Es posible una «nueva forma de entender el fútbol»

Brindarle las herramientas metodológicas necesarias a los profesionales del fútbol nacional para que logren trazar modelos de entrenamiento

Brindarle las herramientas metodológicas necesarias a los profesionales del fútbol nacional para que logren trazar modelos de entrenamiento lo más reales posibles y cercanas a las situaciones de juego que deben enfrentar en el «mundo competitivo del deporte» es uno de los propósitos que el Dr. Alejandro Salicetti Fonseca y el Dr. José Moncada Jiménez plantearon en el trabajo de investigación El fútbol y sus diversas vertientes de investigación.

En esta actividad, que forma parte del Observatorio de las Ciencias del Fútbol, ambos científicos del Centro de Investigación en Ciencias del Movimiento Humano (Cimohu) describen «una nueva forma de entender el fútbol» mediante la aplicación de la Teoría de los Sistemas dinámicos, la cual establece que las prácticas de preparación de este deporte deben ser más contextualizadas, simular la realidad y concebir a los jugadores desde una perspectiva integral.

Como parte de su análisis, Salicetti y Moncada recopilaron y analizaron alrededor de 320 investigaciones de países como Portugal, Grecia, Francia, Australia, España, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Dinamarca, Brasil, Italia y España, desde la perspectiva del acondicionamiento físico, táctica del fútbol y sistemas de entrenamiento.

Fue así como los investigadores determinaron que la mayoría de los estudios internacionales en materia de fútbol utilizan la visión de los sistemas dinámicos para fortalecer todas las capacidades de los jugadores y proponer nuevos modelos de entrenamiento.

«Al entender el fútbol como un sistema complejo caracterizado por la interacción entre compañeros y la oposición de contrarios, se analiza como un fenómeno y no por partes aisladas. Esto permite estudiar la forma en que el jugador reacciona e interactúa en su entorno competitivo», aseguró Salicetti.

Sobre los sistemas dinámicos

En materia de acondicionamiento físico y táctica del fútbol, la Teoría de los Sistemas dinámicos señala que el cuerpo técnico de un equipo debe abordar el proceso de preparación de manera interdisciplinaria e integral y plantear ejercicios y prácticas que le exijan al jugador tomar decisiones rápidas y similares a las que realizaría en una situación de juego real.

Por medio de esta nueva metodología se pueden fortalecer las destrezas físicas de los jugadores, así como las habilidades cognitivas y de coordinación, la estructura emotiva-volutiva y socio-afectiva, de acuerdo con las necesidades y el contexto en el que se desarrolle el juego.

Según este enfoque teórico, se dejan atrás las prácticas en las que se mejoraban las habilidades de los futbolistas de manera aislada y se priorizan los procesos de decisión-acción, los ejercicios de simulación, el contexto de juego y la colectividad.

La Teoría de los Sistemas dinámicos ha sido utilizada en varios clubes de países europeos, como el FC Barcelona y el Chelsea, desde hace más de tres décadas; sin embargo, en América Latina son pocas las investigaciones que existen sobre el tema, por lo que el estudio de Salicetti y Moncada es uno de los primeros acercamientos teóricos en la región.

«Acá apenas estamos intentando entender al fútbol desde esta perspectiva, por eso uno de los objetivos de nuestra investigación era analizar estudios internacionales de alta calidad, para luego brindar algunas pautas y recomendaciones sobre dos líneas teóricas: la preparación física del fútbol y los nuevos sistemas de entrenamiento», afirmó Salicetti.

Además de establecer algunos lineamientos sobre el «estado del fútbol», en su estudio los investigadores de la UCR señalan algunas pautas sobre aspectos del proceso de preparación física, tales como la velocidad, la técnica y la fuerza para prevenir lesiones, y sobre las necesidades energéticas de los futbolistas y el papel del preparador físico.

Principales hallazgos

Salicetti y Moncada descubrieron que la mayoría de investigaciones coinciden en que se debe sustituir el concepto de velocidad máxima (distancia entre un punto y otro), por la noción de velocidad óptima; es decir, por la rapidez que obtiene el futbolista luego de enfrentar situaciones específicas de la competición.

Según los expertos, este concepto de velocidad óptima se debe trabajar con los jugadores por medio de entrenamientos que promuevan la resolución de situaciones en espacios cortos y de poca duración. Con este método, el cuerpo técnico puede observar los procesos de acción-decisión de los jugadores, ajustar el proceso de preparación de acuerdo con las características de los futbolistas y así incidir de forma positiva en el rendimiento del equipo.

En relación con los aspectos de fuerza y técnica, los especialistas del Cimohu hallaron que a nivel internacional la mayoría de equipos de fútbol trabajan estos dos aspectos de manera conjunta y no por separado, ya que las investigaciones han logrado determinar que existe una relación directa entre ambos.

En este punto, ellos recomiendan utilizar el entrenamiento descontextualizado de la fuerza (sin unirla con la técnica), en casos en los cuales se desee fortalecer los músculos para prevenir lesiones.

En cuanto a resistencia se indica que el verdadero objetivo del entrenamiento debe ser lograr un comportamiento colectivo eficaz y eficiente a medida que la fatiga actúe como condicionante del partido.

Desde esta perspectiva, por medio de los entrenamientos se debe fortalecer la capacidad bioenergética de los jugadores, para que ellos puedan soportar la acumulación de diferentes esfuerzos con y sin balón, durante todo el tiempo de juego.

Los nuevos enfoques entienden la resistencia del jugador desde la colectividad y proponen que en las sesiones de entrenamiento se consiga una eficiente adaptación de las interacciones entre los jugadores, en los diversos estados de fatiga.

Por último, en cuanto al rendimiento del futbolista, el nuevo enfoque propone que el cuerpo técnico debe plantear modelos de preparación que contemplen y logren fortalecer la flexibilidad del esquema motriz, así como la interdependencia y coordinación entre gestos técnicos de los jugadores.

Necesidades energéticas de los jugadores

Un jugador recorre en promedio 11 kilómetros en cada partido.

63 % de los jugadores que realiza ese recorrido lo hace a un ritmo bajo.

15 % de los jugadores recorre entre uno y 14 kilómetros por partido.

19 % de ellos recorre 23 kilómetros.

2 % de los jugadores realiza un recorrido de entre 23 a 25 kilómetros a máxima velocidad.

La situación de juego en fútbol dura 30 segundos.

Un jugador tarda 30 segundos en recuperarse.

Fuente: Observatorio de las Ciencias del Fútbol de la UCR.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Difiero con un viejo amigo que cree sinceramente en que la magnitud de la crisis en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS)

El Reglamento del Consejo Universitario (art. 27) señala que durante las sesiones plenarias, las personas miembros pueden presentar por escrito 3 tipos de mociones:

Un timelapse con un baile demoledor en Argentina
Semanario Universidad