Pobreza, TLC y corrupción Los retos del 2005

Tomar acciones decisivas contra la pobreza que afecta a 42.134 hogares costarricenses (21.7% del total) y que tiende a crecer. Aprobar o rechazar un

Tomar acciones decisivas contra la pobreza que afecta a 42.134 hogares costarricenses (21.7% del total) y que tiende a crecer. Aprobar o rechazar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos cuyos acuerdos amarrarían no solo a la actual administración, sino a todo futuro gobierno nacional. Lograr que el Poder Judicial lleve a buen término los procesos por presunta corrupción de altos exfuncionarios públicos y connotados empresarios, sin que las presiones políticas interfieran.

¿Existe alguna relación entre estos tres retos que el país encarará en el año 2005?

La respuesta es sí: en los tres casos, lo que está en discusión es el modelo de desarrollo. Y las decisiones que se tomen al respecto tendrán consecuencias tanto en los resultados económicos, como en la ética pública y privada que la sociedad se proponga construir. Pero veámoslo punto a punto.

¿POR QUÉ HAY MÁS POBREZA?

Este año, la pobreza alcanzó el nivel más alto desde 1994. Y esto ocurre cuando al mismo tiempo, prácticamente no se crearon fuentes de empleo (aumentaron un poco más 0.6%, cuando el promedio histórico anual es de 3%), y los puestos creados exigen calificaciones que la gente pobre no puede cumplir.

Además, la mayor pobreza ocurre porque los salarios reales no solo no aumentaron, sino que perdieron un 6% de su poder adquisitivo (subieron 6% y la inflación bordea el 12%).

Como explicó Juan Diego Trejos, especialista de la UCR (ver edición 1601), lo anterior ocurre porque el Gobierno no interviene -como lo prometió al estrenarse- para promover actividades productivas generadoras de puestos de trabajo.

Hay más pobreza también porque como muestra nuevamente la Encuesta de Hogares, la mitad de la población, que son las mujeres, son excluidas del mercado laboral debido a la división sexual del trabajo y a prácticas e ideas que buscan mantener la situación privilegiada de los hombres en la sociedad.

Así, el desempleo entre las mujeres es del 8.5%, mientras que entre los hombres es del 5.4%. Y en épocas de crisis, como la actual, ellas son las primeras en ser despedidas, porque se considera que su trabajo es menos importante («ingreso secundario o complementario») que el de los hombres y porque, como históricamente son las trabajadoras más recientes, es más barato despedirlas a ellas. (También por eso, en épocas de mayor actividad económica y en ciertos «nichos» del mercado, las empresas las contratan más, porque su trabajo es valorado de manera inferior y resultan más baratas y «manejables» que ellos).

¿Hasta cuándo seguirá el país con un modelo de desarrollo en el cual el Gobierno parece estar «pintado en la pared» a la espera de que, mágicamente, las empresas creen puestos de trabajo, acaben con la exclusión de las mujeres y aumenten los salarios de la gente? ¿Por qué habrían de hacerlo cuando los ricos se hacen más ricos precisamente gracias a esta situación?

¿TLC O «TE ENLACÉ»?

Si la Asamblea Legislativa aprobara el TLC tal y como fue negociado por el exequipo económico -el que precisamente promovió este modelo de desarrollo-, lo que ocurriría, más bien, sería la institucionalización de este ausentismo del Gobierno en la economía.

Porque de eso es, precisamente de lo que se trata el TLC: de establecer para un largo plazo casi infinito las reglas (o, mejor dicho, las no-reglas) del juego en materia económica, de modo que las empresas estadounidenses puedan actuar en el país bajo sus propias leyes e intereses, y que las decisiones nacionales no puedan afectar sus negocios sin un alto costo económico y judicial para Costa Rica.

Aprobar el TLC, o improbarlo y, en todo caso, renegociar un acuerdo bilateral, parece ser la cuestión. Pero para que lo segundo ocurra, todo indica que será necesario vencer la política del miedo que emplean quienes asustan con que, si no se aprueba, las empresas se irán del país y se perderán empleos. (¿Ustedes creen que es tan fácil para el capital estadounidense encontrar otros lugares con la cercanía geográfica y otras condiciones que halla en Costa Rica?)

¿QUÉ SE VALE?

Todo esto lleva al problema de la corrupción y de la ética en la función pública y los negocios. Cada persona toma sus decisiones, pero la ética se construye a partir de los valores que socialmente se promueven.

Y la combinación del actual modelo de desarrollo -del «todo se vale» y «cada quien salve su pellejo»- con la consolidación de un sistema bipartidista, encima de connotaciones «bíblicas» (Ver la nota: «El evangelio según los arcángeles»), ha probado ser sumamente nociva.

Hace rato que las bases sociales del bipartidismo notaron esto, y por eso le quitaron el apoyo a las «cúpulas» y se lo dieron a los «outsiders» (los que estaban por fuera de las estructuras) o a terceras fuerzas. Gracias a ello ha sido posible que el bipartidismo ya no aplaste en la Asamblea Legislativa, y abrió resquicios para ascensos como el del actual Fiscal General de la República. Pero el proceso es complejo y, a diferencia de las películas de Hollywood, no hay final feliz asegurado.

En el terreno de la forja de una cultura sin corrupción, ahora las cosas están en manos del Poder Judicial, cuya autonomía frente a las viejas mañas de los patriarcas políticos seguramente será puesta a prueba.

En lo político ¿seguirá presionando la población por un cambio, en el 2005? ¿Será capaz de reorganizarse para promover un modelo de desarrollo distinto e imponer su propia ley a la de Estados Unidos y el mercado?

Todo indica que el 2005 será un año «movidito».

Corrupción en manos del Poder Judicial

El Evangelio según los arcángeles

MARÍA FLÓREZ-ESTRADA

[email protected]

Era el cielo. Es decir, un mundo en el que los demonios parecían ser ángeles, o más bien, arcángeles, reunidos en grupos de oración (asociación ilícita) y tanto entregaban como tomaban dádivas (cohecho impropio), a cambio de interceder -exactamente al estilo de los santos- para que proyectos en beneficio de la población costarricense («asesorías políticas») llegaran a concretarse.

Pero hasta en el cielo se queman los chicharrones. Y hasta en el cielo hay ángeles caídos (bueno, en realidad «pecan» en el cielo y después se caen).

Hoy, ellos solo oran y sufren, pues aseguran ser víctimas y estar en paz con sus dioses (no sabemos si se refieren al mismo).

A continuación, un recuento de lo sucedido, reelaborado a partir de investigaciones de la Fiscalía General de la República y otras hechas por el diario La Nación, las cuales encontraron el hilo que, desde entonces, no ha cesado de ser desmadejado.

SEGÚN MIGUEL ÁNGEL

Ese aciago 15 de octubre, mientras esperaba abordar un avión hacia su país en el aeropuerto de San Salvador (no es ni otro arcángel ni otro evangelista, es solo una ciudad), Miguel Ángel Rodríguez, expresidente de Costa Rica y Secretario General de la OEA por unas horas, es abordado por la prensa.

En Costa Rica se le acusa de supuestos delitos de cohecho impropio (recibir dádivas) y enriquecimiento ilícito (participar en grupos de oración). Pero él rechaza las imputaciones.

«No estoy aceptando ningún cargo (para fiascos, suficiente con el de Secretario General). Estoy yendo a los tribunales de justicia y solo hablaré en los tribunales. Voy tranquilo. Me encuentro muy bien de salud, con buenos ánimos; estoy en paz con Dios» (obtener la versión de Dios es más difícil para la prensa).

La única pregunta que lo turbó, la realizó el fotoperiodista (a eso se le llama «multitasking» y así ahorran los dueños de los medios) Gustavo Marín, del salvadoreño El Diario de Hoy:

-Don Miguel Ángel, ¿cómo siente al PUSC? ¿Cómo ve a don Rafael Ángel Calderón?

Rodríguez clavó la vista al frente y con la mirada perdida, recitó una frase de Life of Pi (La Vida de Pi, que no es lo mismo que Mearse en la vida), la novela del escritor canadiense Yann Martel, que estaba leyendo:

«Me encuentro solo en medio del océano, con un tigre de bengala adulto, un tropel de tiburones a mis espaldas y una tempestad a mi alrededor».

Después no respondió más preguntas.

Horas más tarde y ya en su país, durante el incómodo viaje en «perrera» hasta la sede del Poder Judicial, como Jesús, llegó a escuchar el clamor de sus discípulos, pobres pescadores hambrientos, cuando le gritaron:

– «¡Enséñeme a robar!»

Por un instante, Miguel Ángel dudó de si su pecado fue no compartir.

Pero pronto le leyeron la declaración de José Antonio Lobo:

«Alcatel me ofreció $2 millones como «premio». Cuando le consulté a Miguel Ángel, me dijo que los aceptara. Me puso como condición repartir el dinero en una proporción de 60% para él y 40% para mí.»

No, sí había compartido. Qué se le va a hacer. Cada quien tiene su estilo.

SEGÚN RAFAEL ÁNGEL

Está, pues, el estilo «bicho» o «tiburón». Y está el estilo «Padrino» o «Don».

El expresidente Rafael Ángel Calderón parecería preferir este último. Sería un hombre generoso con la «familia», y Eliseo Vargas sería su ungido: era vox populi que lo cultivaba como candidato presidencial del PUSC.

Vargas reconoció esta generosidad:

«Don Rafael Ángel dijo cómo se repartiría el 5% de comisión por el crédito Finlandia para la CCSS. Se hizo de la siguiente forma: $300.000 para su persona, $300.000 para Gerardo Bolaños y $300.000 para Juan Carlos Sánchez.

Dijo que a mí me correspondían $600.000 por dos motivos: uno, por la ayuda que había recibido de mí como diputado y dos, porque yo era el presidente ejecutivo de la CCSS.

Nunca gané tanto dinero tan fácil. Era plata fácil porque yo solo les planteaba mi opinión estratégica y política».

¿Y cuál era su opinión «estratégica y política»?

Así lo explicó Walter Reiche:

«Don Eliseo me dijo que, para que el crédito se ejecute antes de julio, se debía contratar y pagar una asesoría jurídica-política a don Rafael Ángel Calderón Fournier.»

INMORAL…¿Y QUÉ Y QUÉ Y QUÉ?

«Es una práctica profesional. Nada impropio», ha insistido el expresidente.

Si no, pregúntenle al jerarca del AyA sobre su experiencia con un arbitraje promovido por el Bufete Calderón y Asociados.

«En realidad, pensábamos que se utilizaba la vía del arbitraje para realizar un despojo económico a AyA», puede decir hoy día el exdirectivo de esa institución, de apellido Acosta.

Pero la defensa de Rafael Ángel seguramente pondrá los puntos en su lugar, al estilo del abogado de Miguel Ángel:

«A mi cliente se le imputan conductas moralmente reprochables, pero que no alcanzan la condición de hechos ilícitos, porque el legislador no les dio carácter de tales».

Oremos, mis ángeles.

EL MILAGRO

Más cosas de ángeles. Walter Reiche casi fue testigo de un milagro. Desde su celda en San Rafael (¡help!) de Alajuela, aseguró que el exmandatario pretendió «convertir» en una venta de acciones los pagos que recibió de las sociedades panameñas que recibieron las comisiones por la venta de $39,5 millones en equipo médico a la CCSS.

«Don Rafael Ángel contacta a mi hermano en su consultorio, con quien sí tiene una relación social, y le entrega un sobre cerrado que le pide me lo haga llegar a mí. Ese sobre lo trae mi padre en la visita dominical al centro penal y yo no entendí qué significaba», afirmó el presidente ejecutivo de Fischel.

Según Reiche, él pidió a sus abogados que «descifraran» los documentos. «Y lo que me dicen es que tengo una oferta para que, en lugar de llamarlo asesoría política, se convierta en la compra de un porcentaje de una propiedad de un hotel en Miami».

O sea, hacer del agua, vino.

EL MENSAJERO Y LA TROMPETA

Todo Arcángel tiene sus mensajeros. Reiche aseguró que el de Rafael Ángel era el querubín Eliseo Vargas.

«Después de que se acordó la contratación, todas las instrucciones de la forma de pago fueron emitidas por don Eliseo Vargas como mensajero de don Rafael Ángel».

Solo que la trompeta de este Mensajero era de las de Jericó.

ORANDO Y CON EL MAZO DANDO

Dicen las malas lenguas que al generoso padrino le gustaba jugar a las cartas y que, en un gesto de reciprocidad, su «familia» -es decir, primos, amigos y demás compañeros de oración- se dejaban ganar por él.

A la exministra de la Presidencia, Rina Contreras, integrante de la «familia», le preguntaron por qué el primo de Rafael Ángel, Alfonso Guardia, implicado en las «dádivas» de Alcatel, le transfirió $41.800 (¢19.006.460) en marzo del 2003. Ella adujo que se trató del pago de un préstamo que ella le hizo.

– «Fue como amigo, participamos en grupos de oración, son cosas de cariño y amistad.»

Y en la calle gritaron:

-«¡Ore por nosotros, Rina!»

SOPA DE POLLO PARA LA MEMORIA

A veces, la desmemoria se contagia a toda la familia. Así lo reconoció Gloria Bejarano, esposa de Calderón.

«No recuerdo nada del cheque número 0420227 del Banco Nacional de Costa Rica, en BICSA, por un monto de $78.900 girado a mi nombre de fecha 4 de marzo del 2003».

¡Cómo sería si recordara!

«Sin embargo, ahora que lo veo, debo decir que la firma posiblemente es mía», agregó la ex primera dama.

Por eso, cuando doña Gloria llegó a La Reforma con sus hijas Gloria y Gabriela,

a visitar a su marido, la fastidiosa prensa le preguntó:

– «¿Sopita de pollo para la memoria, doña Gloria?»

Pero a ella no le hizo gracia.

«No creo que sea noticia si le traje sopa de pollo o empanadas», respondió. «Tampoco le digan al pueblo de Costa Rica que seguimos orando y sufriendo.»

EL ÚLTIMO ROUND

Tanto Miguel Ángel como Rafael Ángel dicen estar confiados en que el Poder Judicial los exonerará. Tanta certeza asusta. Solo falta que jueces también formen parte de los grupos de oración. Después de todo, el PUSC se consolidó como el otro polo (hoy, casi la otra «polada») de la política nacional desde hace más de 20 años, tiempo suficiente para tejer reciprocidades a partir de intercesiones, generosidades, milagros, mensajeros (ojalá con clarinetes y no trompetas), comisiones y juegos de cartas.

Por lo menos, así parecen creerlo algunos, como lo reveló el propio Rafael Ángel:

«En las semanas anteriores se me han enviado diferentes mensajes amenazantes pretendiendo que yo intercediese o manipulase esferas judiciales para obtener un cambio de su situación legal.»

¿Por qué alguien le pide tal cosa al expresidente? ¿Qué le hace pensar que puede hacerlo? ¿Qué exactamente es una intercesión (política)? ¿Cómo puede manipularse el Poder Judicial?

Habrá que esperar al 2005 para conocer el desenlace de esta historia.

EPÍLOGO…

Este no está en el cielo ni en grupos de oración, pero casi, pues vive en Suiza y parece estar dispuesto a «hacerse el sueco».

El expresidente José María Figueres no solo no está dispuesto a venir al país para ser cuestionado, como los demás, por la Asamblea Legislativa, sino que, según la declaración que envió en su lugar, él ya se investigó y se eximió a sí mismo:

«Con esta declaración jurada espero haber esclarecido todas las inquietudes y dudas de los miembros de la Comisión, y como no tengo nada que esconder, la Comisión no tiene nada que investigar». Y en la calle le cantaron:

-«¡Abuelito, dime tú…!»

 

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Laura Guzmán Stein, directora del CIEM, (izquierda) y Silvia Regina  De Lima Silva, teóloga brasileña, (derecha), durante el foro que analizó los textos de

Éxtasis y ortigasLas mujeres, entre el goce y la censuraYadira CalvoFarbenUna vez más Yadira Calvo nos ofrece el producto de una investigación minuciosa, bien

América Latina podría ahorrar millones de dólares si utilizara los restos de las cosechas de palma, caña de azúcar y piña, en la producción

El vuelo de la reinaTomás Eloy MartínezNovelaAlfaguara296 pagsEsta novela, que la valió a su autor el premio Alfaguara 2002, es, no obstante, menor al

Mil y una muertes Sergio Ramírez Novela Alfaguara 323 pgsMil y una muertes es la más reciente novela publicada por el escritor nicaragüense Sergio

Ricos y pobres toman las montañas del Valle Central Las urbanizaciones van ganando terreno en las partes altas de montañas El inadecuado desarrollo urbano

Anabelle González, exembajadora en Misión Especial para la negociación del TLC,  cuando salía a las afueras de la sede de negociaciones en San Salvador.

Es una trampa considerar que el bipartidismo es la suma de unos cuantos políticos. Unos llamados expresidentes, otros ministros y otros directores y  punto.
Semanario Universidad