Julieta Dobles gana el premio Magón

La poetisa Julieta Dobles Izaguirre y escultor Evangelista Blanco Brenes son los ganadores del Premio Nacional de Cultura Magón y del Premio Nacional de

La poetisa Julieta Dobles Izaguirre y escultor Evangelista Blanco Brenes son los ganadores del Premio Nacional de Cultura Magón y del Premio Nacional de Cultura Popular Tradicional, respectivamente. El anuncio lo hizo esta mañana el Ministro de Cultura y Juventud, Manuel Obregón.

Dobles es una reconocida poetisa con 14 poemarios publicados y Blanco es el creador de las famosas esculturas cuya materia prima son los cipreses del parque de Zarcero.

Consultada al respecto, Dobles se manifestó muy agradecida por el reconocimiento a su obra que promoverá que más gente se acerque a su poesía.

La escritor, que está a punto de publicar su decimoquinto libro, comentó que el reconocimiento que «es un espaldarazo y un modo de decir que una lo está haciendo bien».

Por su parte, Blanco Brenes dijo estar muy contento pues su trabajo lo hace con mucho amor, dedicación y paciencia.

«Desde hace 45 años me dedico a podar los árboles, a los que le he dado forma de animales y otros objetos», explicó Blanco.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Cinco jóvenes esperaban a Aracelly Elizondo, administradora del Mirador Nemaclys, para que ella abriera el portón de la propiedad.Era un sábado 14 de diciembre,

Verónica Aragón vive en esta vivienda desde hace más de un año, pues también fue víctima en varias ocasiones de la destrucción de su

Capitán chileno retirado Raúl Vergara: “La derecha no le tiene miedo a los militares, que nunca se sintieron más abandonados que con este gobierno

Solo la quinta parte del personal que hoy atiende los EBAIS de Montes de Oca, Curridabat y La Unión fue contratado por UNIBE para

Mapy y la monja que vuelaA partir de las memorias de Mapy, una niña que asiste a su primer año de una escuela primaria

Cerro Pelón, lágrimas de barroLos seis relatos de “Cerro Pelón, lágrimas de barro” se pueden ubicar dentro de una corriente que podríamos llamar de

No cabe duda que pocos eventos en la vida de cualquier mujer son tan dolorosos, traumáticos y duros de afrontar −por todas sus connotaciones−

Costa Rica era una casade gruesas paredes de adobesformados con las mejores tierraspor las mejores manosde los mejores años patriarcales.Costa Rica era una casablanca,
Semanario Universidad