Moratoria a transgénicos enfrenta a ecologistas y Gobierno con la industria

El cultivo de semillas transgénicas podría enfrentar una moratoria de aprobarse un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa. (Foto: archivo)El proyecto de ley

El cultivo de semillas transgénicas podría enfrentar una moratoria de aprobarse un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa. (Foto: archivo)

El proyecto de ley que pretende establecer una moratoria indefinida a la liberación y cultivo de organismos vivos modificados (transgénicos) en el país tiene un panorama complicado en la Asamblea Legislativa, pese al apoyo manifiesto de los ministerios de Agricultura y Salud.

La propuesta de ley fue presentada durante la legislatura anterior por el diputado del Frente Amplio, José María Villalta, con el respaldo de varios diputados de la pasada fracción del PAC. Hoy se encuentra bajo análisis en la Comisión de Asuntos Agropecuarios.

Tanto el ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz, como la ministra de Salud, María Elena López, se han manifestado a favor de establecer la moratoria, mientras el país no cuente con las condiciones que garanticen la “bioseguridad” a la hora de liberar organismos vivos que hayan sido modificados genéticamente mediante biotecnología.

Sin embargo, la propuesta cuenta con el rechazo de las cámaras empresariales, de alguna parte de la comunidad científica y, desde luego, de las compañías que representan los intereses de las transnacionales dedicadas al desarrollo de este tipo de organismos modificados.

Ecologistas y académicos que respaldan la iniciativa consideran necesaria la moratoria,  hasta que el país tenga los instrumentos técnicos y legales que garanticen la seguridad en la liberación de los transgénicos.

En medio de esta discusión, la Sala Constitucional la semana anterior declaró parcialmente con lugar un recurso, estableciendo que la información relativa a los expedientes de cultivos transgénicos no tiene por qué ser confidencial y debe estar al alcance del público.

“ES SEGURA”

Martín Zúñiga, director ejecutivo de CropLife Latin America (empresa que representa a varias transnacionales vinculadas a la producción de transgénicos, entre ellas Monsanto), considera que la moratoria no tiene razón de ser y sostiene que los transgénicos son seguros.

“Con las normas de bioseguridad apropiadas, que ya están normadas en el país, es una tecnología que le permitirá al país una agricultura de avanzada y continuar siendo uno de los proveedores de semilla de alta tecnología para el mundo”, comentó.

Zúñiga cree que una moratoria representaría una “gran pérdida” para el país, en los esfuerzos de investigación que se han hecho desde la academia y de formación de profesionales en el área de biotecnología.

“La mejor evidencia viene de los países desarrollados donde la tecnología ha sido aprobada, aunque en algunos países de Europa aún se mantienen reservas; países como España, Rumanía y Rusia las tienen, Estados Unidos obviamente, y en América Latina grandes productores agrícolas como Brasil y Argentina tienen muchos años de usar la biotecnología”, argumentó.

Zúñiga asegura que los transgénicos no tienen riesgos de contaminación genética o problemas de resistencia a herbicidas, más allá de los que presentan los organismos no modificados, y que la semilla transgénica se entrega siempre con un “paquete tecnológico” que permite cultivarlos con seguridad.

Este criterio no lo comparte el catedrático en Biología de la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Estatal a Distancia Jaime García, para quien no existen pruebas contundentes de la seguridad de los transgénicos al ser liberados.

“Una vez que se libera un organismo vivo al ambiente, nadie puede controlarlo. Ninguna norma puede atajar un organismo vivo una vez liberado al ambiente; no podemos estar las 24 horas controlando, y aunque pudiéramos, ¿cómo se controla el polen?, ¿cómo se controla que animales o personas lleven semilla de un lado a otro?”, cuestionó García.

Para este académico, el país requiere de una moratoria, no de plazo definido, sino hasta que se cumpla con una serie de condiciones, como tener una ley de bioseguridad, que no existe actualmente.

“No se está haciendo un análisis de riesgo-beneficio. ¿Dónde están los beneficios para Costa Rica de cultivar transgénicos en relación con los riesgos? Algo tan básico como esto no se está haciendo”, criticó.

García indicó que si bien está clara la posición de los ministerios de Agricultura y Salud a favor de la moratoria, en contraste, el Ministerio de Comercio Exterior se ha expresado en contra, dejando ver que el tema no se ha tocado en el Consejo de Gobierno, pese a que fue uno de los compromisos adquiridos por el presidente Solís en el “Pacto Ambiental”.

El investigador expuso que al Cómex debería preocuparle el tema, ya que un estudio de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) registra 198 casos de rechazo a importaciones, por haberse detectado contaminación de transgénicos en países desarrollados.

Considera que pese al rechazo a la posibilidad de una moratoria por parte de algunos académicos y científicos relacionados con el tema, el proyecto de moratoria no interrumpe las investigaciones, y recordó que el año anterior el Consejo Universitario de la UCR recomendó una moratoria al cultivo de transgénicos en suelo nacional.

García, quien es miembro de la Comisión Nacional Técnica en Bioseguridad, estima que será difícil que el proyecto de moratoria se apruebe en la Asamblea Legislativa, ya que cuenta con la oposición de partidos como Liberación Nacional y el Movimiento Libertario, por lo que piensa que el Gobierno debería valorar la posibilidad de establecer la moratoria mediante un decreto.


Luis Felipe Arauz, ministro de Agricultura:

“La bioseguridad en el país es muy laxa”

El ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz, considera que el país no tiene las condiciones necesarias de bioseguridad, para permitir más cultivos transgénicos. (Foto: archivo)

El ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz, reiteró a UNIVERSIDAD su apoyo a la propuesta de una moratoria, pues considera que en el país aún existen muchas dudas sobre la bioseguridad, al permitir el cultivo y liberación de organismos transgénicos al ambiente.

“Creo que es bueno hacer una pausa, y por eso la moratoria debe tener un tiempo limitado, no puede ser indefinida. Estamos proponiendo tres o cuatro años y en ese tiempo procurar que haya mayor consenso, reforzar el tema de la bioseguridad en el país, que aunque se diga que es “buenísima”, en realidad es bastante laxa”, afirmó el ministro.

Para el jerarca gubernamental y exdecano de la Facultad de Ciencias Agroalimentarias de la UCR, es necesario analizar y entender lo que han hecho otras naciones desarrolladas en este tema, como es el caso de Alemania, Japón y China, donde existen restricciones al cultivo de transgénicos.

Arauz considera que la moratoria debe dejar por fuera la importación de semillas transgénicas, que son utilizadas como materia prima para la elaboración de concentrados para animales, así como aquellos transgénicos que se obtienen del intercambio de material genético entre plantas “compatibles”, como serían una naranja y un limón, o un plátano y un banano.

“A mí me gustaría ver una comisión de bioseguridad independiente del Gobierno. En este momento son representantes de los diferentes ministerios, que van a responder a las políticas del gobierno de turno, mientras que una comisión independiente daría más tranquilidad a  la población, del análisis que se está haciendo de forma científica”, añadió.

El Ministro considera que en esas condiciones una moratoria sería factible y no tendría un impacto importante en la economía del país, dado que la agricultura costarricense no está basada en este tipo de organismos modificados y estos tampoco han mostrado nada extraordinario.

“En Honduras en el 2007, se aprobó la siembra de maíz transgénico, y los rendimientos del maíz del 2007 al 2013 son más o menos los mismos; no se ha favorecido el rendimiento y es inferior al de Costa Rica. Se han  exagerado demasiado las bondades de los cultivos en el largo plazo; entonces creo  que podemos hacer la pausa, sin que eso venga en detrimento de la agricultura nacional”, aseveró.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Mientras un nuevo fantasma recorre Europa desde hace varios años, con sus vientos neoliberales que solo encuentran ecos en el mercado y las finanzas,

Parece ser ya una sentencia cultural que las guerras y la sangre sean fuentes privilegiadas de abundantes obras literarias. Se da por entendido que

Los diputados de la subcomisión de Hacendarios que estudia el presupuesto nacional rechazaron la moción presentada por el diputado Ottón Solís, del Partido Acción

Duele en el alma. Cuando miras el exterminio sionista de la población palestina de Gaza y su apropiación de cientos de acres en Cisjordania,

Rodolfo Piza tuvo al cierre de la campaña un asesor para afrontar los debates y presentaciones en público. (Foto: archivo)Los contratos de intermediación que

La capacidad de superar las fricciones internas entre los dirigentes del PAC depende en buena medida de que el partido logre pasar de la

Al cumplirse el centenario de su nacimiento, el 15 de setiembre, el mundo hispano repasa su obra y su legado, y, claro, su polémico

Los chilenos de Les Carillons presentarán El Seicento. Música Italiana de inicio del siglo XVII, el nacimiento de un nuevo estilo. (Foto: tomada de
Semanario Universidad