El negocio arrincona al gol

Esta es una de las imágenes de un mural contra el Mundial del artista de calle brasileño Paulo Ito, que se volvió viral en

Esta es una de las imágenes de un mural contra el Mundial del artista de calle brasileño Paulo Ito, que se volvió viral en las redes sociales en las últimas semanas (cortesía de Paulo Ito. https://www.flickr.com/photos/pauloito/13998946669/in/photostream/).

La fase final del mundial de fútbol mayor masculino vuelve a América Latina, luego de 28 años cuando se celebró por última vez en México, en 1986. Brasil será sede por segunda ocasión. La primera vez fue en 1950, cuando selección brasileña perdió la final contra el 11 uruguayo, en lo que se recuerda como el “maracanazo”.

De acuerdo con cifras de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en Brasil, durante los últimos tres gobiernos del Partido de los Trabajadores, la pobreza disminuyó de un 36,4 % a un 20,9 % entre los años 2005 y 2012, al tiempo que la desigualdad también ha cedido. Con estas credenciales y una cultura futbolística como pocas, Brasil obtuvo la sede para el Mundial 2014 y en el año 2016 lo será de los Juegos Olímpicos de verano.

Cómo es entonces, que en vísperas de la inauguración haya tantas protestas, como las ocurridas a inicios de este mes de junio, que paralizaron el metro de Sao Paulo, el cual permite llegar al estadio Arena Corinthias, en donde se realizará la inauguración del Mundial.

La periodista Anne Vigna analiza, en la revista mexicana Proceso (N° 1962), varios factores que explican el descontento. Uno de ellos es la decisión de contar con 12 sedes para ocho grupos de selecciones. Ello condujo a construir estadios en ciudades como Manaus, Cuitaba o Natal, en donde el número de personas que asiste a un partido no supera unos cuantos miles.

Mientras tanto, los estadios tendrán una capacidad para más de 40 000 personas. Cuando pase el Mundial, serán obras con muy poco uso. En Brasilia se construyó el estadio que lleva el nombre del legendario Garrincha, con una capacidad para 71 000 personas y el partido que más aficionados ha logrado llevar apenas sumó 8500. Aunque Garrincha murió en la miseria, el estadio triplicó el costo inicial estimado. En su conjunto, el gobierno brasileño gastaría $11 500 millones, lo que equivale al monto invertido en los mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 juntos.

Gastos tan onerosos como estos favorecen a las empresas constructoras y concesionarias. Solo el estadio Maracaná podría redituar unos $300 millones durante los 35 años previstos en el contrato de concesión. En segundo lugar, se estima que la mitad de los proyectos de movilidad urbana, concebidos como “el legado del Mundial”, fueron cancelados o se realizarán luego de los juegos. Las 12 ciudades sedes se han visto afectadas. Ello provoca malestar y protestas.

Se estima que unas 600 000 se trasladen a Brasil para presenciar el Mundial. La mayor parte de la oferta hotelera en las ciudades sede no es administrada por las empresas hoteleras mismas. Match Hospitality, una corporación propiedad de empresarios mexicanos con sede en Suiza, concentra la venta de entradas desde el mundial de Corea y Japón 2002 y también controla la oferta hotelera.

Ello no ha impedido que los hoteles de cinco estrellas reporten tasas de ocupación de cerca del 90 %. Cerca del estadio Maracaná, los costos de alojamiento durante el mes del Mundial pueden alcanzar unos $53 000, lo que equivale 100 veces el salario medio en Brasil, reporta Andrés Carvas en la revista Proceso.

FÚTBOL, POLÍTICA Y GANANCIAS

El enojo de la sociedad brasileña adquiere mayor relevancia en el contexto de las próximas elecciones, previstas para el 5 de octubre del año en curso. La presidenta Dilma Rousseff encabeza las encuestas, pero sin duda la organización durante los juegos y el desempeño de la selección brasileña son dos factores que juegan no solo en el Mundial, sino también en la política.

El pasado 30 de mayo, mientras grupos de maestros se manifestaban en Río de Janeiro y Brasilia, la agencia de noticias EFE consignó sus declaraciones: “Tengo absoluta certeza de que el pueblo hará como siempre hizo: va a juntar a los amigos, a la familia, a la comunidad, va a comprar una cervecita, encender el televisor y ver el Mundial hinchando por nuestra selección”. Aquí se vale decir: “Está bien culantro, pero no tanto”.

Darwin Franco y Guillermo Orozco reportan en la revista mexicana Zócalo, correspondiente a junio 2014, que alrededor de 4000 millones de personas observaron partidos del Mundial de Sudáfrica 2010; ello representó cerca de dos tercios de la población mundial en aquel año.

Para el Mundial Brasil 2014, las ganancias estimadas se calculan en alrededor de $4000 millones, de lo cual entre un 60 % a 65 % proviene de derechos de transmisión de radio y televisión; el resto proviene de estrategias de mercadeo dentro y fuera de los estadios. Para ello, la televisión y la radio venden innumerables patrocinios: los tiros libres o de esquina, los resúmenes, los comentarios, para apenas mencionar unos cuantos. Se trata de toda una industria que se ve severamente afectada cuando una selección no clasifica.

Si bien La Selección de Costa Rica no tiene grandes posibilidades de avanzar hacia la segunda fase, el gasto publicitario en medios de comunicación se ha incrementado. Por su parte, la Federación Costarricense de Fútbol estima que recibirá unos $13 millones por la sola participación en la primera ronda. Una cifra muy superior a los tres millones recibidos por la participación en Alemania. A ello se suma las posibles nuevas contrataciones de los jugadores más destacados, como Keylor Navas o Joel Campbell.

Pero la relevancia del Mundial no es solo económica. En Costa Rica, los mundiales coinciden con las campañas electorales y ello no pasa desapercibido, especialmente desde Italia 90.

Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional, intentó aprovechar la clasificación de La Selección para mejorar su presencia pública, pero más que consagrarse en el fútbol o la política, pasó a la historia fugaz de los memes con el mote “el colado”.

Luego de un primer mes particularmente intenso, en donde la huelga del Magisterio Nacional ha sido el tema más complejo, el ojo público no estará sobre el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís. “Todos” nos sentimos en Brasil; La Sele une y aglutina. Las demandas sociales y los retos del país pierden protagonismo. Pasada la fiesta, como dice Serrat, “vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Semanario Universidad acompañó a un grupo de vulcanólogos de la UCR en un monitoreo de la actividad volcánica en el cráter del Poás,

Debo decir de entrada que me considero un cristiano evangélico practicante y pienso que el matrimonio es una institución religiosa universal para nosotros, los

Alberto Cañas Escalante nació el 16 de marzo de 1920. Durante 94 años, fue uno de los referentes políticos y culturales de la Costa

Grafito, del italiano graffito, nos remite al escrito o dibujo hecho a mano que los antiguos solían hacer en sus monumentos. En aquella época

El director Norman Gamboa manifestó su satisfacción con la evolución que observa en la Escuela de Artes Musicales de la UCR, cuya orquesta dirigirá

Esta es una de las imágenes de un mural contra el Mundial del artista de calle brasileño Paulo Ito, que se volvió viral en

Nos hemos enterado del uso  de información falsa en las  anotaciones de pacientes para cobro de material en el Hospital Calderón Guardia. En palabras

Faltaban tres minutos para que iniciara el encuentro contra Italia y la Calle de la Amargura cantaba el Himno Nacional de nuestro país al
Semanario Universidad