Vacaciones y licencias alargan listas de espera en el Calderón Guardia

Más de 800 pacientes esperan una cirugía en el Servicio de Otorrinolaringología en el Hospital Calderón Guardia. (Foto: Katya Alvarado)El Servicio de Otorrinolaringología del

Más de 800 pacientes esperan una cirugía en el Servicio de Otorrinolaringología en el Hospital Calderón Guardia. (Foto: Katya Alvarado)

El Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Calderón Guardia sufrió una desmejora en su gestión debido a un incremento en los permisos y licencias otorgados a los médicos de la Unidad, es una de las conclusiones de una auditoría interna de la CCSS, realizada entre 2012 y 2013.

En 21 meses, los seis médicos del Servicio de Otorrinolaringología estuvieron ausentes un total de 810 días. En promedio una ausencia diaria.

Los descansos se canalizaron mediante 54 solicitudes de vacaciones, también hubo incapacidades por hasta 53 días libres y permisos de reducción de la jornada que sumaron 377 jornadas laborales.

El médico que registró la mayor cantidad de permisos para ausentarse a sus labores fue el propio director del Servicio de Otorrinolaringología, Germán Gago, que según los registros de la auditoría en el período estudiado estuvo fuera del hospital hasta 227 días.

Gago presentó su renuncia a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), pese a esto el hospital continúa con las pesquisas, y ahora su abogado, Luis Lechtman, asegura que el doctor sufre de persecución. (Véase: “Hubo fraude y manipulación en los expedientes investigados”)

Al galeno también se le investiga por la presunta intervención quirúrgica a pacientes sin referencias médicas. (Véase: Operados sin hacer fila)

La investigación realizada por la auditoría interna del centro médico cuantificó que entre las horas concedidas sin goce de salario y los permisos de reducción de jornada se perdieron 1.280 horas laborales, y en las cuales potencialmente los especialistas pudieron haber atendido a un total de 3.840 pacientes en consulta externa o se pudieron concretar, al menos, 640 cirugías con duraciones máximas de dos horas cada una.

Las cifras de espera en el servicio se aproximan a los 5.748 pacientes en consulta externa y 877 aguardan una cirugía en plazos de espera que superan los doce meses. Por lo que de no haberse aprobado los permisos se hubiera logrado resolver en hasta un 66% la lista de espera de pacientes para consulta, y en un 73% la de cirugías.

La conclusión de la auditoría es que “está prevaleciendo el interés particular de estos profesionales médicos, en detrimento del interés público representado por los usuarios de los servicios médicos que se brindan”, y así se lo hace ver a la gerente médico de la CCSS, María Eugenia Villalta, en diciembre del 2013.

Los hallazgos de la auditoría interna del Calderón movieron al diputado del Partido Frente Amplio Jorge Arguedas a presentar una denuncia formal ante la Junta Directiva de la Caja. Las autoridades de la institución aseguraron al legislador que en la sesión del pasado 27 de noviembre conocerían el caso.

Pese a que se intentó obtener una respuesta de María del Rocío Sáenz, jerarca de la Caja, la oficina de prensa no atendió las consultas.

Aunado al problema de los permisos, las pesquisas detectaron que el mismo centro médico carece de un sistema de información confiable sobre el registro de listas de espera.

Posterior al informe de auditoría interna, en enero se procede a constituir un órgano de investigación preliminar que presentó un informe final el pasado 28 de julio. En el informe se validaron los hallazgos de la auditoría con relación a la desmejora del servicio de Otorrinolaringología por el aumento en permisos y licencias.

Una de las conclusiones del documento presentado en julio fue que efectivamente hubo “una disminución de la capacidad instalada para hacerle frente a la demanda en las prestaciones de servicios”.

RESPONSABILIDADES

El informe de auditoría propuso la creación de una comisión que investigara el actuar del Jefe de la Sección de Cirugía, Raúl Valverde, así como Germán Gago, Jefe del Servicio de Otorrinolaringología.

En marzo de este año se dictó una resolución que suspendió con goce de salario a Valverde durante cuatro meses, medida que fue ampliada en julio. Pero ya en setiembre pasado, el Director General del Hospital Calderón, Eduardo López, restituyó a Valverde en su cargo.

La restitución vino acompañada de una orden para que Valverde se abstuviera de “realizar actos que pudieran obstaculizar la investigación”. Es por ello que ahora al ser consultado por UNIVERSIDAD, el médico Valverde alegó estar imposibilitado a referirse al caso.

“Una de las disposiciones al ser restituido en mi puesto es que debo mantenerme al margen de lo investigado, así que esa consulta debe hacérsela al director del Hospital”, aseguró Raúl Valverde a este medio.

No obstante, en el Informe Final de la investigación preliminar presentado en julio pasado, Valverde declaró que los permisos concedidos no afectaron la atención de pacientes en consulta externa o cirugía.

“Más bien había una producción mayor (…) al comparar funcionarios con 6 horas trabajan mejor que los que tienen 8 horas, tal vez porque tienen más tiempo para tomar café u otras cosas”, indicó el Jefe de Cirugía ante las consultas planteadas por el órgano de investigación a la cabeza del médico Gilbert Barboza.

Germán Gago renunció a su cargo aduciendo hostigamiento en el proceso de investigación. Pese a ello, las recomendaciones del informe final piden que se proceda conforme a derecho en  contra de Gago por no proveer al Servicio de Otorrinolaringología de un sistema de gestión general en donde se contemple  planes de mejora o contingencia.

Se solicitó conocer el criterio del Director General del Hospital Calderón Guardia, Eduardo López, pero la encargada de prensa del centro médico, Rita Henry, indicó que no se referirían al caso, debido a que los resultados de la investigación administrativa no son públicos hasta que se dicte una resolución definitiva.


Operados sin hacer fila

La auditoría realizada en Otorrinolaringología del Hospital Calderón Guardia también analizó una denuncia en contra del director del servicio, Germán Gago, por la supuesta atención a pacientes sin referencias médicas.

Los auditores encontraron que, en al menos cinco casos, ninguno de los pacientes se encontraba registrado en la lista de espera de cirugía del Servicio de Otorrinolaringología. Los atendidos tampoco contaban con las referencias previas en el servicio.

De igual forma se identificó que en al menos tres de los casos, los pacientes vivían en zonas fuera del área de adscripción del Hospital Calderón Guardia, como son Escazú, Belén de Heredia y Alajuela.

Uno de los ejemplos incluidos en la auditoría muestra a una mujer de apellido Rojas, vecina de Belén en Heredia, a quien sin que exista previa referencia, el Jefe del Servicio de Otorrinolaringología, Germán Gago, la atendió en consulta externa el 6 de junio de 2012, y le programa una cirugía para el 30 de ese mes.

A la paciente de apellido Rojas se le realizó una rinoseptoplastía, amigdalectomía y una bichectomía, pese a que la paciente está afiliada al Área de Salud de Belén, en Heredia.

Luis Letchman, abogado defensor del doctor Germán Gago, considera que en este caso no hubo protocolo de protección de los expedientes médicos que fueron analizados.

Para el abogado del doctor Gago las pruebas fueron adulteradas, lo que llevó al  Juzgado Penal del Segundo Circuito Judicial a dictar una resolución en la que indica que “existe un vicio absoluto en este caso”.


Luis Lechtman, abogado de Germán Gago, jefe del Servicio de Otorrinolaringología:

“Hubo fraude y manipulación en los expedientes investigados”

¿Cuál es la situación legal o administrativa del doctor Gago?

-Él renunció al cargo, don Germán fue sometido a una persecución injusta y arbitraria, y tenemos las pruebas para demostrarlo. A la fecha no conocemos ni siquiera el informe de auditoría porque se nos han rechazado las peticiones de acceso a ese informe con la consigna de que son confidenciales.

¿Por qué hay persecución en este caso?

­-Nosotros tenemos tres resoluciones del Juzgado Penal de Guadalupe que en lo que respecta a las conductas por las cuales se investigaba al señor Gago hubo fraude y manipulación en los expedientes médicos que fueron investigados. Yo no conozco el informe de auditoría, pero sé que se habla de al menos cinco expedientes médicos.

Expedientes de pacientes que recibieron el servicio sin referencias médicas previas.

-Los auditores de la Caja que fueron entrevistados por el Ministerio Público indicaron que no existe sanción o procedimiento escrito, donde se señale cuáles son los procedimientos para admitir o no a un paciente en un hospital. Ese sistema de referencias algunas veces se aplica otras no, y no está regulado.

Retomando: ¿Cómo fueron manipulados esos expedientes médicos?

-Los documentos con los cuales se inició la investigación fueron adulterados. En el momento que se rompen los protocolos de custodia de estos expedientes puede pasar cualquier cosa.

Pero la prueba se ha validado y utilizado en este proceso…

-Están ignorando una resolución judicial que para nuestros efectos es vinculante. La administración no puede ignorar lo que dicta un juez y menos un juez penal de la República.

La investigación no solo se centró en el tema de los expedientes médicos, sino que se planteó además el presunto exceso de permisos de la Unidad donde el doctor Germán Gago era el jefe.

-No sabemos cuál es el estudio para determinar esa conclusión. Es una práctica común en toda la institución que se otorgan permisos para que los mejores profesionales no se vayan, y además don Germán Gago no autorizó estos permisos, la autorización venían de una autoridad superior a él.

¿Hubo una desmejora en el servicio?

-Según nuestro criterio eso jamás quedó demostrado. Desmejora al servicio habría si esos funcionarios que son los mejores se van, que eso creo es lo que está pasando. Los auditores de la Caja nunca demuestran nada científicamente, ellos nada más hacen cálculos pero las cosas hay que demostrarlas también.

¿Por qué se irían?

-Conozco un caso de un médico que venía especializado de Francia en tema muy específico. Ese doctor quiere también desarrollar su práctica privada, que es algo permitido.

Es un derecho, pero ¿genera esto un conflicto?

­-Vea, históricamente es válido y si lo quieren prohibir que lo hagan pero que paguen esa prohibición.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Como estudiante de la UCR he tenido el privilegio de vivir en la que otrora fuera conocida como la Gran Tenochtitlán, hoy Ciudad de

Una de las mayores dificultades que enfrentaron los organizadores fue contar con la cantidad de participantes necesarios en cada sesión para alcanzar el quórum.

La mayoría de las reservas mundiales de combustibles fósiles deben permanecer bajo tierra, sin ser utilizadas, para limitar los efectos del calentamiento global y

Los jóvenes costarricenses interesados en las ciencias pueden participar en un concurso para ser los representantes de país en el Segundo Campamento Latinoamericano de

Alicia Avilés y Maris Stella Fernández son las dos columnas fundamentales del SIFAIS. (Foto: Ana Beatriz Fernández)Alicia Avilés Avilés, nicaragüense con 20 años de

La secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) aprobó esta mañana la Viabilidad Ambiental al proyecto Terminal de Contenedores de Moín, que fue adjudicada a

Por primera vez desde el retorno del equipo a la Primera División, el equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica aparece entre

Un reciente reportaje en la televisión nacional sobre un ciego que se ganaba la vida sin ser siquiera bizco, me obligó a pensar que
Semanario Universidad