A la memoria del filósofo, educador y poeta

“El dolor nos agarra hermanos hombres” (Cesar Vallejo).Ya no llueve…pero ayer cabalmente, una llovizna cayó mansamente, cuando el poeta cambió de lenguaje a uno

“El dolor nos agarra hermanos hombres” (Cesar Vallejo).

Ya no llueve…pero ayer cabalmente, una llovizna cayó mansamente, cuando el poeta cambió de lenguaje a uno más colectivo o talvez más oscuro.

Cincuenta años atrás, Antidio me recordaba a Vladimir Mayakovsky que leía su poesía en plazas y fábricas. Para Antidio los espacios eran los rincones cantonales, el Castella y una que otra casa donde se reunían los ávidos de poesía, con el fin de emprender y entender la poesía.

Antidio, el que intentaba descifrar de las palabras sencillas aquello del canto de los sapos, resumía nuestros descuidos en esa frase: “cuando el sapo calla, ya no somos los mismos”. Este canto lastimoso que nos hace pensar en el olvido de nosotros mismos. Podría decir que cuando el sapo calla entonces lo hace para recordarnos que nos hemos convertido en extranjeros de nuestra patria vestidos con ropaje ajeno y falsas alegrías.

Antidio, el patriota extranjero, nos descubrió a muchos la identidad de los pueblos y el amor por esta tierra dejada de lado.

Siempre recordaré el primer festival del libro en los años cincuenta, en compañía de Fonkén, de Palacios y de Calufa, cuando buscábamos acomodar a los poetas invitados que venían del extranjero. Lo recuerdo en su casa en compañía de su primera dama, la dueña de “ese  mal como presa ciega hace su nido en la molicie muerta”, la poetiza de 17 años. Entre tantas cosas también recuerdo esa noche compartida con el poeta Jorge Artel, el poeta que luchó a sus alcances, por la soberanía panameña.

Habrá grandes y pequeñas lágrimas en otras latitudes: llorarán Gerónimo (Ernesto Cardenal) el alumno de Thomas Merton, los González de Solentiname, el coronel Urtecho y su compañera María y junto con otros como Calufa, Rodrigo Carazo, Vicente Saenz, Jorge Debravo y Carlos Rafael Duverrán, se encontrarán en la última morada gris. Muchos otros republicanos de España, vendrán a su encuentro, recordando aquel paraíso que perdimos.

Una enorme lágrima congelada se suspenderá con el recuerdo de la tuya Antidio, porque Federico García Lorca querrá mostrarte su último verdadero suspiro y te dirá que sí, que tienen razón todos aquellos que siguen pensando y creyendo que la muerte es un absurdo; por eso hay que justificar la vida como lo intentaste y lo lograste, cerrando coherentemente con la edición de “La gesta de Juanito Mora”.

Antidio Cabal González ha fallecido y vamos acompañándote sobre el paso, pensando “Dios en las flores había renovado el mundo” y en el silencio del absurdo resonaremos: “cuando el sapo calla, ya no somos los mismos”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Garrido (1972) afirma: “El poeta conoce el mundo, la vida, el hombre, su relación consigo mismo, con las cosas, con la divinidad y este

A pesar de tener un origen bastante modesto, Charles Péguy consiguió salir adelante gracias a su intelecto. Durante su juventud, perdió a su padre

“La vida es bella” es el título de una entrañable película, que nos puso a meditar sobre el ingenio humano: un padre imaginativo le

Los costarricenses vivimos en estos momentos un verdadero  estado de sitio a la libertad personal y a la libertad de expresión.   A pesar del

Las penas de cárcel por la difusión de “informaciones políticas secretas” serían historia si la Asamblea Legislativa aprueba un texto dictaminado positivamente en la

“El dolor nos agarra hermanos hombres” (Cesar Vallejo).Ya no llueve…pero ayer cabalmente, una llovizna cayó mansamente, cuando el poeta cambió de lenguaje a uno

La nueva red de Internet llegó a Costa Rica y a las universidades estatales con el nombre de RedCLARA (Cooperación Latino Americana de Redes

Antes de que tengas policía política y salas de tortura,antes de que tengas policía política y salas de torturay las plazas y los parques
Semanario Universidad