Caso Parmenio: Tras el autor intelectual del asesinato

Un empresario que se vio afectado por las denuncias realizadas por el comunicador Parmenio Medina en su programa «La Patada», podría ser el autor

Un empresario que se vio afectado por las denuncias realizadas por el comunicador Parmenio Medina en su programa «La Patada», podría ser el autor intelectual del asesinato del periodista, ocurrido el 7 de julio del año pasado, según las autoridades judiciales que investigan el caso.

Parmenio Medina fue entrevistado por el periodista William Vargas, el 2 de julio del año pasado.

Tras cientos de entrevistas con personas y miles de documentos analizados, las autoridades judiciales tienen claro los perfiles de los autores materiales e intelectuales del asesinato del periodista Parmenio Medina Pérez.

Así lo aseguró al Semanario UNIVERSIDAD, Gerardo Lázcares, director a.i. del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), en una entrevista que se realizó exactamente un año después de que Medina ofreciera a este semanario las últimas declaraciones a un medio de comunicación antes de morir. (Ver edición electrónica: www.semanario.ucr.ac.cr o la edición impresa No. 1440, del 6 de julio del 2001).

El periodista fue asesinado con tres impactos de bala a las 4 de la tarde del sábado 7 de julio de 2001, cuando se dirigía a su casa de habitación en San Miguel de San Isidro de Heredia.


El director interino del OIJ precisó que el acto fue ejecutado por delincuentes a sueldo que tardaron entre  30 segundos y 45 segundos para ello; además, tienen un conocimiento amplio en el manejo de armas y posiblemente estén vinculados con asaltos y robos.

El posible perfil del autor intelectual del crimen se elabora sobre la base de documentos y grabaciones que se incautaron en la casa de Medina. Se trata presumiblemente de una persona con recursos económicos que se sintió afectada en sus negocios por las denuncias que Medina realizaba en su programa «La Patada», transmitido durante 28 años todos los domingos a las 9 de la mañana.

El caso más polémico tratado por Medina, se relacionaba con el supuesto manejo inadecuado de fondos en Radio María de Guadalupe, dirigida por el cura Minor de Jesús Calvo, a quien posteriormente la Iglesia Católica separó de su cargo y sancionó con el silencio.

Ofrecemos a continuación una síntesis de la entrevista con el director del OIJ, realizada el 2 de julio. La transcripción y edición estuvieron a cargo de William Vargas y José E. Mora.

En qué estado se encuentra la investigación del asesinato de Parmenio Medina?

-Es un caso difícil del estilo «campo abierto», porque  ocurrió en vía pública, en una carretera nacional. Se trata de un crimen planeado y ejecutado por aspirantes a profesionales que cometieron errores y de los cuales nos estamos aprovechando para intentar esclarecerlo.

Los asesinos siempre se llevan algo, pero dejan algunos indicios. Sin embargo, los resultados de los exámenes de laboratorio han sido nulos porque el delito fue cometido en horas de la tarde, en un sitio despoblado donde era difícil realizar vigilancia y cuando llovía.

Creo que los delincuentes actuaron muy rápido. Desde el momento en que detuvieron el auto en el que viajaba Parmenio y cometieron el asesinato,   transcurrieron  30 o 45 segundos.

Nadie presenció el hecho a excepción de la víctima y los asesinos. Quizá sí hubo testigos de referencia que vieron algún auto sospechoso por la zona, pero nada más.

Medina era una persona polémica que en ejercicio de la profesión siempre se documentó antes de denunciar algún hecho, según me dijo días antes de ser asesinado. En su programa «La Patada» tocó fibras muy sensibles de empresas y personas, algunas muy conocidas como el caso de Radio María, que fue la última de las investigaciones que él hizo.

¿Por qué habló usted con Parmenio días antes de ser asesinado?

-Porque fue amenazado con anterioridad y yo investigaba ese hecho. Se trataba de la grabación de una conversación telefónica donde una persona lo  intimidaba.

La segunda amenaza que recibió fue acompañada de balazos contra su casa de habitación. En esa oportunidad nadie vio nada, se presume que alguien pasó en un auto y disparó dos veces contra la casa de Parmenio. Esto ocurre en otros casos.

Cuando se pasó de las amenazas a los hechos le pusimos más atención al caso y por eso fui de nuevo a visitarlo.

¿Qué papel jugaron las denuncias contra Radio María que Parmenio hizo en su programa radiofónico?

-Las personas tienden a pensar que el móvil del asesinato fueron las denuncias hechas en relación con la radio y aunque esa es una de las pistas, no es la única.

Presumimos que la gota que derramó el vaso para llevar a los delincuentes a matarlo fue el caso de Radio María, en el se vio involucrado un socio del padre Mainor Calvo. Esa es una pista, pero tampoco es la única.

¿Ha sido investigada la Iglesia Católica? ¿Han llamado a declarar al Padre Minor de Jesús Calvo o a Monseñor Román Arrieta, por ser Radio María el centro de la controversia en los últimos meses en el programa que dirigía Medina?

-Nosotros no, pero el Ministerio Público, la Fiscalía, han estudiado también los documentos que dejó Parmenio y ellos puede que hayan llamado a declarar a autoridades de la Iglesia.

¿Lograron determinar quién disparó a la casa unos dos meses antes de que lo mataran?

-Aún no y tampoco hemos logrado determinar si esos disparos fueron hechos por las mismas personas que lo asesinaron.

¿Por qué ha costado tanto avanzar en la investigación?

-Al igual que otros casos, se tarda en resolverlo. La relevancia del caso de Parmenio está en que no solo se asesinó a una persona, sino que se atacó la libertad de prensa e información.

Ustedes confiscaron las grabaciones y expedientes que Parmenio tenía en su casa de habitación. ¿De qué manera este material les ha permitido avanzar en las indagaciones?

-Esos materiales fueron analizados y nos han dado algunas pistas que hemos seguido para intentar esclarecer el hecho, pero hay otros materiales que están siendo investigados en otras instancias de justicia.

¿Por qué si este es un caso especial siempre se argumenta la falta de recursos para su solución?

-Es un caso complejo, pero recibimos apoyo incluso del entonces presidente de la República, Miguel Angel Rodríguez, quien a través del Ministerio de Seguridad nos facilitó recursos para este y otros asuntos que investigamos.

¿Cuántas personas ha investigado el OIJ, se mencionaba a un centenar? ¿Es esto correcto?

-Son muchas más. Solo en las cárceles investigamos a más de cien personas. Hemos seguido muchas pistas porque en una investigación de un crimen no hay que descartar ninguna posibilidad. Hay que seguir las pistas e ir descartando poco a poco hasta resolver el caso.

Se ha dicho que de la escena del crimen fueron borradas muchas evidencias. ¿Por qué no se actuó con mayor prudencia?

-Porque cuando llegaron las primeras personas al lugar del hecho, Parmenio estaba aún con vida y había que preservarla. El sitio estaba mojado y cuando llegaron intentamos recoger indicios, pero ya muchos de ellos estaban borrados. Ni siquiera pudimos encontrar una sola huella de los asesinos.

¿Por qué en este caso como en casi ningún otro ha existido un silencio pleno e incluso un misterio?

-Porque estamos tras las pista de los autores materiales y recibimos mucha información. Parmenio dejó muchos documentos y grabaciones y muchas personas han aportado datos, pero no todos son fidedignos. Hemos tratado de no entorpecer el caso porque alguna imprecisión puede dañar la investigación. Hay que actuar con cautela.

¿De qué forma ha afectado la investigación el cambio de fiscales en el caso? Por qué esos cambios, si es un asunto de interés público, sobre el que la exdirectora del OIJ, Lineth Saborío, dijo que renunciaría a su cargo si no se resolvía?

-Desconozco si la exdirectora del OIJ dijo eso, pero el fiscal que lleva el caso es la misma persona. Se ha reforzado en momentos la investigación en el OIJ con agentes especiales de asesinatos y otros agentes más que han realizado diversas acciones policiales y de investigación.

¿Desde la Vicepresidencia de la República, ha respaldado Lineth Saborío la investigación, puesto que ella se comprometió públicamente, el pasado 3 de mayo, ante periodistas costarricenses y latinoamericanos a interponer sus buenos oficios para la resolución del caso?

-Desde el inicio de la investigación ella se preocupó por el caso. Seguimos contando con el apoyo de las autoridades del gobierno en lo que se requiera.

El atentado de La Penca en 1984 donde murieron y fueron heridos periodistas, tampoco se ha resuelto y ni siquiera hay detenidos, pese a las constantes gestiones realizadas por parte de organismos internacionales y periodistas afectados. ¿Es fundado el temor de que la impunidad que se percibe en el caso la Penca podrían extenderse al caso Parmenio?

-Se trata de dos casos diferentes. La Penca ocurrió fuera de Costa Rica en un ambiente de guerra. Sin embargo, se logró determinar que fue Per Anker Hansen el autor del hecho, pero no estaba en el país cuando se descubrió.

Hay casos muy difíciles de resolver, algunos tardan años como el del psicópata, pero se llega al final a perfiles que nos permiten determinar características de los asesinos.

En el asunto del psicópata ahora sabemos que se trata de una persona con formación militar, que ajusticiaba a las personas con un tiro de gracia en la cabeza y otras características que en su momento dimos a conocer a la prensa.

En el de Parmenio, seguimos investigando pero no podemos asegurar cuándo se esclarecerá.

Usted ha insistido en varias personas como las autoras del asesinato…

-En algunos asesinatos hay autores materiales y autores intelectuales. Les pongo un ejemplo, el autor intelectual podría ser un millonario que tiene un guardaespaldas (que por lo general es una persona de confianza y que ha trabajado en la policía y conoce del manejo de armas) a quien le pide que se encargue de asesinar a alguien.

El guardaespaldas busca a un informante o a un polizonte viejo que dirige bandas de asaltantes y ofrece dinero para que otros asesinen a la persona deseada.

¿Es esto lo que pasó en el caso de Parmenio?

-No necesariamente. Me refería a un ejemplo.

¿Manejan ustedes la hipótesis de que hubo un autor intelectual y autores materiales del asesinato de Parmenio?

-No nos cabe la menor duda. El autor intelectual no busca directamente a quien ejecuta el asesinato, porque es muy fácil que sea delatado, busca intermediarios.

Se ha mencionado que posibles autores materiales del crimen están detenidos. ¿Es esta una estrategia para diluir el fondo de la investigación?

-Quizá los autores materiales del crimen sean delincuentes especialistas en robos. El perfil que tenemos es de personas que están acostumbradas a disparar, que saben huir fácilmente en vehículos, que estarían dispuestas a recibir dinero por cometer algún delito. Podría ser que alguno de los autores estén detenidos por otros delitos, pero podría ser que aún no estén en prisión.

Se trata de un rompecabezas muy difícil de armar, faltan algunas piezas claves que son necesarias para resolver el caso.

Hace un año, en su última entrevista a la prensa, Medina dijo al Semanario UNIVERSIDAD que un empresario podría estar interesado en acallar las denuncias que se hacían desde La Patada. ¿Han seguido ustedes esa pista?

-Sí, hemos seguido esa y otras pistas. Hemos investigado y seguiremos investigando para descartar y resolver el caso. Repito que la investigación es muy compleja y hay que buscar a los autores materiales  y al autor intelectual del hecho.

Usted mencionó perfiles posibles de los autores materiales del asesinato de Parmenio Medina, ¿tienen algún perfil del autor intelectual?

-Los documentos que Parmenio dejó brindan algunas pistas. Creemos que el autor intelectual podría ser alguien a quien Parmenio en su momento describió como un empresario que se vio afectado por algunas de las investigaciones y denuncias que realizó en «La Patada».

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Protestas sociales y alianzas frágiles en el congreso, es lo que pronostican los analistas para el próximo gobierno boliviano, que deberá ser elegido por

Ronulfo Jiménez, coordinador del Consejo Económico, del presidente Abel Pacheco, afirma que la globalización es "imparable", pero la actual administración cree que Costa Rica

En una medida que no ha despertado simpatías entre algunas autoridades y personas ligadas a la Fundación de la Universidad de Costa Rica para

Los medios de comunicación de la UCR podrían sufrir cambios si se aprueba un proyecto para integrarlos, planteado por la administración del rector Gabriel

El escándalo de WorldCom, que supera cuantitativa y cualitativamente el desplome de Enron, parece abrir un nuevo flanco para aquellos que arremeten contra la

Un empresario que se vio afectado por las denuncias realizadas por el comunicador Parmenio Medina en su programa "La Patada", podría ser el autor

El ensayista palestino, Edward W. Said, profesor de Literatura Comparada en la Universidad de Columbia, Nueva York, hace un lúcido examen de la violencia

En Costa Rica hay una incidencia promedio de 3,16 casos nuevos cada año, por cada 100.000 menores de 15 años, de Diabetes Mellitus Tipo
Semanario Universidad