Nuevo modelo de cobro limitaría acceso a Internet

Usuarios consideran que la nueva modalidad de cobro propuesta encarecerá sensiblemente la Internet móvil, e incentivaría la brecha digital. (Foto: Katya Alvarado)La propuesta de

Usuarios consideran que la nueva modalidad de cobro propuesta encarecerá sensiblemente la Internet móvil, e incentivaría la brecha digital. (Foto: Katya Alvarado)

La propuesta de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) de cambiar el modelo de cobro de Internet, no solo genera polémica por la medida, sino también por la supuesta intención de favorecer a las empresas telefónicas, en detrimento de los usuarios, quienes además enfrentan limitaciones para ser escuchados en las audiencias públicas donde se discuten esos cambios tarifarios.

Cabe mencionar que la Sutel anunció que el 1 de julio presentará −en una audiencia pública− una propuesta de tarifa única para servicios de Internet móvil pospago y prepago, de ¢0,0075 por kilobyte (KB) de datos, con el objetivo de que el plan entre a regir en agosto.

El modelo, que ya se aplica a la telefonía prepago, elimina también en los nuevos contratos pospago la actual tarifa “plana” por velocidad de conexión, e introduce el cobro por la cantidad de datos descargados en el mes.

El argumento utilizado por la Sutel y por Gisela Kooper −ministra de Ciencia y Tecnología y Telecomunicaciones, quien dijo estar “totalmente de acuerdo con la propuesta”− es que el nuevo modelo ayudará a desahogar la saturación de la plataforma de Internet celular. Esto, porque según cifras de la Sutel, un  5% de los cuatro millones de usuarios acaparan el 40% de los recursos del sistema, afectando a los demás con una merma en la calidad del servicio, y que lo justo es que cada quien pague según su consumo, de acuerdo con los estándares internacionales.

Los voceros de la Sutel han dicho que la nueva modalidad de pago no se aplicará al contrato pospago actual, pero cuando este se extinga, el usuario podrá escoger el plan de su conveniencia. Además, se obligará a los operadores a vender un paquete básico de servicio pospago, que incluya una descarga de medio gigabyte (500 megabytes), a un precio no mayor a ¢3750. Afirman que para el usuario promedio es una cantidad suficiente y que incluso este podría terminar pagando menos de lo que paga en la actualidad. Cabe señalar, sin embargo, que cálculos hechos con ejemplos de descargas contradicen esas afirmaciones (ver recuadro).

Organizaciones como la Asociación de Consumidores de Costa Rica, el Colegio de Periodistas (Colper) y otros sectores, han externado disgusto con la pretensión de la Sutel, la cual ya a inicios del año  había sido criticada por haber autorizado a las empresas telefónicas aplicarle al usuario la cláusula del llamado “uso justo”. Lo anterior, sin fijar de antemano los parámetros para saber qué es y qué no, un uso justo de la plataforma, sino que cada empresa establece cuál es el límite para considerar el uso justo.

“Sentimos que la Sutel está volcada completamente a las empresas. Si uno empieza a medir el tipo de actuaciones que ha venido teniendo respecto a los usuarios, uno se da cuenta que no somos tomados en cuenta”, lamentó Erick Ulate, presidente de Consumidores de Costa Rica.

La organización presentará un documento técnico diciendo por qué no está de acuerdo con el modelo; lo que no han definido es si van a participar en la audiencia convocada para el 1 de julio, porque “eso al final de cuentas tiende a ser más un espectáculo que otra cosa” (ver recuadro).

ELITISTA

Consumidores de Costa Rica considera que la nueva modalidad de cobro no garantiza una mejora en la calidad del servicio, sino que lo encarecerá irremediablemente, lo hará elitista y atenta contra el modelo solidario que permite la ejecución de los proyectos de educación pública y del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel), entre otros aspectos, como lo advirtió en el 2012 el entonces presidente de la Sutel, Carlos Raúl Gutiérrez, quien se opuso al nuevo modelo −entre otras razones− porque consideró que podría significar una “barrera competitiva”.

Por su parte, el Colegio de Periodistas expresó que la medida propuesta propiciará un aumento en la brecha digital, y no ve justificable que el abuso en el servicio por parte de un 5% de los usuarios, derive en una medida que perjudica a la mayoría, y en especial a las personas de menos recursos.

Luis Amón, vicepresidente de la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic), instó a pensar en otras soluciones para mejorar la calidad del servicio. No puede haber tarifas lineales para todos, debe haber segmentación para los diversos consumos −así como lo hay en electricidad−, y no debe haber topes, para que el operador que sea más eficiente pueda ofrecer paquetes más atractivos a los usuarios.

“Si me van a castigar con la tarifa, pero la única forma de acceso que tengo en el área rural es Internet móvil, entonces me están castigando doblemente; no solo estoy en brecha digital porque estoy en área rural, sino que además ahora me resulta más caro conectarme a Internet, que es lo que me permite educarme”, ejemplificó Amón.


Usuario desarmado

“Lo que era una buena intención se ha convertido en un saludo a la bandera”, afirmó el exregulador general Leonel Fonseca, en referencia a la audiencia pública establecida para escuchar a las partes interesadas en los procedimientos de modificaciones tarifarias que realizan la Aresep y Sutel.

Su conclusión se basa en que el ciudadano de a pie generalmente llega sin documentación técnica y legal, para oponerse a las pretensiones de las empresas proveedoras de los servicios, que sí cuentan con asesoría profesional. Hay que estudiar expedientes, a veces de varios tomos, y luego no se consideran las oposiciones, por lo que la gente se cansa de participar, dijo Fonseca.

Erick Ulate, presidente de la Asociación de Consumidores de Costa Rica, señaló que a la audiencia pública “hay que ir muy preparado y con buen manejo de los modelos econométricos que se aplican en el mercado específico”, lo cual el ciudadano de a pie no conoce y cuando se acerca  incluso plantea cosas que no forman parte del modelo de costos. Al final se frustra, porque la tarifa aumenta y su participación no sirvió de nada.

Sobre este tema, Eduardo Castellón, vocero de la Sutel, aseguró que la entidad les da respuesta a las observaciones que se hacen en las audiencias, con base en criterios técnicos. Las observaciones se someten a estudio y se acogen las que se consideran pertinentes y técnicamente viables; se hace el análisis y se eleva al Consejo de la Sutel, que decide con base en el estudio técnico que hay detrás para ver si se justifica o no la propuesta.

Ana Zeledón, directora de estudios económicos de la Defensoría de los Habitantes, comparte la opinión de que la participación de los usuarios en las audiencias públicas normalmente no tiene incidencia en la fijación de tarifas en sí, porque no llevan estudios y análisis técnicos.

“Creemos que el sistema de audiencias requiere una revisión, para buscarle una mayor efectividad y que signifique un incentivo para que las personas asistan”, dijo la funcionaria, quien acude a dichas audiencias en nombre de la Defensoría.


Casos concretos

En la redacción del Semanario se tomó la aplicación para Android  «My Data Manager» en un Samsung Galaxy 4; una navegación de 5 minutos en Facebook totalizó 5 megabytes (MB=1 millón de bytes). A un costo de ¢0,0075 el KB (mil bytes) esto representaría ¢37,5 colones; es decir, que media hora saldría en ¢225 y al mes media hora costaría ¢6750.

La reproducción de la canción oficial del Mundial de Futbol Brasil 2014 en Youtube, que dura 4 minutos, a una resolución de 360p (predeterminada), ocupó 23 MB, por lo que costaría ¢172,5.

Debe considerarse que la cantidad de MB puede variar dependiendo de algunos factores, como la calidad de la conexión, la versión del sistema operativo y la aplicación con que se mide la descarga.

Sharely Alfaro, una estudiante de comunicación en la Universidad de Costa Rica, hizo el ejercicio con otros compañeros de ver cuánto le costaría el consumo diario de Internet; en su caso le dio una descarga de 350 MB diarios, y considera que su conexión es normal, para mensajes, navegación en redes sociales y no ve más de dos películas por semana. Eso le costaría ¢2625 diarios, o ¢78.750 al mes, de acuerdo con el cobro propuesto.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

A inicios de junio se estrenó un audiovisual que se pretende ácido, resultando una sobredosis de subjetividad. Este se construye discursivamente desde la otredad,

El radioteatro Belleza negra tiene una duración de 1 h 30 min y es producido por Teatro de la Mente. (Foto: cortesía de Teatro

El final de semestre se acerca y los estudiantes empiezan a sentir la presión de los exámenes finales. Este martes de futbol, el pretil,

Las estudiantes embarazadas de Secundaria, por años, sobrepasan las 14.000. Los funcionarios del MEP, que tienen un alto grado de responsabilidad en este delito,

Mac Chapin, antropólogo e investigador estadounidense. (Foto: Patricia Ugalde)Durante tres días se reunieron en Costa Rica científicos, técnicos y representantes indígenas de América Central

Un juego difícil, agresivo y de alta presión. Eso es lo que espera el técnico de la selección de Costa Rica, Jorge Luis Pinto,

Esta es una de las imágenes de un mural contra el Mundial del artista de calle brasileño Paulo Ito, que se volvió viral en

El artista José Miguel Rojas en su taller.Una de las salas de los espacios soterrados y húmedos de los Museos del Banco Central recibe
Semanario Universidad