Preocupación por acueducto para proyecto turístico en Ocotal

Inquietud y malestar ha generado el hecho de que un proyecto destinado a llevar agua de la comunidad de playa El Coco a playa

Inquietud y malestar ha generado el hecho de que un proyecto destinado a llevar agua de la comunidad de playa El Coco a playa Ocotal, denominado “Extensión de ramal Proyecto Inversión Ocotal PIO”, que abastecería en gran parte un proyecto inmobiliario denominado Azul Paraíso, ya tiene la viabilidad ambiental por parte de la Secretaría Técnica Ambiental (SETENA).

Ambas playas se ubican en el distrito de Sardinal, cantón de Carrillo, Guanacaste y el acueducto abastecería una gran iniciativa de construcción de más de 300 residencias de lujo denominada Azul Paraíso, la cual es llevada a cabo por la firma Garnier & Garnier. En estos momentos, aunque ya han vendido algunas residencias, en el sitio no se cuenta con agua potable.

Eunice Contreras, del Comité Pro Defensa del Agua de Sardinal, dijo que en playa del Coco ya existe una situación de faltante de agua, que podría agravarse con la construcción del acueducto, porque llevará el agua a un proyecto habitacional de lujo, con demanda de piscinas, áreas verdes y “spa”.

Para la dirigente, la situación generaría una mayor presión sobre el pueblo de Sardinal, porque El Coco podría quedarse sin agua y le podría corresponder a esta comunidad guanacasteca abastecerles la demanda.

“Se trata del mismo modelo de desarrollo excluyente que busca mercantilizar los recursos naturales, pero eso tiene que pasar por las comunidades. Si las comunidades no se dejan, no les pueden quitar los recursos. Si hay que organizar un movimiento como el de la comunidad de Sardinal, lo apoyaremos”, puntualizó.

Gadi Amit de la organización Confraternidad Guanacasteca, quien ha seguido de cerca el caso, explicó que no es el mismo acueducto del polémico proyecto que buscó el agua del manto acuífero Sardinal, puesto que se trata de un nuevo ramal hacia Ocotal, que recorrerá la carretera hasta entrar al proyecto habitacional en esa playa.

“Tienen que romper la calle pública y veremos si entra a la zona marítimo terrestre (ZMT), no estaba contemplado en el plan original del acueducto de Sardinal, es un agregado para abastecer este proyecto”, detalló Amit, quien estima que habrá dificultad para el bombeo del agua porque el desarrollo inmobiliario está en una zona alta.

En realidad se trata, dijo, de la habilitación de una primera etapa del denominado acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal a un tanque para captar agua de una reserva de El Coco.

Se intentó conocer la reacción del gerente general de Garnier & Garnier, Philippe Garnier, pero no pudo darnos la reacción antes del cierre de edición el pasado lunes 21 de noviembre. Propuso hacerlo a lo largo de esta semana.

VIEJOS CONOCIDOS

Amit informó que dentro del grupo del Fideicomiso del proyecto de acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal, figura la sociedad Proyecto Inversión Ocotal PIO S.A, una empresa que según afirmó es gestora del proyecto Azul Paraíso.

“Se trata de una iniciativa de un grupo fuerte de interés económico que proyecta la construcción de alrededor de más de 300 condominios”.

Según consta en el expediente de la SETENA 0464-2010, la viabilidad ambiental para el acueducto fue tramitada por Proyecto Inversión Ocotal PIO S.A. -cuyo representante legal es Huber Andre Garnier Kruse-, empresa que figuró entre los participantes del fideicomiso que gestaron el polémico acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal.

De hecho, cuando en agosto del 2010 se paralizaron las obras de Azul Paraíso, fue a Garnier Kruse a quien SETENA notificó al respecto.

Cabe recordar que en junio del 2008, UNIVERSIDAD publicó que al igual que otros participantes de ese fideicomiso, Garnier Kruse figuró en los registros del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) como donante a la campaña del entonces candidato presidencial Óscar Arias, con un total de ¢4.894.400.

De acuerdo con la información disponible en el sitio Azulparaiso.com se trata de un proyecto residencial de 22 hectáreas “de residencias de lujo con una suprema vista al mar y propiedades premium en la playa”, que se ubica a tres kilómetros de El Coco. Añade que las casas tendrán vista a bahía Culebra y las playas Ocotal y Matapalo, donde se encuentra el polémico hotel Riu.

La información detalla que se proyecta la construcción de un total de 325 residencias y entre otros atractivos menciona varias piscinas, un “spa” o una cancha de tenis.

En esa página Web indica que el proyecto es llevado a cabo por la empresa Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios, en cuya página se detalla además que la primera fase se denomina “Bahía”, en la que se proyectan 28 residencias de lujo, cuya construcción inició en noviembre del 2007, en enero del 2009 empezó la entrega y la conclusión se proyecta para el año entrante.

Amit expresó que de momento tomarán el agua de las únicas fuentes que proveen al tanque que abastece el ramal de playa El Coco: “pero ahí ya escasea el agua, por eso al conectar esto subirá la presión sobre Sardinal para llevarse el agua de allí”.

Según indicó, en la zona han llegado a haber hasta mil condominios construidos en diferentes proyectos con base en cartas de disponibilidad de agua, sin que existireran accesos reales a alguna tubería. “Al legalizar la primera etapa de este ramal, tienen agua legalmente y pueden legalizar las conexiones de agua que antes eran absolutamente ilegales, esto les permite vender los condiminios sin ser llamados estafadores, pues hasta ahora han vendido sin tener servicio de agua potable, lo que les da un respiro económico”.

Ante todo ello, la activista Contreras indicó que buscarán apoyo en el nivel nacional, “porque el problema de la defensa del agua es de todo el país, van pueblo por pueblo”.


René Castro, ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones

“Vamos a observar este proyecto con mucho detenimiento”

Durante una actividad realizada en la UCR sobre el problema de hallar soluciones energéticas sostenibles realizada el pasado jueves 17 de noviembre, UNIVERSIDAD tuvo oportunidad de abordar a René Castro, ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, sobre el problema de la competencia por el recurso del agua. A continuación la entrevista dada a este semanario.

¿Qué opinión le merece el hecho de que se aprueba el acueducto para llevar agua a un proyecto urbanísitico grande en Ocotal, mientras en El Coco ya hay problemas de disponibilidad del recurso?

– El modelo de desarrollo costarricense es intenso en consumo de agua, no es sostenible y requiere cambiarse rápidamente. Es algo que va en proceso, ya a todo usuario se le cobra por verter aguas servidas o por uso de aguas limpias, lo cual no se hacía. Lo que está pendiente y esperamos implementarlo en el 2012, es que estos cánones generan alrededor de $6 millones y ya se reduce notablemente el desperdicio de agua en la industria y en hoteles, aunque en riego hay aún mucho desperdicio, pero vamos a tener capacidad de control. Eso será fundamental.

También estaremos en capacidad de hacer el mapa geofísico nacional, con posible identificación de dónde se ubican los principales dépositos de aguas subterráneas y sus volúmenes.

¿Pero hasta qué punto lograrán esas medidas aliviar la presión sobre el recurso hídrico?

– Para poder bajar la intensidad del consumo de agua por metro o por habitante, tenemos que ir a un proceso conocido -ya lo hicimos con la energía- con medidas de precios diferenciadas o con sanciones al desperdicio. Tenemos que diferenciar el consumo básico para satisfacer las necesidades humanas de los otros usos, pero ello implica que la Ley de Aguas de 1942 se revise. Por ahora lo que hacemos es dar esos pasos con los instrumentos vigentes.

¿Qué pasa si se genera otra situación de tensión social como la que se dio en Sardinal?

– Vamos a observar este permiso y proyecto con mucho detenimiento, pero no es el único.  Tenemos otros sitios de tensión en la zona de Heredia y creo que esencialmente nos alertan de que la postura distendida e irresponsable de ser ricos en la cantidad de recursos que tenemos ya no da para más, o corregimos nuestras normas y sistemas de medición, o  se nos va a repetir otro conflicto por acceso al recurso agua en este y muchos otros sitios. Hay que hacer un cambio radical y migrar hacia una nueva cultura del agua.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Este gobierno luego de haber utilizado como consigna en la campaña electoral,  que no iban a aplicar impuestos en su administración si no era

Más de 25 organizaciones de estudiantes, músicos, ambientalistas y sociedad civil se unieron para conformar el Frente por la Defensa Ambiental (FDA), con el

Es urgente tomar decisiones en materia de energía y conservación, coincidieron los expositores en el foro: “Futuro energético y conservación en Costa Rica”, el

Se educa para el bien o para el mal, no hay más.Recientemente Óscar Arias dijo: gobernar es educar, en lo cual estamos totalmente de

El Ministro de Hacienda Fernando Herrero, en “el país de las  frutas”, ha dicho una gran verdad: “El grupo más bajo consume pocas frutas,

Las tortugas marinas en Ostional forman parte de la vida de este pueblo. Su conservación ha sido posible gracias a la acción conjunta de

El gremio de taxistas y un grupo de mensajeros de motocicleta protestaron hoy en San José por un elevado aumento en las tarifas del

El capital transnacional, hace mucho tiempo en su nueva fase, ha extremado la expropiación de la riqueza producida por las y los trabajadores manuales
Semanario Universidad