Una Costa Rica olvidada

A la hora de escuchar las propuestas de los candidatos a la presidencia, si alguno mencionaba el delicado tema, lo que la mayoría pensaría

Todos sabemos que existe una población indígena en el país, que están en algún lugar remoto del país, seguramente en Talamanca y que tienen condiciones sociales difíciles, pero que a nadie parecen importarle lo suficiente.

A la hora de escuchar las propuestas de los candidatos a la presidencia, si alguno mencionaba el delicado tema, lo que la mayoría pensaría es un “qué bien”, pero, ¿qué tan importante es para nosotros la protección  y salvaguarda de esta Costa Rica olvidada? Esta apatía hacia esta frágil parte de nosotros no es solo culpa de la población en general, sino que proviene de un sistema de educación que se ha limitado a simplemente comentarnos la existencia de “tribus indígenas” y su posible localización, mas no adentran a la juventud costarricense en esta parte olvidada de nuestra cultura, ni se incentiva ese sentimiento de pertenencia hacia nuestros hermanos ancestrales y mucho menos crean un efecto de preocupación por la situación que padecen hoy en día.  Y es que ¿por qué no aprender sobre sus tradiciones y cultura o hasta sus dialectos en las escuelas y colegios del país? ¿Por qué ha resultado tan difícil la inclusión de los indígenas en el sistema social actual? Es esta negligencia lo que preocupa y no debería de ser solo por los actos recientes, como la pasada situación en Salitre, lo que nos haga voltear al recuerdo de una parte costarricense muy distinta, pero siempre igual a nosotros.

El país cuenta con aproximadamente 108 mil habitantes indígenas, que a su vez se dividen en 8 pueblos, distribuido en 32 sectores, que en teoría poseen un carácter de entidad autónoma, con la posibilidad de tener su propio gobierno, y en los cuales se encuentran altos niveles de pobreza y diversos problemas sociales.

Como dije, la autonomía es en teoría, ya que en realidad la responsabilidad de estos territorios le compete al Consejo Nacional de Asuntos Indígenas (CONAI), cuya función ha sido prácticamente nula, en contraste con las asociaciones comunales, tales como las de la Mesa Nacional Indígena, por ejemplo, o algunas otras pocas iniciativas de buena intención para con nuestros hermanos. Y es que el mismo CONAI se ha negado a dar paso a un proyecto de ley de Desarrollo Autónomo de los Pueblos Indígenas (lo que parece ser en realidad  su verdadero trabajo). Es tanta la urgencia de una atención inmediata y eficaz a tal situación, que inclusive un Premio Nobel de la Paz el argentino Adolfo Pérez Esquivel, lanzo una crítica a nuestro país, alegando el apremio de una ley indígena, culpando de esto a la muy común falta de voluntad política en el país, tal como él lo menciono: “La aprobación de la ley es urgente y no se ha logrado por falta de voluntad política, porque hemos visto que cuando las autoridades quieren avanzar en un tema lo logran. Por ejemplo, cuando negocian tratados de libre comercio”.

La necesidad de acciones en  este tema responde a la situación en la que se han encontrado históricamente los territorios, cuyos mayores problemas han sido justamente relacionados  a sus territorios; sin embargo, además de esto, han sido víctimas de violencia, discriminación, así como persecuciones y violaciones a su autonomía en sus terrenos.

Si consideramos que estos problemas son nuevos y no son de tal magnitud, cabe recordar que este llamado de atención es tan solo uno de los muchos que se nos ha hecho a lo largo de los tiempos; más recientemente lo hizo el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki- moon, quien se vio alertado por la frágil situación que se vive en el país y en un comunicado expresó la preocupante situación que se encontró al entablar conversaciones con dirigentes indígenas; además, esta no fue la primera vez que de la ONU recibíamos una llamada de atención, pues en julio de este mismo año nos llamó a garantizar la seguridad de los territorios en cuestión, y si le añadimos otros llamados de atención que hemos recibido sobre el tema, la lista se alarga.

El nuevo presidente promete protección y mejores condiciones de vida para los indígenas del país; esperamos que esto de verdad sea un pilar por cumplir en su gobierno, pues ya han sido suficiente los maltratos y la falta de atención en que se les ha tenido en el país; son una parte de nosotros que se debe considerar como un tesoro y la conservación de sus  tradiciones y su protección; la responsabilidad recae sobre los hombros de todos los costarricenses, que nos tapamos los ojos ante tan desastrosa situación. Es momento de abrir los ojos y defender lo que realmente es nuestro.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

José María Villalta: “No teníamos la posibilidad de hacer usos de los recursos de la deuda política, porque aunque las encuestas decían que íbamos

A pesar de que el Partido Liberación Nacional (PLN) retiró la moción con la que pretendía recortar un 1% del aumento al presupuesto para

Los magistrados de la Corte Plena inclinaron la balanza a favor de la continuidad como Fiscal General de la República del actual titular Jorge

Ranchos y pertenencias de los indígenas fueron quemados en Salitre en julio pasado.  (Foto: David Bolaños)Las amenazas y el temor siguen tensando el ambiente

Es básicamente un método de tratamiento que podría ayudarle a mejorar su salud, y por eso queremos que la conozca.La reflexología o reflexoterapia es

París, 2 oct (DPA) - La calidad de vida mejoró desde comienzos del siglo XX en numerosas partes del mundo, aunque la globalización hace

A mediados de setiembre, las encuestas le daban a Evo Morales el 54% de votos, con 40 puntos de ventaja sobre el empresario Samuel

Las cifras del PITTA-Orgánico señalan que el año pa- sado Costa Rica exportó a Europa 11.000 toneladas métricas de productos orgánicos. (Foto: Servicios Periodísticos
Semanario Universidad