Maduro está pagando la factura de no renovar

A Nicmer Evans el chavismo oficialista lo rechaza por traidor y los opositores por chavista. Es político y politólogo, docente en Universidad Central de Venezuela

Caracas. A Nicmer Evans el chavismo oficialista lo rechaza por traidor y los opositores por chavista. Es político y politólogo, docente en la Universidad Central de Venezuela (UCV), la principal casa de estudios superiores venezolana, donde imparte cursos teóricos y de socialismo. Se presenta como seguidor de la obra de Hugo Chávez y dirige un grupo llamado Marea Socialista e intentó ser candidato para estas elecciones parlamentarias, pero topó con el rechazo de un sector del “madurismo”, al que considera “un error histórico”.

Este lunes, 14 horas después de conocer el resultado oficial de las elecciones parlamentarias que dieron un triunfo a la oposición, Evans interpretó la jornada del domingo como “la factura que el pueblo le cobra al gobierno de Nicolás Maduro” y poco más allá.

Contenido Relacionado

“Es resultado de un profundo deterioro de la izquierda en Venezuela. Los venezolanos reaccionaron ante la falta de renovación de la propuesta de izquierda. Chávez fue el ícono que levantó fuerzas de izquierda y que levantó una perspectiva de izquierda. Lideró la lucha contra el ALCA e inspiró fuerzas afines en países de la región. Logró una extraordinaria fuerza frente al poder de Estados Unidos y sus expresiones monetarias, pero todo proceso político necesita una permanente renovación”.

venezuelaAsamblea Claro, pero murió Hugo Chávez en el 2013.

Después de la muerte del presidente Chávez, hubo una falta de capacidad de adaptación. Hubo desorientación y se vino aguas p’abajo esa conexión del gobernante de izquierda con su pueblo. Ha ido pasando a la izquierda también en otros países, lo que está pasando a Dilma Rousseff en Brasil, la pérdida de elecciones en Argentina, un debilitamiento del gobierno de Rafael Correa y el inicio del diálogo entre Cuba y Estados Unidos, casi a punto de eliminar el bloqueo.

 ¿Dice que hubo factores locales pero también externos en esta derrota del chavismo?

Mira, todo el contexto ha cambiado. Es un error mantener el mismo discurso, las mismas consignas y los mismos eslogan. Llegó una factura que cobra no solo el pueblo sino también los actores internacionales que tienen muchísimo interés en Venezuela y en general en América Latina. Es el extravío del legado de la izquierda; hay una exigencia de renovación de este sector de la izquierda para no quedar en solo un recuerdo nostálgico.

 ¿Cómo explica entonces qué es la oposición congregada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD)?

Hoy es la receptora de un voto castigo contra el gobierno de Maduro y de las expectativas que se crearon después de la muerte del presidente Chávez y que fueron insatisfechas en el gobierno del presidente Maduro. La oposición es una mezcla, ni siquiera una amalgama, de fuerzas inconexas que tienen como reto fundamental generar algún tipo de políticas orgánicas para aprovechar el triunfo electoral en esta coyuntura.

 ¿Corre peligro la continuidad del gobierno de Maduro?

La vocación democrática de este país quedó totalmente demostrada. A Maduro se le puede atribuir una eventual poca vocación democrática y decisiones poco democráticas a lo interno de su decisión, pero no por ello vamos a descalificar el ejemplo de la gente este domingo. El Gobierno, la oposición y el país entero mostraron su vocación absolutamente democrática. No hay espacios para golpes de Estado ni destituciones forzadas. La continuidad solo sería tema si convoca un referendo revocatorio en el que constitucionalmente el pueblo decida, pero mientras él sea presidente de la República en el marco de la Constitución, tendrán que seguirlo aguantando.

La mayoría parlamentaria podría dar para convocar un referendo, ¿no?

Bueno, habría que ver cómo el pueblo decidiría trasladar el resultado de unas elecciones parlamentarias a una elección plebiscitaria, pero eso… ese fue el error que cometió el Gobierno, de pensar que estas eran unas elecciones plebiscitarias. Ese sería otro escenario, en caso de que la oposición presione para ello. Y habrá sectores de oposición que no creen conveniente sacar a Maduro para que él se haga responsable de decisiones económicas que inevitablemente van a demandar sacrificios de la población.

p-15-linea2principal

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!