Bergoglio y los Kirchner, una relación difícil

Los largos minutos de silencio que corrieron desde la elección del cardenal argentino Jorge Bergoglio hasta la primera reacción oficial de la presidenta Cristina

Los largos minutos de silencio que corrieron desde la elección del cardenal argentino Jorge Bergoglio hasta la primera reacción oficial de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, una escueta carta de felicitación, fueron una señal de la tensión que caracterizó a la relación con el hasta hoy arzobispo de Buenos Aires.

La espera se vio además sorprendida por la decisión de Fernández de Kirchner de enviar una serie de tuits sobre anuncios oficiales y una nueva queja contra la prensa cuando, ya vista la fumata blanca, todo el mundo estaba expectante del anuncio del nuevo papa.

«Su Santidad Francisco I: En mi nombre, en el del gobierno argentino y en representación del pueblo de nuestro país, quiero saludarlo y expresarle mis felicitaciones con ocasión de haber resultado elegido como nuevo Romano Pontífice de la Iglesia Universal», comienza la misiva enviada por la mandataria.

«Es nuestro deseo que tenga, al asumir la conducción y guía de la Iglesia, una fructífera tarea pastoral desempeñando tan grandes responsabilidades en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y de la paz de la humanidad», sostiene Fernández de Kirchner, quien concluye haciéndole llegar a su Santidad su «consideración y respeto».

La frialdad en el trato tiene una historia que retrocede hasta el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido esposo y antecesor de Cristina Fernández.

El mandatario peronista consideró a Bergoglio, entonces titular del Episcopado, casi un «opositor» por sus críticas al deterioro de factores sociales, la corrupción y los manejos políticos.

La distancia llevó a Kirchner a no asistir a los tedeums que brindaba Bergoglio en la Catedral Metropolitana cada 25 de mayo, una tradición que se remontaba a 1810 por la Revolución de Mayo, y desde 2006 el jefe de Estado, y luego su sucesora, asistieron a esta misa por la fecha patria en otros puntos del país.

Con la llegada de Cristina Fernández al poder, la relación pareció mejorar, pero la cercanía de Bergoglio al sector agropecuario durante la crisis de 2008 volvió a tensar la cuerda. Los gestos de acercamiento que hubo posteriormente se debilitaron cuando Bergoglio emitió un documento en el que llamó a terminar con la «crispasión social». Y en 2010, pidió «superar el estado de confrontación permanente».

En febrero pasado, el cardenal jesuita alentó en su mensaje de Cuaresma a producir «un cambio» en la sociedad que afronta «realidades destructoras», al advertir que los argentinos se están «acostumbrando» a convivir con los efectos «demoníacos del imperio del dinero» como «la droga, la corrupción, la trata de personas».

«Bergoglio es un hombre que cuando tiene una idea habla con mucha claridad. Cuando tiene que decir algo lo dice, es verdaderamente audaz, no está atado a las costumbres o el protocolo o el que dirán», lo definió su ex portavoz Gustavo Boquín.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Perfiles de valorSiete ensayos históricosEduardo OconitrilloEUNED2012Eduardo Oconitrillo es economista de profesión, pero se ha dedicado también a la investigación histórica, gracias a lo cual

Como explica Karl Popper, la justificación de la mentira política se remonta a Platón, quien, como padre intelectual del totalitarismo, animó no solo a

¿Sabe usted en qué se parecen Glenn Beck, Bill O’Reilly y Julio Rodríguez? Los tres son periodistas, o personajes mediáticos, u opinólogos. Esa es

Ver video{youtube}jcu-JrJ-u9o|375|250|1{/youtube}

Se observan Jorge Blanco, expresidente de la FEUNA (camisa blanca), Sofía Blanco (blusa roja), Grettel Umaña (blusa gris) y Erik Chavarría (camisa amarilla). Esta

He sido, por desánimo arraigado y discernimiento lúcido, un inexpresivo pero iracundo crítico de la casta política.  Desde la llaneza e intimidad de la

En el campo de la protección a la intimidad y privacidad del mundo digital, Costa Rica dio un gran paso en el año 2011

 El acto de celebración oficial por el 40 aniversario de la Universidad Nacional (UNA) debió ser suspendido cuando un grupo de más de 30
Semanario Universidad