Deberes y deudas asfixian a los educadores: Sufrimiento y crisis en hogares de los educadores

Las hijas de Magdalena Cano se limitan en todo pero no pueden contener las lágrimas ante la congoja de su mamá cuando recibe avisos

Las hijas de Magdalena Cano se limitan en todo pero no pueden contener las lágrimas ante la congoja de su mamá cuando recibe avisos de cobro. El profesor Óscar Aroni criticó al presidente Solís: “soy un educador patriota y de vocación al que le resulta indigno seguir trabajando con cuatro meses de no cobrar su salario”. En los hogares de los educadores se vive un verdadero drama porque no les pagan.

DE BARRANCA A GUÁPILES CADA SEMANA

Marjorie Zúñiga Valladares trabaja en la Escuela Balsaville, Guápiles, Limón, con 52 docentes más. Es de Barranca, Puntarenas. Tiene problemas con su salario desde la primera quincena de abril. Le han depositado ¢1.500 y ¢2.850. En el primer arreglo de la huelga (30 de abril) le depositaron ¢11.500 , asegura que le adeudan más de un millón. “Los docentes nunca sabemos la cifra exacta de lo que vamos a cobrar porque es variable y porque siempre ha habido inconsistencias de pago”.

“Tengo que vivir lejos de mi familia porque me dieron propiedad en Guápiles siendo de Puntarenas; para trasladarme los domingos al trabajo y a mi hogar los viernes, ocupo ¢20 mil colones por semana, pago alquiler y comida. No me reconocen nada de esto”. “Las lecciones que tengo en el nocturno de Guápiles no me las han pagado en todo el año”.

Esta educadora de 45 años es madre de cuatro hijos, tres son menores (15, 12 y 7 años): “viven con el papá en Barranca, ninguno de los dos puede trasladarse por su trabajo. Mi esposo se encarga de la atención de los niños, si yo no tuviera su apoyo mi familia se hubiera derrumbado ya. Qué sería de mí si tuviera que afrontar sola todo esto, qué sería de mis hijos, las responsabilidades que tengo que cumplir con ellos, el pago de servicios, es un caos”.

“Tengo atrasos y llamadas constantes por préstamos en cooperativas y por tarjetas de crédito; por estas necesidades me puse a vender la motocicleta familiar para hacer pagos y cuando llegamos donde el abogado ya uno de los acreedores le había puesto un embargo.  Yo había gastado una plata adelantada y me vi en unos problemas terribles para reponerla”. Mis otros pagos son a Caja de ANDE y Junta de Pensiones.

NO SÉ SI PIENSAN USAR LOS ANTIMOTINES CONTRA LOS EDUCADORES

Marco Antonio Jaramillo, profesor de Contabilidad del Colegio Técnico Profesional (CTP) de Puntarenas y del CTP de Esparza, imparte 44 lecciones, hace años es profesor interino porque nunca le llegó el nombramiento.

“Este año en febrero y marzo me pagaron casi bien en el CTP de Esparza pero no en Puntarenas, faltaron los recargos. En abril no me pagaron del todo en Puntarenas, me pagaron solo en Esparza, que es menos”.

El 7 de mayo esperaba que se resolviera su situación pero no ocurrió así, pensó que sería en el segundo pago, pero al verificar notó que le debían una quincena completa y los recargos de febrero y marzo.

“De la pensión alimenticia me rebajaron menos y en pagos a préstamos me rebajaron más, es una serie de imprecisiones en un solo caso. Así está el desorden que se manejan en el MEP, ahora es peor con el sistema Integra”. El MEP le adeuda más de ¢1,5 millones.

Este docente de 38 años tiene a cargo a su madre de más de 70 y  paga una pensión alimenticia por su hija. Está nervioso, le teme a una acción preventiva por atrasos en el pago de la pensión.

“Al rebajarme menos me perjudican porque tengo que ir a pagar en efectivo, pero por más que esté al día si no se hacen bien los rebajos y yo ocupara un préstamo no me lo darían por el desorden. En esta situación están muchos educadores”.

“Estoy haciendo lo imposible por no recurrir a un préstamo. Caja de ANDE ofrece un interés bajo pero los pagos son a largo plazo y nos perjudica pagar intereses por una plata que es de los educadores, es injusto tener que pasar por esto”.

DOCENTES SIN PLATA NI PALABRAS

Magdalena Cano Valle, profesora de Español con doce años de servicio, imparte 48 lecciones en tres colegios: José Fidel Tristán, Colegio Nacional de Educación a Distancia y en el ITEC San José. Le están pagando sobre 25 lecciones y cada vez que pueden le hacen los rebajos de Caja de ANDE, Junta de Pensiones, Sociedad de Seguros, cooperativas y sindicatos.

En febrero le depositaron de salario ¢3.000 por quincena, en marzo ¢6.000, en abril otros ¢6.000 la primera y un depósito más en la segunda quincena y en la primera de mayo, pero no cubren lo que le adeudan.

Las otras 23 lecciones y todos los adicionales no se los pagan desde febrero. Había una promesa de que el 14 de mayo se iba a arreglar: le depositaron ¢130 mil colones.

“Eso no me alcanza ni para pagar el alquiler. El MEP me adeuda casi un  ¢1,5 millones. Tengo un aviso de cobro de Coopenae porque no están haciendo los rebajos que corresponden porque no tengo plata y no tengo plata porque me tienen retenido el sueldo”.

“Del Banco Catay y en BAC San José por tarjeras de crédito, me están exigiendo un pago básico que no puedo hacer, tengo que pagar los recibos y la casa, comprar la comida, los gastos de mis hijas. No puedo pagar aunque me dijeron que en cualquier momento puede haber un cobro judicial, eso sin pensar en los intereses altísimos por los atrasos que he tenido”.

La situación familiar es muy angustiante, tengo una hija en la universidad y otra en secundaria. Yo llevo la responsabilidad del hogar.

Intenta describir cómo viven sus hijas las congojas de la mamá, llora en silencio y no puede pronunciar palabra, “ellas se limitan en todo”, alcanzó a decir sin aliento.

En su desesperación, Magdalena presentó un recurso de amparo en abril que fue recibido por la Sala IV para estudio seis semanas después, mientras tanto las angustias de esta educadora y madre aumentan día a día igual que los intereses de las tarjetas de crédito.

MAESTRO PATRIOTA Y CON VOCACIÓN

Óscar Aroni, es maestro hace 33 años y pico, en la Escuela José María Zeledón de Curridabat. Desde febrero no le pagan, el saldo de la cuenta bancaria muestra ¢41,85 y afirma que “los educadores siempre llevamos las de perder”.

“Trabajé cuatro meses sin recibir salario, cumplí como fiel patriota antes de ir a huelga, ahí demostré ser patriota y educador de vocación”, dijo en alusión al mensaje del presidente Luis Guillermo Solís.

El estrés le provocó una gripe tan fuerte que casi lo internan, tiene dos hijos pequeños. Su esposa es miscelánea en el Ministerio de Educación y desde abril le han pagado solo ¢10.000.  
Con esta situación no tiene para el alquiler:  “la dueña de la casa ha sido comprensiva pero ella vive de ese alquiler. No puedo pagar los recibos, los compañeros recogen ayuda, siento como si estuviera pidiendo limosna. Me siento tan frustrado, esto no es justo”.

“En noviembre tuve un accidente laboral, me lesioné una rodilla, el INS me operó y cuál fue mi sorpresa que después me cobraron ¢3 millones, ¿dónde está la póliza pregunto yo? Tuve que sacar un préstamo en Caja de ANDE para pagarle al MEP los ¢3 millones y ahora no tengo para pagarlo porque desde febrero no tengo salario”.

“Soy un educador licenciado y tengo una gran vocación, pero ahora me siento como un mendigo, soy un PT6 en educación, y me da vergüenza recibir la ayuda que recogen mis compañeros. Esto me tiene bastante enfermo”.

“El presidente Solís dijo que los educadores que no vamos a dar clases no somos patriotas, cómo va a decir eso un educador a otro que ya está en edad de pensionarse y sigue en la escuela aportando todo lo que puede dar, pero al que le resulta indigno seguir trabajando con cuatro meses de no cobrar su salario”.

“Quisiera que esto se solucionara ya, yo he demostrado tener vocación pero no puedo ir más a trabajar sin salario, tienen que pagarnos”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un concurso dedicado a los 100 años del nacimiento de Simone de Beauvoir se convirtió en el pretexto necesario para que la educadora Nidia

En los últimos meses ha sido frecuente el enfrentamiento entre el –hasta ahora– líder del Partido Acción Ciudadana, Ottón Solís y algunos miembros de

El equipo femenino de fútbol ganó la medalla de oro y se encargó de aminorar el fiasco del representativo masculino costarricense.Los periodistas deportivos de

La muerte súbita en el redondeo es la que viven muchos y muchas estudiantes al final de año, cuando llega a su poder las

Los viejos liberales, esos que nos da por llamar liberales sanos, evitaban considerar la libertad sin su correlato de responsabilidad.A tal grado de libertad,

En días recientes, recibí un correo electrónico que decía que en una fecha cercana, virtud a una supuesta cercanía excepcionalmente grande del planeta Marte

La influencia literaria de la escritora británica Virginia Woolf se reproduce como en una extensa campana de resonancia a través de décadas. Hoy las

El santacruceño Isidoro Guadamuz construye y toca el quijongo guanacasteco desde los 9 años. (Foto: Fabián Hernández)El premio de Cultura Popular 2014 fue otorgado
Semanario Universidad