Marco Vargas, embajador designado en el Vaticano: “La función de la embajada no es religiosa”

Marco Vinicio Vargas fue embajador en Belice y Uruguay. Ahora ocupará ese puesto ante la Santa Sede. (Foto: Katya Alvarado)Marco Vinicio Vargas es un

Marco Vinicio Vargas fue embajador en Belice y Uruguay. Ahora ocupará ese puesto ante la Santa Sede. (Foto: Katya Alvarado)

Marco Vinicio Vargas es un viejo conocido en el servicio diplomático. Exembajador en Belice y Uruguay y actual jefe de protocolo de la Cancillería, será el próximo embajador ante el Estado de la Ciudad del Vaticano, en reemplazo del exlegislador Fernando Sánchez.

Asegura que él le solicitó el puesto al presidente Luis Guillermo Solís, e intentará darle “al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios”.

Vargas todavía está perplejo por la gran cantidad de entrevistas que le ha pedido la prensa. “Ni don Román Macaya, que va para Estados Unidos, ha tenido tantas”, asegura. Con 59 años de edad, asumirá la embajada en la primera semana de octubre.

Esta administración viene con una promesa de cambio y su nombramiento surge a partir de este compromiso. ¿Se verá reflejado ese cambio que propone la administración Solís Rivera ante el Vaticano?

−Yo diría que no; hay un asunto meramente coyuntural y de coincidencia. Soy un diplomático con carrera de 38 años y sabía que el nombramiento ante la Santa Sede era político y cambiaba, como lo han hecho otros. A mí me interesó la Santa Sede; entonces a don Luis Guillermo siendo presidente electo tuve la confianza de decirle: Presidente, ya a mí me toca rotar; llevo tres años acá y me toca salir al exterior. Le manifesté que uno de los destinos que me interesaría era la Santa Sede. No creo que haya ningún cambio en las políticas. La gestión mía va a ir hacia una relación, internacional, entre dos Estados soberanos.

¿Por qué le interesaba tanto el Vaticano?

−He estado como embajador y cónsul general en varios países en relación bilateral, que es la que me gusta. He leído y me pareció interesante como diplomático esa característica especial que reviste a la Santa Sede y, sobre todo, al Papa, que es un jefe de Estado y a la vez es un líder espiritual y mundial.

Como embajador, ¿cómo se hace ese balance entre la parte política y la parte religiosa?

−Creo que hay que dividir y vamos a aplicar la famosa frase: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios”. No voy en una misión religiosa, voy en una misión del Estado costarricense ante la Santa Sede.

Pero la cabeza de este Estado es además la cabeza de la religión mayoritaria en Costa Rica. Eso crea, al menos, una complicación.

−Sí, pero acuérdese que tenemos que diferenciar lo que es la Iglesia local, la Santa Sede, y la Santa Sede y el Estado son respetuosos −como relación entre los Estados− de las decisiones. Si se presentan temas para discutir, para opinar, para eso es que va un embajador: para ser un medio de comunicación y obviamente por la parte representativa. A mí me duele mucho cuando la gente cuestiona ¿por qué una embajada en la Santa Sede? Todos los países son importantes, pero en el caso de la Santa Sede hay una doble importancia, por ser este país de mayoría católica y por ser jefe de Estado y por ser líder espiritual de los católicos.

Precisamente por esa relevancia católica que usted menciona, ahora viene la negociación del concordato. ¿Cuál va a ser la línea?

−La Embajada de Costa Rica ante la Santa Sede tiene una participación mínima en este concordato. La negociación es entre una comisión formada por la Nunciatura Apostólica, que es la Embajada de la Santa Sede; ellos forman un grupo de juristas que ellos elegirán, y por su parte el Estado costarricense presidido por un grupo de juristas y gente de la Cancillería. Yo era parte de la Comisión del Concordato cuando comenzamos a reunirnos; por el momento no se han vuelto a reunir, aunque el Presidente dijo que seguirán los diálogos. Como miembro de esa comisión, le puedo garantizar que no se le está dando ningún beneficio a la Iglesia Católica.

Doña Laura Chinchilla era hija predilecta de la Iglesia, mientras que don Luis Guillermo Solís ni siquiera incluyó una oración al asumir la presidencia. ¿Pesará esto?

−No tiene nada que ver; la religiosidad o no religiosidad de un presidente no tiene por qué interferir en una relación de Estado.

Pero si un Estado es confesional y el otro es el representante de esa religión, aparte de lo político llega lo religioso.

−Van de la mano, pero ahí hay que hacer una diferencia. Vea que don Luis Guillermo fue al Día de San Pedro y participó. De acuerdo a las normas de protocolo, el presidente de la República a la única recepción de Fiesta Nacional que atiende es a la de la Santa Sede, y ahí estuvo con su señora, fueron los dos. Eso no tiene nada que ver, porque es la relación del Jefe de Estado costarricense que asiste a la fiesta nacional de otro Estado.

¿Y por qué esta es la única fiesta a la que va?

−Porque de otro modo se pasaría todo el año en fiestas nacionales. Además, por la costumbre de ser de mayoría católica y porque así lo estipula la Convención sobre las Relaciones Diplomáticas, el nuncio es el decano del cuerpo diplomático, aunque haya llegado de último.

Ve como sí hay ciertos privilegios para el Vaticano.

−Pero eso no es un privilegio, es una cortesía.

Cortesía que no se les da a otros Estados.

−Pero mire que no solo en Costa Rica; hay Estados que no son confesionales y también lo hacen, por ser de mayoría católica. Pero volviendo a su pregunta, la relación entre los dos Estados es excelente y eso es independiente de si un jefe de Estado es más o menos religioso.

La gestión de don Fernando Sánchez ha sido religiosa. Incluimos a la Virgen de los Ángeles en una capilla, fue Floribeth Mora y de parte de la embajada se gestionó todo el proceso. Estos recursos políticos fueron usados para una gestión religiosa. ¿Qué podría variar en su gestión?

−Don Fernando, en efecto, por ser una persona muy piadosa le dio muchísima importancia, fue muy mediático con la parte religiosa, pero en mí la Iglesia local van a tener un colaborador y un amigo; pero, hay algunas cosas que les toca a ellos. Si hay que celebrar a la Virgen de los Ángeles, yo los apoyaré desde la Embajada, pero serán iniciativas de ellos, y otras iniciativas que son importantes para el pueblo tendrán el apoyo de la Embajada, pero su función no es religiosa, es estatal.

Aunque se le han dado ambas facetas en los últimos cuatro años.

−Sí, porque don Fernando es una persona muy piadosa y los medios siempre le dieron seguimiento a las actividades de él, sobre todo estas de tipo religioso.

Entonces ahora la parte es redirigirla hacia la parte política.

−No necesariamente. La Conferencia Episcopal y la Iglesia Católica tendrán en mí un colaborador, pero la misión diplomática como tal es una relación entre Estados. Creo que don Fernando lo hizo, pero tal vez no se le dio la publicidad que se le debió haber dado. En la parte política hay muchísimo que hacer.

Usted me dice que muchos países dan preferencias al nuncio siendo confesionales o no. Hablando de eso, ¿cómo será la gestión de la Embajada respecto al tema del Estado laico o no?

−No es función de la Embajada negociar un Estado laico con la Santa Sede. El embajador no es un hacedor de política, yo no soy un hacedor de política. Soy un representante. La Santa Sede es pro Estados laico y lo he hablado con altos prelados de la Santa Sede y me han dicho que eso está en su Concilio Vaticano. No se trata de pelear, porque no hay pleito.

Al menos con el Estado del Vaticano.

−Con la Santa Sede. No hay. Ellos promueven más bien los Estados laicos. ¿Cuál sería mi papel? Si yo recibo instrucción del Presidente o del Embajador, lo haré.

Don Fernando también era representante ante la FAO. Usted supongo que también ocupará ese puesto. ¿Cómo va a perfilarlo?

−Hay varios proyectos. Tuve un primer contacto con el Ministro de Agricultura; hay proyectos de cooperación importantes y de seguridad alimentaria, donde Costa Rica está trabajando. Tenemos dos funcionarios.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Toda la culpa es de un colega del diario mexicano La Jornada. Fue cuando me percaté que el negocio de importantes plataformas en la

De hecho, en la última de esas demostraciones axiomáticas, Villalobos afirma que dirigentes y simpatizantes del FA “comparten la misma acriticidad y fascinación por

El presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), Guillermo Santana, solicitará un permiso sin goce de salario a la Universidad de Costa Rica

Desde hace poco no se están enviando a domicilio los recibos de cobro por servicios públicos; ahora se envían por correo electrónico. Así está

Apetitosas en exceso y para nada eróticas resultan en cambio las parejas que en Costa Rica desean la fecundación en vitro, que la legislación

Nueva York, 23 jul (dpa) - El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy una investigación completa sobre el hallazgo de cohetes

El grupo BRICS emitió la “Declaración de Fortaleza”, un documento de 72 puntos, que analiza las perspectivas de esa integración y establece los principios

Lo que ofrecen estas organizaciones es asesoramiento en diseño de imagen corporativa, protección de propiedad intelectual, capacitación en temas tales como inteligencia competitiva,  incluso
Semanario Universidad