Dr. Romer Cornejo: “Entre Estados Unidos y China hay enormes coincidencias”

El experto mexicano, quien visitó San José la semana pasada para presentar este libro en la Universidad de Costa Rica, considera que China tiene

El investigador del Colegio de México Romer Cornejo, coordinador del libro “China: radiografía de una potencia en ascenso”, analiza en esta entrevista con UNIVERSIDAD diversas realidades del gigante asiático, el cual, si bien puede ser visto en algunos momentos como una amenaza por Estados Unidos, también presenta importantes coincidencias con el país norteamericano.

El experto mexicano, quien visitó San José la semana pasada para presentar este libro en la Universidad de Costa Rica, considera que China tiene intereses nacionales muy claros y en el caso de América Latina le interesan sus materias primas, sus mercados y el cerco diplomático que quiere imponer contra Taiwán.
A continuación, un resumen de la conversación.

¿Cómo analiza la inserción de China en el contexto global?

-China tiene una agenda muy clara en sus relaciones internacionales, como la agenda de la multipolaridad y la cooperación pacífica.
Pero, también tiene unos principios muy particulares vinculados con el desarrollo económico del país. 
Más allá de la paz y la multipolaridad están los intereses económicos concretos de China, como la búsqueda de materias primas, porque es un país bastante pobre en términos de recursos naturales ya que su gran riqueza es el carbón, el cual es poco eficiente.
En esta búsqueda de materias primas la energía es fundamental para China así como el cobre, hierro y granos como la soya, etc.
Además, está la búsqueda de mercados para sus productos, pues es un país orientado hacia la exportación.

¿Y en el área diplomática?

-En la parte diplomática está el reconocimiento de Taiwán, que sigue siendo un asunto pendiente que China considera como la última muestra de la injerencia de las potencias en su país.
En su concepción fronteriza y en su concepción de soberanía, para China Taiwán es una parte muy importante.
Como se sabe, gran parte de los países que reconocen a Taiwán están en nuestra región, de manera que la agenda de China gira en torno a ese lado.

¿Podría pensarse entonces que de América Latina a China le interesan sus mercados y sus materias primas?

-Claro y además por el hecho de que un grupo importante de países reconoce a Taiwán. Este es un asunto en el cual China siente que su soberanía se ve lesionada y por eso hay una inversión política en la solución de este asunto.

¿Cómo ve usted el papel de Estados Unidos frente a China en el ámbito internacional?

-Una parte de Estados Unidos percibe a China como un país en ascenso. No solamente la ve como una real competencia sino que hay hechos empíricos concretos, como la inversión de China en sus reservas con bonos del tesoro en Estados Unidos, la adquisición que en este momento está haciendo China de empresas y bancos en ese país o la balanza comercial, que, obviamente, es desfavorable a Estados Unidos.
Incluso, el mismo desarrollo científico y tecnológico de China ha sido observado por Estados Unidos como algo que, en un momento dado, podría retarlo.
Por otro lado, está la creciente presencia de China en términos pacíficos, llegando a acuerdos con las élites políticas del mundo independientemente de sus ideologías.
Muchas veces, China es recibida por las élites políticas locales, en África, en América Latina, en Asia Central y en otras partes del mundo como una alternativa. Y eso es observado con mucha atención por Estados Unidos.

¿Y cuál ha sido la respuesta de Estados Unidos?

-Esto ha provocado diversas percepciones: una percepción de amenaza, una percepción de la necesidad de una alianza o de llegar a un acuerdo.
Pero, por otra parte, entre Estados Unidos y China hay enormes coincidencias.
Por ejemplo, China tuvo un papel muy importante en las Naciones Unidas, con militancia de Estados Unidos, en llegar a ver algunos términos pacíficos con Corea del Norte.
En estas conversaciones de paz, China demostró que podía ser un país confiable al que no le interesa una guerra o un enfrentamiento y muchísimo menos a su frontera.
Por otro lado, la relación de China con el sudeste de Asia es una relación creciente, cada vez más importante.
Además, China ha tenido un decisivo apoyo a la política antiterrorista de la administración pasada de Estados Unidos a partir del 11 de setiembre, lo cual es una coincidencia en el plano internacional.

Pero, ¿hay asuntos donde no coinciden?

-Sí, el conflicto comercial, el control que mantiene el Estado chino sobre su sistema financiero, y particularmente sobre su moneda, etc.
Estos serían asuntos en los cuales a Estados Unidos le gustaría tener una participación mucho más activa.

¿Qué aspectos sobre China aborda el libro que usted coordinó?

– Nuestra pretensión general, como centro de Estudios de Asia y África, es construir una narrativa desde América Latina sobre China, una narrativa propia (Ver recuadro “Un análisis sobre China desde América Latina”).
El libro presenta a China desde el punto de vista económico y desde el punto de vista de su presencia y la respetabilidad que ha adquirido en tiempos recientes en diversos foros internacionales.
Partiendo de esta percepción macro de que tenemos este nuevo ente insoslayable en la comunidad internacional, entonces tratamos de enfocarnos en los asuntos internos.

¿Cómo cuáles?

-¿Cómo ha estado el cambio social en China? ¿Qué pasa con esta sociedad que tiene apenas 30 años en un proceso de apertura y tiene al empresariado más dinámico y más audaz de este planeta?
Pero, al mismo tiempo, es un país con enormes contradicciones y problemas de pobreza, problemas de atraso en las zonas occidentales así como el asunto de las minorías nacionales, que todavía son piedras en el zapato para el Estado de China.
Por otro lado, China no es Shangai, es un país que sigue siendo mayoritariamente agrícola, rural, y donde hay una distribución de la riqueza claramente desfavorable para estos sectores rurales.

Y, ¿en materia de política interna?

-Hay una parte del libro referida a los cambios en el sistema político. Queremos hacer notar que si bien a China se le ve desde fuera como si el Partido Comunista es el que decide y es un régimen unipartidista, hay una gran cantidad de tendencias políticas en el seno de este partido y hay una gran cantidad de nuevos actores políticos y nuevos retos.
Vemos que hay problemas severos en términos de la corrupción que podrían deslegitimar al régimen y se están tomando medidas tendientes a la solución de ese problema.
Finalmente, nos dedicamos a ver cómo está el asunto de las relaciones con Taiwán porque tiene una importancia internacional.

Costa Rica negocia actualmente un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, pero algunos empresarios dudan de la conveniencia de una negociación con una potencia tan grande como ésta. ¿Cuál es su punto de vista?

– Desde mi perspectiva, un tratado comercial debe estar diseñado en función de los intereses nacionales del país que lo firme. Estoy absolutamente seguro que China tiene perfectamente claros sus intereses en función del bienestar de su pueblo en el largo plazo.
Entonces, creo que el inicio de la evaluación de la conveniencia de la firma de un tratado comercial tendría que venir precedido por la definición de cuáles son los problemas del país y cómo solucionarlos.

El asunto de los tratados de libre comercio en América Latina tiene una vertiente ideológica: hay que firmar tratados comerciales. Pero, ¿para qué? Esa es mi pregunta fundamental.
México ha firmado muchos tratados comerciales. Sin embargo, a lo largo de este periodo, el país ha visto como ha crecido el desempleo y cómo ha disminuido la inversión en ciencia y tecnología, en educación, etc.

¿Por qué cree que las empresas chinas se han interesado en las telecomunicaciones de Costa Rica y la exploración petrolera, siendo un país pequeño al igual que Cuba?

-En este tratamiento de China de su interés nacional y su planificación a largo plazo no se trata necesariamente de los millones de habitantes de un mercado, sino que se trata de posiciones estratégicas, se trata de futuros.
Uno podría decir ¿por qué China tiene tanto interés en el petróleo de Venezuela si es un petróleo pesado, que cuesta cuatro dólares por barril con sobreprecio por el traslado a China?
Bueno, porque el petróleo es un recurso que se está terminando y dentro de unos 20 ó 30 años podrán tener tecnologías capaces de refinar estos petróleos pesados a precios competitivos.

Para usted, ¿cuál es el interés de China en Costa Rica?

-El interés fundamental inmediato de China en Costa Rica es el cerco a Taiwán, lo cual le produce a Costa Rica un momento muy interesante, muy ventajoso. Para mí eso es lo fundamental.
Desconozco los recursos naturales que tiene Costa Rica o si sus reservas petroleras son altas, pero geográficamente Costa Rica tiene una posición muy favorable como región muy cerca de Estados Unidos.
Además, pensando en el mediano plazo, este país no es descartable como una plataforma para algunas empresas de alta tecnología de China que quieran producir productos que rápida y favorablemente puedan estar en el mercado latinoamericano y europeo.


Un análisis sobre China desde América Latina

El libro “China: radiografía de una potencia en ascenso” ofrece un análisis explicativo, desde diversas perspectivas, de la especificidad de China hoy en cuanto a su relación económica y diplomática con el mundo, las complejidades de la sociedad y la cultura, los cambios en el sistema político y en la economía, la situación en el campo, la pobreza en las áreas occidentales del país, con particular referencia al Tíbet, la política hacia las regiones con mayoría de etnias diferentes a la han y las relaciones con Taiwan.
La publicación, editada por el Centro de Estudios de Asia y África del Colegio de México, fue coordinada por Romer Cornejo, quien comparte la autoría con Eugenio Anguiano, Flora Botton, María Teresa Rodríguez, Carlos Mondragón, Francisco Javier Haro y Xulio Ríos.
El libro aún no está a la venta en Costa Rica pero puede ser adquirido por Internet en el sitio web del Colegio de México
http://www.colmex.mx

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Partido Acción Ciudadana (PAC) adquiere madurez y saldrá fortalecido tras la convención del próximo domingo 31 de mayo, en la que escogerá al

El Che Guevara representa la rebeldía en sí, y una manera de intentar controlar cualquier espíritu rebelde es mostrarle lo que hipotéticamente sucede con

En un acto celebrado el 18 de mayo pasado, dicho Colegio hizo un homenaje a varios medios de comunicación que han abierto secciones y

Hace 61 años la historia costarricense vivió uno de los momentos más vergonzosos de la política nacional, cuando Carmen Lyra llegó al antiguo aeropuerto

Viendo de cara a la realidad misma, solo llegamos a la conclusión de que el espejo es la mejor expresión del realismo existente; la

Es ahí en donde la carreta se convirtió en el instrumento de trabajo y símbolo de lucha de los ticos, y no de una

“Estamos mal en el sentido en que aún queda mucho por hacer, ya que Costa Rica está dando los primeros pasos. Aún estamos lejos

La reciente resolución de la Sala Constitucional no sólo implica que el caso del diputado liberacionista Fernando Sánchez, por el escándalo del Memorando Casas-Sánchez,
Semanario Universidad