Muere el cine en las pantallas diminutas

¿Ver una película, por ejemplo, en un teléfono inteligente es cine? La historia de este medio da algunas pistas para buscar respuesta.A principios de

¿Ver una película, por ejemplo, en un teléfono inteligente es cine? La historia de este medio da algunas pistas para buscar respuesta.

A principios de la historia de la pantallagrande, allá por la década de 1890, no encontrará pantalla alguna.  La observación más temprana de imágenes en movimiento era una experiencia solitaria.

Uno veía a través de una mirilla en un kinetoscopio, una caja que llegaba hasta la cintura en la que una luz iluminaba los cuadros de un rollo continuo de película. Una lupa estaba fija a la mirilla, pero las imágenes seguían siendo diminutas.

Cuando arribó la proyección, las imágenes de película pudieron hacerse más grandes que en la vida real, en una pantalla grande acompañada de un gran sonido. Ver una película se convirtió no sólo en una experiencia de inmersión, sino también una experiencia social, con los miembros del público sentados juntos en la oscuridad, riendo y llorando.

Hoy, ver una película es, nuevamente, una actividad solitaria, que involucra pequeñas imágenes en una laptop, una tableta y, aún más minúsculo, un teléfono celular.

La conveniencia tiene un precio: la experiencia de inmersión cinematográfica se ha perdido. 
Los títulos más recientes están disponibles a través de Apple o Google por una renta económica en la pantalla chica. (Apple puso a disposición la renta de películas para teléfonos en 2008, y Netflix, líder en la descarga en torrente de títulos cinematográficos más antiguos, introdujo una aplicación para smartphone, en 2010).

Los propietarios de teléfonos celulares pueden rentar «Hugo», ganador del Óscar a la Mejor Cinematografía en 2012, por 3,99 dólares y verla en una pantalla cuyo tamaño no es mucho más grande que la imagen vista a través de la mirilla del kinetoscopio.

Cuando una película online es vista en casa en una pantalla plana gigante y se escucha a través de un costoso sistema de sonido, la experiencia sensorial sin duda rebasa lo que podría obtenerse en un ruinoso complejo de cines. 

Sin embargo, las películas vistas en dispositivos móviles no le van a brindar mucha estimulación al centro sensorial del cerebro.

“Si hay una proyección nítida y sonido de seis pistas, ir al cine es una experiencia sensual», afirma John Belton, catedrático de inglés y cine en la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey.

“Esa es una experiencia muy diferente que verla en un iPad”. En un viejo teatro cinematográfico que podría dar cabida a 5.000 personas, una pantalla podría haber sido de sólo 4,50 metros de ancho. 
Pero las imágenes se volvieron más grandes más o menos en la época en que arribó el sonido, en los 30.

Posteriormente, en los 50, cuando Hollywood se encontró en competencia con la televisión, utilizó lentes especiales para crear películas para pantallas de anchura aumentada, de hasta 19,50 metros.

Esto fue, dice Belton, parte de la campaña de Hollywood «para mostrar las limitaciones de la televisión». Más tarde, Hollywood revirtió el curso y comenzó a venderle a la televisión, aunque eso significó recortar sus cintas para que pudieran caber en una pantalla pequeña.

El intento más glorioso de involucrar completamente los sentidos del espectador de cine fue Cinerama, introducido en 1952. Filmado con tres cámaras equipadas con objetivos gran angular, utilizaba tres pantallas anchas, integradas en un suntuoso casi semicírculo de 146 grados.

Cinerama fue el punto culminante en la inmersión sensorial. Los kinetoscopios de ayer y las pantallas de smartphone de hoy, son los puntos bajos.

“Si ves los grandes clásicos de Hollywood en los 30 y 40, verás muchas tomas maestras anchas y un uso moderado de los acercamientos”, explica el cinematógrafo John Bailey. “Sin embargo, con la llegada de la televisión y ahora también con las pantallas más pequeñas, vemos más acercamientos”.

El problema, agrega, es que “si utilizas los acercamientos excesivamente, entonces cuando necesitas hacer un punto más dramático, no tienes otra opción sino utilizar acercamientos extremos”.

Los productores cinematográficos probablemente seguirán haciendo adecuaciones, alterando las películas ellos mismos para que se vean mejor en una pantalla diminuta.

“Puedes decir que es ver una película”, dice Belton. “Sin embargo, no es cine”.

 

Foto: ¿Es lo mismo ver Casa Blanca en una pantalla grande a observarla en un Ipad o en un celular? Los expertos creen que se puede ver una historia en estos formados, pero que la experiencia no puede considerarse equivalente a la del cine.

 

  • Tomado de la Revista Ñ
[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La complejidad para resolver varios de los cinco puntos en que se centrarán las conversaciones de paz y la desavenencia surgida entre el presidente

La obra de Sor Juana Inés y de Alejo Carpentier se entrecruzan al invocar a la fe como elemento constitutivo en sus raíces literarias.Entre

Pese a que el argumento mayor de la administración de Laura Chinchilla Miranda para la construcción de la denominada trocha fronteriza ha sido el

Una verdadera aristocracia financiera opera en el país, donde unos pocos altos jerarcas se llevan cada mes millonarios salarios, entre ellos un presidente de

Es grosero el título y oloroso a semen político el contenido, pero así se habla en Costa Rica y en otros países latinoamericanos. Fernando

En la era de Internet las buenas historias siempre tienen lectores ávidos de recibirlas, pero por paradoja los canales para su difusión se vuelven

Masas desposeídas que crían perros para comer, que viven al margen de la riqueza desmesurada acumulada tras las murallas de zonas militarizadas y que

Inicialmente decía, ahora que está en juego el mandato presidencial de cada 4 años, que valdría la pena interrogarse  sobre la inversión de nuestros
Semanario Universidad