Luis Paulino Vargas, economista:

“Es urgente torcerles los brazos a los bancos”

Economista considera que las tasas de interés deben bajar, de lo contrario las cifras de desempleo, subempleo y precariedad laboral podrían empeorar.

El nivel alcanzado por las tasas de interés en el actual contexto de baja inflación constituye un factor que atenta contra el crecimiento del sector productivo y la generación y mejoramiento del empleo.

Para el economista Luis Paulino Vargas es urgente bajar las tasas de interés, si se quiere mejorar el lúgubre panorama laboral
Para el economista Luis Paulino Vargas es urgente bajar las tasas de interés, si se quiere mejorar el lúgubre panorama laboral

Así lo explicó el economista Luis Paulino Vargas, quien detalló que cuando las empresas buscan crédito se enfrentan a la llamada tasa de interés real, que toma en cuenta el tamaño de la inflación.

Según datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR) actualizados al 6 de octubre, la tasa de interés a la que los bancos estatales prestan dinero al sector industrial es de un 13,10%, mientras que al sector de la agricultura es de un 13,59%.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) recién publicó el volumen del mes de setiembre del índice de precios al consumidor (IPC), y establece que la variación acumulada de enero a setiembre de este año es de -0,7%.

De acuerdo con Vargas, quien es director del Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (Cicde) de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), esas cifras implican que las empresas productivas que requieran créditos deben tener altos márgenes de utilidad para poder hacer frente al pago de la deuda.

¿Por qué considera que las tasas de interés están altas?

−Vemos que el Gobierno les ha pedido a los bancos que bajen las tasas de interés; el Banco Nacional aparentemente se comprometió a hacerlo y se espera que los demás bancos lo sigan. Las tasas en realidad han llegado a estar al 14% o 15%, mientras que la inflación está en 0%.

Ello quiere decir que las tasas de interés están extremadamente altas, el interés real es de 14%. Para determinar esto se toma la tasa nominal y se le resta la inflación.

La inflación hace que el dinero pierda valor. La primera función de la tasa de interés es mantener el valor del dinero ahorrado, entregado en crédito o invertido. Es decir, compensar la inflación para que no disminuya el valor del dinero. Luego entra el tema de lograr una rentabilidad por encima de la inflación; lo que exceda la inflación es la rentabilidad real. Si la tasa de interés es igual a la inflación simplemente la compensa. El rendimiento real se da cuando la tasa de interés excede la inflación. Lo racional es que la exceda por poco, un 4% o a lo mucho un 5%; pero, cuando el interés real es de un 10% al 12% o 13%, ello quiere decir que para las actividades productivas es exageradamente alto, pues es prácticamente imposible que cualquier actividad productiva logre una rentabilidad del 14%.

Cuando una empresa asume un crédito y tiene que pagar la tasa de interés, se supone que tiene rentabilidad suficiente para pagar esos intereses y que aún quede una ganancia; pero con una tasa real superior al 10% es prácticamente imposible lograr rentabilidad que satisfaga ese nivel.

¿Qué consecuencias se verán a mediano plazo?

−El hecho de que las tasas estén tan altas es uno de los factores que influye en que la economía tenga un mal desenvolvimiento. Para las empresas, es muy difícil asumir créditos para financiar nuevas inversiones. Es una de las razones detrás del actual estancamiento. Al ser las tasas de interés en términos reales extremadamente altas, exigen niveles de rentabilidad difíciles de alcanzar para que una empresa se pueda financiar con crédito bancario, aun más en el sector de la agricultura.

Ante esto, las empresas se ven inhibidas para asumir créditos y hacer nuevas inversiones; si no hay nuevas inversiones, las empresas no expanden la producción y no generan empleo; por ello el desempeño de la economía es sumamente mediocre.

La economía en los últimos meses ha crecido en tasas sumamente bajas para Costa Rica, del 2% o 3%. Además, la situación de empleo es malísima desde todo punto de vista, no solo por las tasas de desempleo, que constituyen solo una parte del problema. También hay que tomar en cuenta la realidad del subempleo, que incluye a quienes trabajan jornadas parciales o están en la informalidad, y la precariedad laboral, trabajos de mala calidad.

En la actualidad, se habla de unas 230.000 personas desempleadas, 280.000 subempleadas y una suma increíble de 930.000 en situación de precariedad laboral. No se puede hacer la suma de esos tres factores, porque hay personas que pueden aparecer en dos rubros al mismo tiempo. Aun así se puede calcular que en las tres categorías las personas trabajadoras afectadas deben ser más de un millón, lo cual es catastrófico.

Un aspecto importante causal de esta realidad es el nivel de las tasas de interés, que favorece a los bancos, al sector financiero y a las personas rentistas, mientras es perjudicial para la producción y la generación de empleo, porque frena la inversión de las empresas.

¿Si los bancos no bajan la tasa de interés, no se remedia esa situación “catastrófica”?

−Creo que es una condición necesaria, pero no es suficiente; debe ir acompañada por otras medidas, pero bajar las tasas es urgente. El Gobierno en todo es igual, no tiene decisión para nada. Pasan titubeando, pero es urgente torcerles los brazos a los bancos y obligarlos a bajar las tasas de interés; no entiendo qué hace el BCCR para hacer que los bancos reaccionen.

“Un proceso gradual”

A pesar de que recientemente algunos medios informaron que el Banco Nacional había aceptado la solicitud del poder Ejecutivo, al buscar un criterio al respecto de esa institución, la oficina de prensa informó que “por iniciativa propia, el Banco Nacional se encuentra realizando una revisión de su margen de tasas de interés. Debido a que todavía la institución está haciendo los estudios correspondientes, no es posible ofrecer mayores detalles”.

Desde el BCCR se envió la aclaración de que en materia de tasas de interés, es competencia del Consejo de Gobierno hacer solicitudes a la banca pública y que por eso a este Banco no le corresponde hacer esa solicitud no solo a la banca estatal, sino que tampoco a otros intermediarios; “por tanto, desde el BCCR no se ha hecho ni se planea realizar dicha solicitud”.

La posición del BCCR −enviada por medio de su oficina de prensa− añadió que esa entidad durante este año ha insistido en que “existen algunas condiciones financieras y económicas, para que en general las diversas tasas de interés (activas, pasivas, de deuda, etc.) del sistema financiero se ajusten a la baja, tal y como lo ha hecho la Tasa de política monetaria (TPM)”.

La TPM es la tasa de interés objetivo para las operaciones interbancarias, que en este caso el BCCR busca que se cumpla mediante las diferentes medidas de política monetaria.

El comunicado añade que desde el BCCR se reconoce que la transmisión de movimientos de la TPM hacia el resto de tasas de interés de la economía es “un proceso gradual” y que por ello se considera “que aún existe espacio para reducciones adicionales”.

Se buscó la opinión del Ministerio de Hacienda, pero al cierre de edición no fue posible hablar con el jerarca Helio Fallas.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

El día 30 de agosto del 2015, se le dedico el partido entre Liberia contra el santos a la memoria de quien en vida

La Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia declaró sin lugar la demanda por un supuesto acoso laboral presentada por la funcionaria Sonia Salazar

Semanario Universidad