Un sexólogo bien calificado

María Antonieta  Kennedy era una gran vulgar, pero eso no era obstáculo  para considerarla una gran dama, una gran madre, una excelente amiga y

María Antonieta  Kennedy era una gran vulgar, pero eso no era obstáculo  para considerarla una gran dama, una gran madre, una excelente amiga y una insólita abuela.

Comencé a salir con ella en el verano del 2005 y todavía hoy día seguimos saliendo. Somos grandes amigos y de vez en cuando no convertimos en amantes. Es divorciada y en su vida ha habido muchos hombres.

Rápido simpatizamos. Nos gustamos mucho. Cuando se quebró el hielo y entramos en confianza me llamó la atención que en todo encontraba símbolos fálicos y se ponía maliciosa. Contaba chistes de doble sentido y al terminar se reía con una risa muy linda y noble. Era una mujer a todo dar y la mayoría de las veces estaba muy contenta y segura. Detrás de toda esa fachada de mujer vulgar había una mujer ingenua, tierna, expresiva, que había que despertar.

Permitía el juego de malicia y la vulgaridad, pero no toleraba un hombre que le pegara o fuera grosero o patán con ella. ¡Se ponía firme, determinante y valiente! ¡Y los mandaba al diablo y al carajo! Es una  mujer admirable y apenas fue a la escuela.

Me llama la atención que se refiere a su vagina con muchos nombres: el panocho, el mono, el triángulo de las Bermudas, el zapallito, el caos.

Una noche que teníamos sexo le pregunté en confianza que donde había aprendido a llamar a la vagina así. “Así es como se han referido a mi vagina los hombres que he conocido. Ellos me enseñaron”, me dijo María Antonieta. 

Con mucho respeto le pedí que se sentara al borde de la cama y mirara la vagina objetivamente. “Yo no veo un caos, un zapallito, un panocho, un mico. Yo solo veo una vagina, un órgano natural como la nariz o la mano. ¿Estaré equivocado? ¡Mírese abajo mujer y dime que ves?”.

María Antonieta se puso a mirar interesada y me dijo con sorpresa: “¡Sí, tienes razón! Solo es una vagina, un órgano natural. ¡Qué raro!”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Quiero reconocer  la valentía atribuida a la diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC), María Eugenia Venegas Renauld, quien  no guardó para sí violaciones a

“Muerto el perro acabada la rabia”, parece ser la consigna de “mano dura”  que expresa la frialdad humana y la incapacidad de la clase

Desde el 2008 surge por medio de un convenio entre Sistema Nacional de Educación Musical (SiNEM) y Dirección Nacional de Cen Cinai, un programa

¿Qué verdaderamente busca una mujer en un hombre? He llegado a la conclusión de que la respuesta a esta pregunta es la LEALTAD para

Aunque algunos consideren al cuentista uruguayo Felisberto Hernández un escritor de élite, no porque sus escritos así lo dicten, sino por la escasa difusión

La satisfacción en la UCR se siente de forma generalizada, gracias a la visión y las gestiones de sus autoridades, quienes legan a las

María Antonieta  Kennedy era una gran vulgar, pero eso no era obstáculo  para considerarla una gran dama, una gran madre, una excelente amiga y

El sector agrícola costarricense experimenta una situación difícil, sobre todo los pequeños productores, quienes han encontrado una serie de limitaciones para colocar su producto
Semanario Universidad