“El doble filo de la deslegitimación”

Dos de las estrategias características del discurso político son: la deslegitimación del adversario político y la (auto)legitimación de una posición o persona. Estas estrategias

Dos de las estrategias características del discurso político son: la deslegitimación del adversario político y la (auto)legitimación de una posición o persona. Estas estrategias se presentan, principalmente, en debates, plazas públicas o campos pagados durante campañas electorales o en discusiones en la Asamblea Legislativa.

No obstante, en esta campaña (al igual que en otras) también se encuentran en anuncios televisivos o de Internet. Por un lado, están los anuncios de Otto Guevara en los que se llama a no votar por “Adoquín Araya” y, ahora, se equipara a José María Villalta con un difunto presidente venezolano. Estos son ejemplos de deslegitimación, en ambos se presentan explícitamente valoraciones negativas, en uno hacia el PLN y su candidato y en el otro hacia Villalta.

También se muestra la (auto)legitimación, en este caso, de Guevara: él es la solución a los problemas y evitará la llegada del “comunismo”.

Por otro lado, Luis Guillermo Solís también recurre a la deslegitimación cuando pregunta: “¿Usted lo contrataría?”. En ese “spot” esta estrategia es la predominante; de hecho, la de (auto)legitimación no se utiliza explícitamente, por lo que los espectadores son quienes deben construirla por medio de una oposición entre Araya y Solís.

El uso de la estrategia de (auto)legitimación en una campaña electoral es esperada y necesaria, ya que los candidatos tienen que presentarse como la mejor opción, por lo que siempre mostrarán una imagen positiva de ellos.

Sin embargo, la deslegitimación conlleva varias dificultades. Si bien se muestra una imagen negativa de un  rival, la construcción de la imagen de quien se está promocionando (en estos casos, Guevara y Solís) depende de su oposición al otro candidato. Es decir, uno es buen candidato en comparación con quien es mal candidato y no por características propias.

Además, en los pocos segundos que tienen los candidatos para construir su imagen, le dan espacio a ese rival, con lo que lo posicionan como el candidato para vencer. De esta manera, le dan publicidad gratuita (aunque negativa) y dejan que sea un elemento fundamental para la construcción de su propia imagen.

Por último, los efectos de campañas negativas son difíciles de controlar e, incluso,  podrían ser contraproducentes en importantes sectores sociales, pues generarían empatía con las personas atacadas.

Habrá que esperar hasta febrero para comprobar realmente a quién benefició y a quiénes perjudicaron  estas estrategias.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

A dos meses para las elecciones nacionales más de la mitad del electorado no tiene simpatía partidaria ni ha decidido por quién votar (Foto:

Don Omar se mantuvo quieto y sereno sentado en su banco de siempre, mientras el fuerte socollón del “terremoto” de Nicoya desboronaba su horno

La polémica desatada en torno a la contratación por parte del Gobierno de una empresa china cuestionada por presunta corrupción para ampliar la carretera

Estudiantes y comunidad universitaria en general de la Universidad de Costa Rica en Guanacaste lamentamos profundamente las reflexiones del señor Erich Picado Argüello,

“Este grupo colocó al primer presidente de la FEUCR en condición de persona refugiada y ahora, al primer presidente abiertamente gay. Eso nos llena

El personal del programa PAIS-UCR levantó una huelga de 18 días, tras llegar a un acuerdo con las autoridades de la UCR el pasado

Costa do Sauípe (Brasil)- El sorteo del Mundial de fútbol de Brasil 2014 realizado hoy en Costa do Sauípe dejó a Uruguay, Inglaterra e

 El entrenador de la selección de Costa Rica, el colombiano Jorge Luis Pinto, dijo que no le causa temor el hecho de que el
Semanario Universidad