Costa Rica destaca como país innovador en la región

Informe rescata desempeño del país en aspectos como las exportaciones de alta tecnología.

Costa Rica sobresale por tener un mejor desempeño del esperado en su categoría de ingreso.

Costa Rica destaca como el segundo país más innovador de Latinoamérica y el Caribe, solamente superado por Chile y seguido por México en tercer lugar.
Así lo destaca el Índice Global de Innovación (GII), un ranquin elaborado todos los años en conjunto por la Universidad Cornell, el European Institute of Business Administration (INSEAD) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), órgano especializado de Naciones Unidas.
Esta publicación rescata los esfuerzos hechos en materia de innovación por141 países y compara su desempeño en distintas áreas.
“El índice constituye principalmente una clasificación de las capacidades y los resultados en el ámbito de la innovación de economías de todo el mundo. En él se tienen en cuenta la función fundamental de la innovación como motor del crecimiento económico y la prosperidad, así como la necesidad de que exista una amplia visión horizontal de la innovación aplicable a las economías desarrolladas y emergentes”, según asegura la OMPI.

Innovación costarricense

Costa Rica destaca en el ranquin por diferentes motivos desde el 2011, año en que ocupó la posición 39 del listado mundial y encabezó los países latinoamericanos. Aunque en el 2015 bajó un poco (se encuentra en el puesto 51), sigue siendo superado sólo por Chile (42) y seguido por México (57). La OMPI califica de “consistente” el desempeño del país.
El GII realiza su análisis a partir de siete pilares: cinco de ellos corresponden a elementos que posibilitan actividades innovadoras como instituciones, capital humano, investigación, infraestructura y sofisticación del mercado, mientras que los otros dos se refieren a los resultados de las actividades innovadoras como la creación de conocimiento y tecnología, así como los aportes creativos.
Desde el 2011, Costa Rica mantiene la particularidad de ser uno de los pocos países de la región que resalta en más de cuatro de esos pilares.
Según las listas que realiza el GII en cada una de estas áreas, el país resalta específicamente en la sofisticación de negocios, específicamente en cuanto a la absorción y aplicación del conocimiento. Otro punto fuerte es la creación de conocimiento y tecnología, gracias a la alta puntuación que obtuvo en la categoría de difusión del conocimiento que incluye las exportaciones de alta tecnología y servicios informáticos.
La inversión en educación y el índice de participación ciudadana son otros dos aspectos en los que el índice señala el desempeño del país.
“Desde 1948 con la abolición del ejército, el país ha realizado una inversión en educación, infraestructura, programas sociales, ciencia y tecnología que nos permiten captar ahora los resultados que se reflejan en este informe”, asegura Mauricio Villegas, de la unidad de gestión del conocimiento de la UCR, Proinnova.
El índice también clasifica los países según su categoría de ingreso nacional bruto (ING). El país se ubica dentro del grupo de los países de ingreso medio-alto y destaca porque supera el desempeño esperado para las naciones de esta categoría, en la que se encuentran países como Hungría, Bulgaria, Rumania, Sudáfrica y Panamá.
“A pesar de su pequeño tamaño en área geográfica y población respecto a los demás países de la región, Costa Rica se mantiene como un país líder en la inversión en educación y producción científica en términos per cápita, elementos básicos que crean un ambiente que hace al país capaz de desarrollar innovación propia y atractivo para la inversión extranjera directa en alta tecnología”, explicó Villegas.
En cuanto a las áreas por mejorar, las principales deficiencias del país fueron identificadas en la sofisticación del mercado, donde las principales fallas indicadas fueron el acceso a créditos, la disponibilidad de inversión. Llama la atención ver que en la subcategoría de protección a los inversionistas, el país ocupa el último lugar de 141.

Potencial latinoamericano sin explotar

“Pese al gran potencial de América Latina en innovación, esta capacidad aún se encuentra por debajo de regiones como el sureste asiático, Oceanía, el norte de África o Asia del este, cuyos países tienen niveles de ingresos similares a los de Latinoamérica”, comentó Rafael Escalona, investigador de la Universidad Cornell y del GII a la revista SciDev.net.
“Entre los indicadores que en promedio mostraron los resultados donde la región puede mejorar se encuentran: gasto total en investigación y desarrollo, número de solicitudes de patentes en oficinas nacionales y número de investigadores”, explica Escalona.

Dentro de la región se encuentran también tres de los países con calificaciones más bajas en cuanto a innovación: Ecuador que ocupa la posición 119, Nicaragua que pasó de la 125 el año anterior a la 130, y Venezuela que descendió 10 lugares y se ubica en el 132.

“La innovación puede ser trascendental para fomentar el crecimiento económico en los países, sea cual sea la fase de desarrollo en la que se encuentren. No obstante, traducir ese potencial en hechos concretos no viene por sí solo”, indicó el Director General de la OMPI, Francis Gurry, durante la presentación del índice: “Incumbe a cada nación dar con la combinación acertada de políticas para movilizar el potencial innovador y creativo innato de sus economías”.

El índice general es liderado por países europeos: Suiza (segundo año consecutivo), Reino Unido, Suecia y Países Bajos ostentan los cuatro primeros lugares. Los sigue Estados Unidos en el quinto puesto.

Este es el octavo año que el índice Global de Innovación es presentado, el reporte evidencia las fortalezas y deficiencias de cada país, insumos que pretenden ser útiles para quienes realizan las políticas públicas en las economías emergentes para detonar la inversión y estimular el crecimiento.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

En estos días en donde la sociedad nos ofrece señales, por momentos contradictorias y otras esperanzadoras, de que colectivamente

La coreógrafa Nandayure Harley pone en escena Canto fúnebre, acto performático que se presenta en espacios no convencionales.
Semanario Universidad