Párrafo en comprensión de lectura critica TLC Tema de bachillerato «tocó» intereses de grupos económicos

Gremios de educación aseguran que empresarios cuestionaron texto de examen por la defensa que hacen del tratado, mientras estos ven su crítica como positivaEl

Gremios de educación aseguran que empresarios cuestionaron texto de examen por la defensa que hacen del tratado, mientras estos ven su crítica como positiva

El texto de comprensión de lectura que se manifiesta en contra del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos hirió la susceptibilidad y la ideología de los empresarios que apoyan este convenio, por lo que se manifestaron para que ese ítem sea eliminado del examen de bachillerato que se hizo recientemente a estudiantes de secundaria.

Esa es la conclusión a la que llegan las principales organizaciones de maestros y profesores, mientras que los dueños de empresas aseguran que esta es una premisa inexacta y procuran que no se inculque a los educandos solo una perspectiva sobre el tratado.

El lunes pasado el Ministro de Educación, Manuel Antonio Bolaños, decidió que el tema incluido en el examen se eliminaría para borrar toda sospecha de desbalance informativo que los educandos deben entender para contestar interrogantes.

La decisión fue tomada después de que Wilfrido Blanco, viceministro del ramo, hizo la sugerencia al jerarca el viernes anterior en un informe especial que le entregó.

Hace dos semanas se generó una polémica entre los sectores mencionados arriba, sobre la evaluación de lectura de un trozo de texto tomado de un artículo de opinión publicado el 1º de setiembre pasado en el Semanario UNIVERSIDAD, por el diputado independiente José Miguel Corrales.

En este se cuestiona que el TLC sea solo de comercio, sino que reforma al estado costarricense y sus más importantes instituciones de bienestar público.

También aduce que con esa «falsa modernización» busca fortalecer a los grandes capitales y a las empresas transnacionales. (Ver cuadro adjunto: «El texto del pereque»).

JUSTIFICACIÓN TÉCNICA

Liceth Alvarado, filóloga perteneciente al Departamento de Control de Calidad del Ministerio de Educación Pública (MEP), fue una de las que estuvo de acuerdo en integrar el citado ítem en la evaluación y aduce tener razones técnicas -no ideológicas-para que se incluyera.

«Los programas de estudio están cruzados por un eje transversal que se denomina valores. Mediante él se plantea que debe desarrollarse en el currículo los temas de actualidad, de interés nacional, internacional o que estén afectando la vida del colectivo, como la biodiversidad», adujo la profesional.

«En el caso de la prueba de español siempre hemos aprovechado estos tópicos. Para nosotras lo importante es que los educandos contesten las preguntas hechas literales, para respuestas literales, sin interpretaciones de ningún tipo».

Alvarado aseguró que si se trata de cuestionar el procedimiento de selección del texto hecho por ella junto con las filólogas Marjorie Loaiza y Jeannette Araya, «¿por qué no toman en cuenta que en la prueba de mayo pasado incluimos el tema ‘El Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos: beneficios y perjuicios para Costa Rica'», el cual fue utilizado en la convocatoria de aplazados y en el calendario diferenciado -en colegios que utilizan las divisiones horarias, así como académicas, de la mencionada nación estadounidense-.

Loaiza aseguró «que los validadores de exámenes, quienes laboran en el ministerio, aprobaron el texto en cuestión. Era de dificultad media. Se trata de que el estudiante saque la idea principal o secundaria, la idea explícita del material; las preguntas no se prestaron para interpretar o inferir».

Tanto Alvarado como Loaiza dijeron sentirse presionadas ya que el presidente de la Cámara de Industrias, Jack Liberman, aseguró que llevará lo sucedido «hasta las últimas consecuencias».

Consultado al respecto, el empresario dijo que se refería a la exhortativa que le hicieron al Ministro de Educación, Manuel Antonio Bolaños, para que tomara las medidas investigativas del caso porque se trata de un texto que no es oficial del Gobierno, sino la opinión de un legislador.

Liberman negó haber tenido algún tipo de diálogo personal o por otro medio con el jerarca de educación o con el viceministro.

«Existe una directriz del Gobierno para que el tema del TLC se trate neutralmente. Al tratarse de una pregunta de opción única se obliga a decir que el tratado es malo. Considero que esto es adoctrinamiento», aseguró.

Dijo que se enteraron del ítem por padres de familia que no están de acuerdo con esta parte del examen o que, incluso, recibieron quejas de sus hijos en el sentido de que se vieron obligados a contestar en contra del convenio comercial cuando creen en él.

«Si todavía hubieran puesto la referencia de que se trataba de un artículo del diputado José Miguel Corrales, publicado en el Semanario Universidad el 1º de setiembre anterior, hubiera sido menos grave. Pero el daño está hecho y por eso le pedimos medidas al jerarca de educación».

Al relatarle que los principales representantes magisteriales consideran que las actitudes de la Cámara de Industrias demuestran intolerancia, Liberman contestó que «no somos censores. (…) No coartamos la libertad de expresión; lo que está en cuestionamiento es otra cosa, porque más bien no le dan libertad de opinión al estudiante».

Samuel Yankelewitz, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (UCCAEP), había relatado a la prensa que mandó dos cartas al ministro quejándose de la situación expuesta que consideró «falta de ética» e «inmoral».

También, pidió sanciones contra las educadoras.

«NO FUE LO CORRECTO»

El viceministro Wilfrido Blanco considera que la elección del texto sí fue ideológica y que refleja desequilibrio informativo.

«Para evitar este tipo de conflictos le hemos reiterado a los profesores que hablen con equidad sobre este tema», manifestó.

Al preguntarle si recibió presiones de grupos empresariales para que tomara medidas sobre el caso, dijo que «para mí es claro que hay un interés de grupo, máxime cuando muchos padres de familia se dieron cuenta de esto y son empresarios».

Al preguntarle por qué no hubo polémica en mayo pasado cuando también se abordó el tema del TLC en los exámenes de bachillerato, incluso otro tema controversial como el matrimonio gay, aseguró que «el nivel de discusión para el primer caso no es el mismo».

Blanco le entregó el viernes anterior un informe al jerarca de educación en el que le sugería tres medidas: que se abra un procedimiento disciplinario que debe investigar y determinar el director de personal del MEP; que se elimine el polémico ítem de las pruebas nacionales y que se dé más control sobre los contenidos de las mismas, por lo cual el viceministro académico debe coordinar de cerca la elaboración de las pruebas.

Lo anterior fue informado por Irving Mathews, Jefe de Despacho del ministro, quien manifestó que «no es que se esté vedando información a los alumnos, sino que se informe de manera objetiva. No queremos que los sindicatos de educación influyan con su oposición al TLC».

MORDAZA

Para el legislador independiente José Miguel Corrales es «grave que se quiera censurar el extracto de mi artículo porque algunas autoridades de Gobierno cuestionen esto sin saber la verdad».

Añadió que «según tengo entendido van a sancionar a las funcionarias, lo cual es como decir: ‘muerte a la inteligencia’, ‘a la posibilidad de disentir’. Si el MEP piensa que el ítem estuvo sesgado -lo cual puede ser- que no lo eliminen del todo o sancionen a las funcionarias. No es justo».

Al preguntarle si considera que la polémica se suscitó por un grupo empresarial que busca defender sus intereses económicos, el diputado contestó que «no me queda la menor duda que es la ultraderecha costarricense la que ha presionado porque el TLC les favorece».

«Ellos -los ricos- ponen a cabezas visibles como el expresidente Óscar Arias para que brinde una perspectiva positiva del tratado. Pero atrás de todo esto hay una organización; por eso no hablo de cámaras empresariales necesariamente, sino que son los más poderosos del país».

Un criterio similar externó la excatedrática de la Universidad de Costa Rica (UCR), Hilda Chen, Premio MAGÓN, para quien se retorna a un ambiente ultraconservador donde una clase dominante restringe la libertad de expresión de los costarricenses.

Para ella, este hecho se circunscribe a una derechización ideológica en el mundo y en el país, donde el expansionismo capitalista hace que el pueblo se empobrezca cada vez más y se le restrinjan espacios masivos de opinión disidente, como en los medios de prensa.

Danilo Rojas, presidente de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) y José Antonio Barquero, jerarca de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), aseguran también que las filólogas cuestionadas cumplieron con su labor profesionalmente y son víctimas de persecución.

Manifestaron que es peligrosa la tendencia cada vez más acentuada en Costa Rica a irrespetar a quienes piensen diferente, cuando la duda, el cuestionamiento y el pensamiento son parte fundamental de un ser humano independiente, pensante, con criterio propio.

Se quiso conocer el criterio de la Decana de la Facultad de Educación de la UCR, Sandra García, pero no se pudo obtener por encontrarse en reuniones que su secretaria consideró importantes.

Paralelamente, los diputados de distintas fracciones firmaron una nota dirigida a Manuel Antonio Bolaños para que rinda cuentas sobre «investigaciones disciplinarias anunciadas por parte de ese ministerio».

La iniciativa, gestada por el legislador Gerardo Vargas, del Partido Acción Ciudadana (PAC), inquieta a un grupo de diputados que consideran al ítem válido «técnicamente por las instancias competentes del ministerio, y lo único que hacía era reproducir posiciones existentes en la sociedad sobre un tema de realidad nacional, como muchos otros que son incluidos en ese tipo de pruebas».

La misiva de Vargas le pide también tres acciones al jerarca:

* Un informe sobre las acciones e investigaciones administrativas que se siguen contra las funcionarias del Departamento de Calidad del MEP.

* Brindar una copia de las respuestas dadas por el ministro a las organizaciones empresariales que han solicitado la imposición de sanciones a funcionarios.

* Facilitar una copia de cualquier orden o directriz girada por el despacho del ministro a los centros educativos para discutir el TLC.

Los diputados firmantes de la nota enviada el 9 de noviembre son Edwin Patterson, Teresita Aguilar y Rodrigo Alberto Carazo (del PAC), además de Kyra de la Rosa Alvarado (Partido Liberación Nacional), José Miguel Corrales (independiente), así como Rafael Varela y Juan José Vargas (de Unión Patriótica).

Cuestionan TLC


Cuatro de los mejores estudiantes de décimo año en el Liceo Samuel Sáenz Flores de Heredia cuestionaron el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Escogidos por Marjorie Altamirano, profesora de Estudios Sociales, los educandos de 16 años dijeron haber estudiado con profundidad el convenio comercial que, según opinan, fue muy mal negociado.

Ellos aspiran a ser estudiantes de la Universidad de Costa Rica (UCR).

* Priscilla Hernández Rodríguez (Estudiaría periodismo): «Descubrí que hay cosas que nos benefician y otras que nos afectan. Pero el TLC, tal y como está, no me parece. Hay una relación desigual entre Costa Rica y Estados Unidos, sobre todo en las disposiciones de los Anexos; por ejemplo, con el caso del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) nos hablan de que habrá cosas ventajosas pero no creo que sea así. En caso de que el ICE muera, no hay ninguna compañía que le dé una cobertura nacional en telecomunicaciones al país como es ahora».

* Miguel Sequeira Torres (sociología o ciencias políticas): «No estoy para nada de acuerdo con el TLC; no tiene nada positivo. Quienes me dan argumentos sobre las cosas positivas que supuestamente tiene, siempre caen en algo cuestionable.

Costa Rica es libre y soberana. Creo en los tratados de comercio, pero los escribieron en una clave tan neoliberal que nadie entiende.

Debemos proteger las entidades públicas que nos dan servicios porque en el resto de Centroamérica, no generan energía sin petróleo como lo hace el ICE.

Estados Unidos busca de dónde agarrarse para hacerse más ricos y nosotros más pobres. Todo comenzó con los Programas de Ajuste Estructural (PAE). Sigo mucho la doctrina de José Miguel Corrales; no somos competitivos con ellos en casi nada. El neoliberalismo es sinónimo de apertura, la apertura lo es de la competencia desleal y esta va a dar al capitalismo».

* Paula Zúñiga Garita (Estudiaría medicina): «Estoy en contra del TLC porque nos quitarían muchos derechos. Estados Unidos siempre está metido en todos los asuntos de Latinoamérica y luego tenemos muchos problemas. Este TLC no es algo exclusivo y podríamos tener otros convenios con América Latina».

* Arturo Santamaría Badilla (medicina): «Estoy en contra del TLC. Se le ha subordinado al Plan Fiscal que mantiene el presupuesto de la educación en Costa Rica . A la hora de eliminar impuestos que favorecen a los ricos y meternos en el librecambismo, se elimina la entrada de capital y la educación pública se vería perjudicada, con lo cual se favorece más a la privada que solo pueden pagarla unos pocos.

Los servicios casi se privatizarían. Se afecta al comercio. Por ejemplo, vea ahora la fusión que se dio con la CSU (Corporación de Supermercados Unidos) con Wal-Mart: es lo mismo que tiburón grande que se come a los pequeños, la ley de la oferta y la demanda pero en competencia desleal. Por algo Estados Unidos nos trata como el patio trasero. Aquí no hay empresas grandes para competir con ellos.

Nos hablan mucho de los empleos que llegarán con la inversión extranjera, pero esto no es tan seguro porque las multinacionales se pueden ir a otro país más rentable».

Liceo de Heredia

Colegiales rechazaron charla sobre TLC

Fernando López González

[email protected]

El cielo gris no solo auguraba agua, sino rebelión.

Los estudiantes de cuarto y quinto años del Liceo de Heredia se negaron a recibir una conferencia sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) que impartiría Fernando Ocampo, exnegociador de este convenio y miembro del grupo Por Costa Rica que promueve la aprobación del mismo el pasado viernes 11 de noviembre.

El rechazo se debió a que los educandos querían que participara como contraparte el economista Henry Mora, de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional (UNA).

Como Ocampo se negó a tener un opositor que diera otra visión del tema, los educandos protestaron al punto que el director del colegio, Hernán Pérez, tuvo que desalojar la Sala Magna del liceo donde comenzaba la actividad con unos 400 asistentes.

Entre ellos se encontraban, aparte de los estudiantes, delegados políticos y comunales de distritos heredianos, personas que deseaban informarse sobre el TLC y egresados del liceo, otrora la Escuela Normal donde se formaban hasta 1951 los maestros del país.

Aunque no se dieron brotes de violencia, varios policías de la provincia vigilaban la protesta estudiantil en las afueras del edificio.

CAMBIO DE ÚLTIMO MOMENTO

Inicialmente se habló de que Anabel González, exEmbajadora de Negociaciones Comerciales por Costa Rica para el TLC iba a ser la expositora.

Sin embargo, «se le dio aviso que podría darse algún tipo de manifestación por lo que declinó asistir», aseguró María Elena Salazar, integrante del Sindicato Patriótico de la Educación (SINPAE).

El director del colegio ordenó que se suspendieran las clases para evitar que la polémica pudiera crecer entre el estudiantado.

Un grupo de unos 40 alumnos se quedaron en las afueras de la mencionada sala con pancartas, manteados y un megáfono mediante el que gritaban consignas contra el convenio comercial.

La actividad, según dijo el director del centro educativo, fue convocada por la diputada herediana Marielos Víquez (Partido Liberación Nacional -PLN-), Rolando Laclé (del Partido Unidad Social Cristiana -PUSC- y presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales del parlamento donde se analizará el proyecto del TLC) y del legislador herediano Federico Vargas (exjefe de la fracción socialcristiana).

También participaron de la convocatoria la liberacionista Laura Chinchilla (candidata a la primera Vicepresidencia de la República por el expresidente herediano y candidato presidencial Óscar Arias), Julián Watson (PLN) y Federico Malavassi, en representación de la bancada perteneciente al Movimiento Libertario (ML).

Según Hernán Pérez, para estos parlamentarios era muy importante que una provincia grande como Heredia estuviera informada sobre aspectos generales y detallados del TLC.

«Tengo dudas sobre el tratado. Me parece que se debería hacer un debate abierto donde se oigan distintos puntos de vista y la gente opine», enfatizó el director colegial.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Sus últimos años de vida se los pasó muy feliz y jugando. Entre muñecas, bandas de soldaditos plásticos y peluches, una que otra "cancioncilla"

La política costarricense, no solo porque ahora los partidos se financian con dineros de los casinos y sportbook, parece un juego de ruleta; en

Pobladores de Monteverde piden que se haga un estudio de impacto ambiental sobre concesión de agua a Rugumeca. La construcción de represas en las

En el Instituto de Investigaciones en Educación se preocupan por generar propuestas educativas que mejoren la calidad de vida en el país.El proyecto de

Este jueves 17 arranca la XIV Muestra de Cine y Video Costarricense.Esta es una imagen de la animación "Anna", del grupo Estudio Flex, quienes

La colonización agrícola y los problemas de tenencia de la tierra en la Reserva Biológica Alberto Manuel Brenes, en San Ramón, son parte de

Movimiento Costa Rica Libre niega que provocarían choques en las manifestaciones contra el TLC. El presidente  del Movimiento Costa  Rica Libre -Alberto Pinto Monturiol-

Holger Voemel de la Universidad de Colorado examina una ozonosonda antes de enviarla a la atmósfera. Foto: Eduardo Bolaños. Los resultados preliminares de la
Semanario Universidad