César Jiménez, con 37 años de trabajar en la CCSS: La solución de la Caja es ponerle control a la parte operativa

César  Jiménez (Foto: Katya Alvarado).“Ayúdeme a ayudar a la Caja” es como César Jiménez  ha bautizado un plan que ha propuesto a las autoridades

César  Jiménez (Foto: Katya Alvarado).

“Ayúdeme a ayudar a la Caja” es como César Jiménez  ha bautizado un plan que ha propuesto a las autoridades de la institución, con el ánimo de la colaborar como ciudadano y como usuario, para que la institución salga del “círculo vicioso” en que se encuentra desde los años 80.

De ese círculo la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) no saldrá sin una decisión política, por más promesas y afirmaciones que se hagan de que los problemas se están solucionando, afirma este licenciado en administración y contaduría pública, que ha trabajado durante 37 años en la benemérita institución en diversos puestos administrativos.

Jiménez dice que ha propuesto su plan a las autoridades de la CCSS y pidió una audiencia con el presidente Luis Guillermo Solís y en la Casa Presidencial lo recibieron asesores del mandatario, pero nadie hace nada.

“Esto debe tener decisión política, sea del gobierno central o de la junta directiva, o por medio de la Presidencia Ejecutiva (de la Caja), pero tiene que haber decisión política”, está convencido Jiménez.

Piensa que solo necesita que el Presidente le conceda hora y media para exponerle el plan, y que luego se ordene la conformación del equipo que lo eche a andar, con los mismos recursos de la Caja, y en dos o tres años se estaría haciendo la evaluación de los resultados.

El problema central de la Caja es la falta de control de la gestión y de la capacidad instalada, y mientras eso no se corrija, la entidad va a seguir perdiendo tiempo y los recursos que tiene, explicó Jiménez en entrevista con UNIVERSIDAD, de la cual se ofrece el siguiente extracto.

Don César, según su experiencia ¿cuál es la problemática principal de la CCSS?

−La Caja sigue con un problema de control y de atención; son los puntos clave. Eso se observa en las listas de espera; en todas las especialidades tenemos problemas de espera. Se observa también cuando la persona ocupa atención diaria y tiene que llegar muy temprano al ebáis (equipo básico de atención integral en salud), porque si no, no tiene atención.

Otro de los problemas que afecta tanto es la falta de control de la capacidad instalada.

La solución es ponerle control a lo que se está haciendo en la parte operativa.

¿Cómo se haría eso?

−Es fácil. Es coger la administración del área de gestión en hospitales y áreas de salud y dividir la parte de atención y la parte de administración, de manera que el director médico actual se quede con la atención y los directores administrativos de todas las áreas se queden con el control y así dejen de manejarse en forma cruzada entre ellos. En vez de eso, que uno informe a la gerencia administrativa y el otro a la gerencia médica y los gerentes se pongan de acuerdo para que entre ellos solucionen los problemas que se estén reportando de abajo.

¿La solución sería entonces ponerle control a la parte operativa?

−Es ponerle control a la base operativa: cuántas horas se trabajaron, cuáles procesos se hicieron, si hay capacidad instalada para hacer equis cosa, porque si no la hay, no se puede meter. De tal forma que la Caja deje de perder tiempo, porque es mucho lo que se está perdiendo diariamente en mano de obra especializada, por ejemplo. Ese es el problema que ocasiona las listas de espera.

En la Caja hay un problema de administración acentuado en todo el sistema. La parte estratégica trabaja muy bien. Hay gente muy especializada, que sabe mucho. En la parte operativa también. El problema es que hay mucho desorden en la parte operativa. Lo que hay que hacer es ordenarla y ponerle control.

¿Cuál es el problema con la capacidad  instalada?

−Muchas veces uno observa que se contrata un médico radiólogo, pero el equipo no está; o está el equipo y no está el radiólogo; o está el radiólogo, está el equipo y no está la corriente eléctrica; o está la corriente, está el radiólogo, está el equipo y no está el técnico. O están todos y no están las placas. ¿Por qué la capacidad instalada es un problema en la Caja? Porque siempre hay alguien que trunca el proceso. Es la famosa mano peluda en la administración, que tiene intereses creados en que los servicios no se den con eficiencia y eso hay que vigilarlo en la raíz. Si no se vigila en la raíz, la parte estratégica no podrá nunca lograr los objetivos.

Mientras no se haga eso seguiremos en el mismo círculo vicioso que empezamos en los años 80, que hay que atender las colas, que compra de servicios, que más especialistas, que más mano de obra, que más hospitales y que las salas están vacías. El mismo circulo vicioso. Hay que coger la gestión operativa y controlarla. Si no lo hacemos, así vamos a seguir tirando líneas estratégicas que no van a lograr su objetivo.

¿Y quién le va a poner el cascabel al gato?

−Es muy fácil. Con solamente una decisión política de gobierno, en donde se diga: señores de junta directiva, ayúdenme con esto. La directiva de la Caja puede hacerlo si el Gobierno lo solicita. Es cuestión de coordinar y ponerle una evaluación a dos o tres años plazo, para ver qué beneficio se ha obtenido.

¿Y cómo se costea eso?

−Hay que entrarle con una inversión en gastos iniciales, que salen de la misma estructura actual de la institución.

¿La Caja tiene la gente capacitada para realizar la tarea?

−Hay mucha gente que se puede emplear en eso. Hay que utilizar también alguna estructura física; yo planteé utilizar  uno de los hospitales donde hay una segunda planta, porque se ocupan salas donde se estén reuniendo constantemente (los miembros del equipo) para ver cómo están las bases de datos y los controles. Dentro de mi propuesta está trasladar la parte de registros médicos, que en estos momentos está en redes de salud, al área que se requiere conformar, de control, para que se dé lo que la Contraloría General de la República dice: que tiene que haber división de funciones.

¿Eso no se cumple?

Actualmente en la Caja todos los procesos los tiene la gerencia médica. Entonces el director y el administrador se ponen de acuerdo para que el presupuesto “siempre esté bien”, mientras debajo están pasando cosas, pero en la foto nunca se ven. Entonces resulta que “todo está bien”, pero usted fue mal atendido. Todo está bien, pero usted no fue operado este año y tiene un problema que no puede esperar años. Todo está bien, pero su esposa o su hija tiene un problema en el pecho, y ni siquiera le pudieron  hacer el ultrasonido, porque la fila de espera está a seis años. O sea, el presupuesto está bien, y el que está mal es el pueblo que requiere la atención.

¿Cree que la presidenta ejecutiva de la Caja podría hacer un cambio como el que usted sugiere?

−Si quiere sí, recuerde que la Caja tiene gobierno autónomo.

¿Y no hay jerarquías que pueden atravesar palos al cambio?

−Puede que sí, pero si es el cumplimiento de un acuerdo de la junta directiva no hay resistencia que valga, porque lo que hay que hacer es cumplir el acuerdo. Entonces ellos mismos tienen que adaptarse.

La única estructura administrativa que podría poner resistencia son las direcciones médicas de los centros hospitalarios, porque ellos tienen en estos momentos todo el control, brindan los datos y tienen todo en la mano. Y se les quitaría el registro de operaciones para que lo haga la gestión administrativa.

¿Esa sería toda la resistencia?

−Esa podría ser la resistencia, pero tendremos otra ventaja que abre un portillo a los médicos. Si nosotros extendemos el sistema de control a nivel nacional, dentro de unos tres años tendremos determinados los costos de todo el proceso en todo el país. ¿Y qué va a pasar con eso? Que si usted se enfermó a las 3 de la madrugada le pueden vender la atención y la Caja se la va a pagar con el mismo costo que tiene en un hospital. Porque la Caja tendrá entonces los costos exactos del servicio en cada área y en cada provincia, lo cual no existe ahora. Es decir, que le podrá pagar el servicio al precio que le está costando y habría servicio las 24 horas. Eso sí, hay que tener mucho cuidado y hay que regularlo para que la atención no se privatice, hay que mantenerla con el control.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Los argentinos de Violentango serán parte de la oferta musical del FIA 2015. (Foto: cortesía Prensa FIA)El festival artístico más importante del país llegará

AFP. Ciudad de Panamá, Panamá |  | jueves 09/04/2015El presidente estadounidense, Barack Obama, llega este jueves a Panamá para un histórico encuentro con su

Profesores de Ciencias Políticas aprendieron técnicas para incorporar la tecnología a sus clases de manera más efectiva y para modificar sus estilos de impartir

El defensor Keyner Brown (4) cubre al portero Esteban Alvarado ante la llegada del atacante panameño Blas Pérez. (Foto: La Prensa, de Panamá)Con el

Tatiana Sobrado fue seleccionada por Iberescena para recibir ayuda en la línea de creación en residencia en Brasil. (Foto: cortesía de TaanTeatro Compañía)Los artistas

Con el establecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales entre Cuba y Estados Unidos, Costa Rica podría ver reducida la afluencia de turistas norteamericanos y

Una pequeña parte del empedrado utilizado en 1856 todavía se preserva en un segmento entre Atenas y San Mateo. Crédito: David Bolaños. Escuchen el
Semanario Universidad