Un sexólogo bien calificado

María Antonieta  Kennedy era una gran vulgar, pero eso no era obstáculo  para considerarla una gran dama, una gran madre, una excelente amiga y

María Antonieta  Kennedy era una gran vulgar, pero eso no era obstáculo  para considerarla una gran dama, una gran madre, una excelente amiga y una insólita abuela.

Comencé a salir con ella en el verano del 2005 y todavía hoy día seguimos saliendo. Somos grandes amigos y de vez en cuando no convertimos en amantes. Es divorciada y en su vida ha habido muchos hombres.

Rápido simpatizamos. Nos gustamos mucho. Cuando se quebró el hielo y entramos en confianza me llamó la atención que en todo encontraba símbolos fálicos y se ponía maliciosa. Contaba chistes de doble sentido y al terminar se reía con una risa muy linda y noble. Era una mujer a todo dar y la mayoría de las veces estaba muy contenta y segura. Detrás de toda esa fachada de mujer vulgar había una mujer ingenua, tierna, expresiva, que había que despertar.

Permitía el juego de malicia y la vulgaridad, pero no toleraba un hombre que le pegara o fuera grosero o patán con ella. ¡Se ponía firme, determinante y valiente! ¡Y los mandaba al diablo y al carajo! Es una  mujer admirable y apenas fue a la escuela.

Me llama la atención que se refiere a su vagina con muchos nombres: el panocho, el mono, el triángulo de las Bermudas, el zapallito, el caos.

Una noche que teníamos sexo le pregunté en confianza que donde había aprendido a llamar a la vagina así. “Así es como se han referido a mi vagina los hombres que he conocido. Ellos me enseñaron”, me dijo María Antonieta. 

Con mucho respeto le pedí que se sentara al borde de la cama y mirara la vagina objetivamente. “Yo no veo un caos, un zapallito, un panocho, un mico. Yo solo veo una vagina, un órgano natural como la nariz o la mano. ¿Estaré equivocado? ¡Mírese abajo mujer y dime que ves?”.

María Antonieta se puso a mirar interesada y me dijo con sorpresa: “¡Sí, tienes razón! Solo es una vagina, un órgano natural. ¡Qué raro!”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El área de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica (UCR) realiza sus primeras jornadas de la investigación, agrupadas en las 4 facultades

Cuando siete italianas hermosas, menores de veintiocho años y mayores de dieciocho, se encerraron con tres jóvenes corteses en el patio central de un

Los aspectos más trascendentales de la próxima campaña electoral para la rectoría en la Universidad de Costa Rica tienen que ver con la defensa

Costa Rica lloraba hoy la muerte, ocurrida de forma repentina el domingo, de Fidel Gamboa, uno de los principales íconos de la música de

El prestigioso trío de Praga Guarneri, con un sólido prestigio internacional labrado durante sus 25 años de vida artística, se presentará por primera vez

Ahora bien, ese lugar puede ser discutido. En la puesta en escena, el lugar del indio es el lugar del “hermano cristiano”, reconocido en

El tenista serbio Novak Djokovic se sentó en su silla al lado de la cancha e hizo un gesto de dolor mientras un masajista

Aunque algunos consideren al cuentista uruguayo Felisberto Hernández un escritor de élite, no porque sus escritos así lo dicten, sino por la escasa difusión
Semanario Universidad