Empresarios ven con reserva mejora del país en ranking de negocios

Sector insiste en necesidad de incrementar competitividad en temas de infraestructura y tramitología.

Ante el anuncio de que Costa Rica ha sido una de las economías que más mejoró en el mundo en la medición Doing Business 2016 −hecha por el Banco Mundial−, el sector empresarial costarricense mantiene sus reservas con respecto a que los avances se reflejen en la competitividad del país.

El informe Doing Business (Haciendo Negocios), el cual mide calidad y eficiencia regulatoria, reveló que Costa Rica mejoró al implementar al menos tres reformas en varias áreas y subió en la clasificación global, pasando de la posición 83 a la 58.

Por segundo año consecutivo, Costa Rica implementó reformas en las áreas de Pago de Impuestos y Obtención de Electricidad, además de hacer más fácil la Obtención de Crédito. En la parte de Obtención de Electricidad, esto se refiere al tiempo que le toma a un empresario conectarse a la red eléctrica, en lo cual se redujo de 55 a 45 días durante el año pasado, más rápido que en Suecia.

Asimismo, el país mejoró su calificación absoluta en una escala de 0 a 100, con 68,55 puntos; es decir, casi cinco más que el año anterior.

Los empresarios aunque sí reconocen que pudieron darse estos avances en las áreas mencionadas, están claros que no es suficiente para hablar de una mejora realmente eficaz.

“Creo que tiene sentido que Costa Rica mejore en los índices, pues las últimas tres administraciones se han preocupado por impulsar iniciativas para desarrollar la competitividad, como es el caso de la Ventanilla Única de trámites para inscribir empresas o los procesos de banca para el desarrollo; pero aún falta mucho”, afirmó Arturo Condo, exrector del Incae Business School.

Por su parte, Vanessa Gibson, directora de Desarrollo Corporativo y Clima de Inversión de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) aseguró que es satisfactorio que el país haya logrado mejorar su posicionamiento en el escalafón, que por mucho tiempo lo había colocado en posiciones desfavorables.

“Sin embargo −y sin desmeritar en ninguna medida los avances−, ciertamente es necesario continuar trabajando en la mejora de aspectos claves de la competitividad y del clima de negocios del país. Esto trasciende la mejora en clasificaciones específicas”, detalló Gibson.

Coincidió con ese criterio Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), para quien existen grandes reservas de que haya habido una mejora sustancial en los tres factores a los que supuestamente se les atribuye que Costa Rica haya ascendido varias posiciones en el ranking general.

Áreas que urgen mejoras

Los índices no son lo suficientemente buenos para los empresarios y consideran que en realidad se deben entrar de lleno a temas que restan competitividad a Costa Rica. Están convencidos de que el país debe dejar de compararse con las naciones de la región centroamericana, sobre todo de cara a que está buscando ingresar al grupo de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Para Vanessa Gibson se trata de impulsar una permanente y oportuna mejora de temas claves, como el fortalecimiento del recurso humano costarricense, mayor formación en carreras de alta demanda, promoción del manejo del idioma inglés y capacidades técnicas, así como la atención de costos en los servicios claves para la operación de las compañías, la modernización de la legislación laboral y la disminución aun más de la “tramitomanía”.

“En los sectores de inversión extranjera directa que maneja Cinde, hemos escuchado el voto de confianza para el país. Pero, para que estas compañías puedan materializar sus inversiones nuevas y consolidar su presencia en Costa Rica, creciendo, reinvirtiendo y evolucionando, es necesaria la atención de los elementos del clima de negocios ya señalados”, puntualizó.

Por su parte, Francisco Llobet, presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica, dijo a UNIVERSIDAD que es indispensable volver la mirada a la reducción de trámites, ya que en el caso del sector que él representa es evidente la ineficiencia en cuanto al registro de artículos, en donde por lo general las compañías deben tener los productos en bodega durante mucho tiempo, mientras lo logran inscribir, situación que genera costos muy altos y pérdidas, al no tenerlos en puntos de venta.

De la misma forma, hay obstáculos en cuanto a la infraestructura del país, lo que produce grandes atrasos para el sector en el transporte de los productos de empresas multinacionales. Cita que el tiempo es muy elevado para llevar un producto de un país a otro, por la deficiencia en las carreteras y aduanas.

Llobet enfatizó en que Costa Rica es uno de los países más lentos para avanzar en proyectos de infraestructura; los camiones que llevan los productos deben ir muy despacio por la mala calidad de las calles y a la hora de llegar a aduanas los camiones deben esperar por horas en filas, encareciendo los costos de la mercadería.

Otras áreas que para los empresarios se deben mejorar sustancialmente, son la infraestructura portuaria y la vial, al igual que disminuir las tarifas de los servicios públicos utilizados en la producción, promover más la innovación empresarial y equilibrar las finanzas públicas.

Un asunto de perspectiva

A pesar de que el ranking del Doing Business planteó que existe una mejora en cuanto al acceso de la electricidad, la obtención de créditos y una mejor recaudación de los impuestos, hay sectores que no coinciden con que realmente se diera un avance.

“En cuanto a la obtención de servicios de electricidad, de nada sirve que el acceso sea supuestamente fácil, si la tarifa es cara y poco competitiva. En pago de impuestos, si bien muy recientemente se están considerando medidas en la dirección adecuada, las acciones anteriores en requerimientos duplicados de información, fueron muy negativos, y finalmente, en cuando a acceso a crédito, nuestras conversaciones con los pequeños y medianos industriales nos dicen que sigue habiendo problemas al respecto”, criticó el presidente de la CICR.

Mientras tanto, autoridades del Gobierno sostienen que durante años se ha desarrollado una estrategia de mejora de las condiciones del clima de negocios, que, en su criterio, se ve reflejada en los avances obtenidos en los indicadores de competitividad internacional.

“Estar en posiciones menores a la 50 en tres indicadores −dentro del 30% de los países mejor calificados del estudio− hablan por sí solos”, expresó el ministro de Economía, Welmer Ramos.

Sí reconoció que se requieren indicadores específicos y que los señala el Doing Business, como es el caso de la protección de inversionistas, el cumplimiento de contratos y resolución de insolvencia.

“Desde el Gobierno estamos realmente satisfechos, ya que el país también mejora son respecto a sus propias calificaciones, lo cual refleja que no solo se ha continuado, sino que se ha intensificado el esfuerzo de mejora en la tramitología”, agregó el ministro Ramos.

 

Calificaciones obtenidas por Costa Rica

Facilidad de hacer negocios – Apertura de una empresa-Manejo de permiso de construcción- Obtención de electricidad- Registro de propiedades- Obtención de crédito- Protección de los inversionistas minoritarios- Pago de impuestos- Comercio transfronterizo- Cumplimiento de contratos- Resolución de la insolvencia

58 121 49 23 53 7 166 80 67 124 87

*Fuente: Doing Business-Banco Mundial

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

La División Territorial Administrativa (DTA) del país en provincias, cantones y distritos constituyó el marco inicial

Yo me estaba quedando con una amiga cuando tocaron la puerta.

Les comparto mis reflexiones, como costarricense e investigador muy preocupado por la crisis de gobernabilidad
Semanario Universidad