximas semanas -a lo sumo meses- veremos a la Asamblea en estado de sitio.

Y podremos reconocer a Abel Pacheco como presidente de transición. Entre la Costa Rica que aún quería ser dueña de sus destinos y la que -despojada de todo amor propio- renuncia a la esperanza y malbarata su historia. Entre la Costa Rica que aún se quería democrática y la que se frustra en sus obsesiones de consumo; entre la que aún se pretendía justa y la que se quiere propiedad ajena; entre la que aún ambicionaba una identidad propia y la que se conforma con ser fantoche de telenovela.

Abel Pacheco ha de ser reconocido como quien presidió el paso definitivo de la transición. Y quizá Oscar Arias sea quien presida el despojo final. Hay quienes ganarán millones por cifras inimaginables. Y quienes envejeceremos en un lugar que dejó de ser el país que amábamos. Y muchos y muchas heredarán el deber de sobrevivir, entre la competencia encarnizada de los mercados; la esquizofrenia del consumismo desatado y la inseguridad de la vida peligrosa de un capitalismo sin ética ni escrúpulos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La lucha por el agua se extiende por todo el mundo, que parece despertar ante la realidad de que un recurso fundamental para la

Irritación mostraron los miembros del "Comité Edward Hurrah!", estructura independiente de la coalición algo menos independiente Por Costa Rica, al enterarse de que, en

De haber apertura telefónica en Costa Rica, los usuarios podrían pasar a ser clientes del oligopolio que domina el mercado latinoamericano. El interés por

Entrevista con John Perkins, autor del libro "Confessions of an Economic Hitman". >"Omar Torrijos era un hombre correcto...Le pusieron una bomba en una grabadora

Carlos Slim: "Para mí trabajar implica no sólo una responsabilidad social y empresarial, sino una necesidad emocional". an valiosos como los $12.000 millones que

>Costa Rica está entre los países de América Latina que tienen peor desempeño en secundaria. La población estudiantil de las zonas urbanas

José Manuel Echandi Meza, candidato del Partido Unión Nacional: Si va a haber un TLC, tiene que ser un tratado con rostro humano.El fortalecimiento

La amistad de los pueblos de Costa Rica y Estados Unidos está por encima de vicisitudes y desencuentros. Las democracias de Juan Rafael Mora
Semanario Universidad