Rousseff logra nueva victoria para el PT, pero enfrentará desafíos

Río de Janeiro, 26 oct (dpa) – Al conquistar hoy un segundo mandato en las urnas, la presidenta Dilma Rousseff convirtió su Partido de los Trabajadores (PT) en la agrupación política con más victorias electorales consecutivas en la historia de Brasil, pero enfrentará duros desafíos en sus próximos cuatro años de mandato. El partido de izquierda […]


Río de Janeiro, 26 oct (dpa) – Al conquistar hoy un segundo mandato en las urnas, la presidenta Dilma Rousseff convirtió su Partido de los Trabajadores (PT) en la agrupación política con más victorias electorales consecutivas en la historia de Brasil, pero enfrentará duros desafíos en sus próximos cuatro años de mandato.

El partido de izquierda fue creado en 1980 por el ex sindicalista Luiz Inacio Lula da Silva, quien llegó al poder en 2003 e inauguró la «dinastía» que se mantendrá al menos hasta los próximos comicios presidenciales, en 2018.

El PT pudo festejar hoy además su cuarta victoria consecutiva sobre su «archirrival», el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que gobernó Brasil con Fernando Henrique Cardoso entre 1995 y 2002, pero que salió derrotado ante Lula en los comicios de 2002 y 2006 y por Rousseff en las elecciones de 2010 y de 2014.

La victoria, sin embargo, viene acompañada por desafíos y amenazas: «Dilma Rousseff deberá iniciar su nuevo mandato en la práctica ya en el día siguiente (al de la elección), ante la enorme lista de problemas a resolver», afirmó el diario «Folha de Sao Paulo».

La primera y más importante tarea será la de reunificar Brasil, después de una campaña electoral que dividió el país en dos y desató en las redes sociales y en las calles una verdadera «guerra» de denuncias, calumnias y ofensas mutuas entre electores de Rousseff y de su rival del PSDB, Aécio Neves.

«Habrá mucho trabajo para limpiar la basura electoral, reparar los daños, impedir los retrocesos y preparar el país para avanzar rumbo al futuro en los próximos años», resumió la analista Miriam Leitao, del diario «O Globo».

El éxito de Rousseff en esta misión es esencial para fortalecer el gobierno y para lidiar con dos otros serios desafíos: la crisis del modelo económico adoptado desde 2003 y las denuncias de corrupción en la más importante empresa estatal brasileña, la petrolera Petrobras.

Hasta ahora, hay pocas informaciones sobre las dimensiones del escándalo, porque las investigaciones se desarrollan en secreto.

Lo único oficialmente divulgado por la Justicia hasta ahora es que un ex director de la empresa arrestado en marzo afirmó que desviaba el tres por ciento del valor de todos los contratos firmados por Petrobras entre 2004 y 2012 para financiar partidos aliados del gobierno, en especial al PT.

Filtraciones divulgadas por la prensa -pero no confirmadas por la Justicia- indican que los sobornos habrían beneficiado a decenas de importantes políticos, incluso ministros, diputados, senadores y gobernadores, y que tanto Rousseff cuanto Lula estaban enterados de las irregularidades.

Si se confirmaran esas denuncias, el segundo mandato de Rousseff se inicia bajo la amenaza de una grave crisis institucional, cuya superación será esencial para la supervivencia del gobierno.

El otro problema que encarará Rousseff en su segundo mandato es la tendencia al aumento de la inflación sumada a un virtual estancamiento de la economía del país, cuyo crecimiento este año será de sólo el 0,9 por ciento -según el gobierno- o de apenas el 0,3 por ciento, como prevé el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los tropiezos en la economía abrieron una crisis en la relación del gobierno con el mercado financiero -reflejadas en fuertes caídas en la Bolsa y en la moneda brasileña con cada encuesta que detectaba un avance de la candidatura de Rousseff- e hicieron que se retrajera la tasa de inversión, que hoy es del 16,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), una de las más bajas de la historia.

Durante la campaña, la mandataria anunció que combatirá la inflación en su segundo mandato, y anticipó que el cuestionado ministro de Hacienda Guido Mantega abandonará el cargo en diciembre.

«Gobierno nuevo, nuevas ideas», prometió Rousseff, quien sin embargo todavía no anunció al sustituto de Mantega ni tampoco dio pistas sobre los rumbos que adoptará en su segundo mandato.

Rousseff tendrá además que mejorar su relación con los múltiples partidos que conforman la base aliada en el Congreso, para hacer valer la amplia mayoría parlamentaria que tendrá -al menos en teoría- en 2015.

Los nueve partidos -que van de la derecha hasta la ultraizquierda- que conforman la coalición oficialista se aseguraron en las últimas urnas 304 de los 513 escaños en la Cámara Baja y 53 y de los 81 en el Senado. Pero los analistas consideran que esa mayoría podría fragmentarse de no haber esfuerzos por unificar el país.

Según el politólogo Marco Antonio Carvalho, de la Fundación Getulio Vargas, Rousseff debería buscar elaborar con Neves un acuerdo en torno a puntos de consenso de ambos programas: «El vencedor tendrá que buscar una agenda común que abra camino hacia la reconciliación», opinó.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

“Pastor” es el vocablo usual para referirse a los líderes evangélicos que guían una Iglesia y que suelen predicar en los “cultos” a veces

Una intensa semana colmada de poesía de más de 50 voces internacionales y nacionales, se vivirá en el marco del XIII Festival Internacional de

Gracias a sus triunfos en los compromisos ante México y Jamaica, la Selección de Costa Rica tiene tres oportunidades para hacer historia si clasifica

Un espectáculo multidisciplinario que une la música de Kevin Johansen y su banda The Nada con las ilustraciones de Liniers deleitará al público costarricense

Revisando los libracos del aquel brillante curso de medicina legal de mi facultad de derecho de la UCR, encuentro a la especialista Ana Cristina

Marcela Brenes Camacho estudia Educación Especial en la UCR y ha participado en el desarrollo y en las pruebas de los equipos de Neurobotics,

Del tema la Procuraduría General de la República dice “El sacerdocio implica una consagración a Dios, con el cual el sacerdote debe estar en

Ottón Solís (izquierda) junto a Luis Guillermo Solís en la presentación de la candidatura del actual mandatario en octubre del 2013 (Foto: Katya Alvarado).Echando
Semanario Universidad