Costarricenses se alzan contra el crimen y la violencia

Cansados de los actos de violencia, crímenes a sangre fría y el aumento de la delincuencia, los costarricenses comenzaron a alzar la voz con

Cansados de los actos de violencia, crímenes a sangre fría y el aumento de la delincuencia, los costarricenses comenzaron a alzar la voz con manifestaciones en las calles en contra del flagelo de la inseguridad, que desvela a la mayoría de los habitantes de la otrora pacífica Costa Rica.

Un ejemplo de la impaciencia que sacude cada día a la ciudadanía se observó el domingo en dos comunidades ubicadas a 50 kilómetros de distancia.

En Pococí, un cantón de unos 30.000 habitantes, varios cientos de personas desfilaron el domingo con símbolos blancos y pancartas para exigir un «alto ya» a la ola de violencia y criminalidad que golpea al poblado desde hace bastante tiempo.

Vecinos del lugar dijeron que el pueblo es afectado cada semana por al menos unos 30 asaltos y un crimen cada semana.

«Esto hay que pararlo, no podemos vivir en este clima de inseguridad», dijo un residente de Guápiles, la cabecera de Pococí, tras participar en la manifestación.

Y es que la zona se ha convertido en una especie de refugio de delincuencia y de traficantes de drogas, que «robaron» la paz que disfrutaban los residentes de la pequeña comunidad.

Escenas similares se observaron en San Joaquín de Flores, donde la comunidad fue sacudida la semana pasada por el asesinato de tres mujeres, dos de ellas hermanas, quienes fueron ultimadas de un tiro en la cabeza por una banda de asaltantes que las atacó en su
negocio de venta de ropa y zapatos.

«No se respeta a nuestros muertos», dijo con amargura un vecino de San Joaquín, después de que se registrara el robo de autos en la vela de las tres mujeres asesinadas.

Al menos 500 personas desfilaron el domingo por el centro del poblado portando mantas blancas y cartelones en repudio a la violencia y la criminalidad y para exigir el gobierno que adopte medidas que garanticen la seguridad de los ciudadanos.

La presidenta Laura Chinchilla, que hizo del tema de la seguridad su principal tema de campaña política, no logra convencer a la ciudadanía de que ha cumplido sus promesas y las más recientes encuestas reflejan el sentir de la población.

El malestar popular y la inconformidad es cada vez más evidente, como lo refleja un letrero escrito por un desconocido en un muro, a escasos 100 metros de los ministerios de Cultura y de Relaciones Exteriores: «‘Señor‘ narcotraficante. Bienvenido a este país, páguele
a un juez, y viva feliz»

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Hoy se ha desarrollado la sociedad de la información de manera tal que a través de Internet se puede acceder en tiempo real a

Violencia socialArmando CamposInvestigación psico-socialEUNED2010La violencia humana en su expresión social alcanza un grado de expresión alarmante en la sociedad contemporánea. Como fenómeno resultante de

Yo nací en un pueblito “chiqui-tico” llamado San José.  Era la Capital de Costa Rica, donde todos nos conocíamos, sabíamos los nombres y apellidos

La Bienal de Arte de Tuzla, en Bosnia Herzegovina, se topará este año con una inesperada sorpresa y es la presencia del artista

La Defensoría de los Habitantes anunció hoy que realizará una serie de actividades para informar a la población sobre la técnica de fertilización in

Hace cincuenta años o algo más mamá salió del hogar para bien o para mal; depende de cómo lo veamos: perdimos algunas cosas irrecuperables

Una sensación de desespero parece crecer en Bruselas, sede de la Comisión Europea, luego de que la agencia de calificaciones financieras Moody’s acordó rebajar

Este neologismo es la palabra de moda. Estaba escondida en nuestro acervo lingüístico, que no en el DRAE. Al parecer es un galicismo, aunque
Semanario Universidad