Poesía: un arma cargada de futuro

Sucede No le cuesta nada sembrar la muerte envuelto en sentimientos cristianos. Cristo era hijo de carpintero y no de Bush,

Sucede

No le cuesta nada sembrar la muerte
envuelto en sentimientos cristianos.
Cristo era hijo de carpintero
y no de Bush, me parece.
O me parece mal y es dulce dicha
la muerte envuelta en sentimientos cristianos.
No es tema de meditación para los que van a caer.
Ellos van a caer y no más.
Prefiero ser perro o gusano a ser Bush.
Él prefiere ser Bush.
Su vacío está lleno de mierda vieja.
Un ave corta el cielo en dos.
¡Salud al ave con el invierno al hombro!
¡Salud a los que tejen un NO de aire en el aire!
¡De ellos será la forma humana,
el viaje y la alma tibia!
¡Salud!
¡Salud!

Juan Gelman

El mural de Guernica

Hugo Gutiérrez Vega A Pablo Picasso Dejad a ese caballo
rumiando su agonía;
dejad que el toro negro
empitone su muerte;
cuánto mejor la espada
que esta muerte no vista,
no esperada, que llega
del aire envenenado. El niño duerme, muere;
los senos de la madre;
la descubierta estrella
de la noche pasada. No hay sangre,
no hay lugar para la sangre
en este panorama de cuerpos destrozados;
sólo el aire caliente,
el minuto sonoro
y después el silencio,
el grito no esperado
presente, aquí,
como la casa muerta
y los ojos del niño
abiertos hacia adentro. Dejad que el toro negro
no acepte su agonía
y que el sueño de arena
engañe su silencio. Dejad que el niño duerma,
que la tierra se abra,
que la casa sin muros
abandone a sus hiedras. Nada se puede hacer;
el minuto ha pasado.
Sólo queda gritar,
gritar hasta que el viento
nos muestre una salida.

Unas cuantas palabras
contra Colin Powell

David Huerta Que duerma usted mal
debajo de una cobija de lumbre. Que las manos diáfanas de los muertos
por las tormentas de sus ejércitos
le toquen el corazón helado, general. Que un anillo de tinta lo rodee
con palabras de humo y de sangre: murmullos
de los amenazados, cuerpos sonoros
de agua y arena. Que una y otra vez
le recorra el espinazo un aliento
de petróleo quemado. Que las sílabas ardientes de Whitman
le hagan soñar pesadillas infames. Que no descanse usted nunca,
mentiroso señor general y diplomático,
en la alta noche de Manhattan
o junto al río Potomac. Y que 30 millones de caminantes
le susurren al oído 30 millones de palabras
que usted deberá escuchar
siempre, siempre.

Ocho epigramas de la
Antología Griega
contra la guerra

(Selección y versiones de
José Emilio Pacheco)

I. Por la paz

Píndaro Dulce es la guerra para quien no ha combatido.
En cambio, si has luchado,
temblarás al verla acercarse. Hay que buscar la paz,
arrancar de nosotros
discordias y venganzas.

II. La causa de las guerras

El oro, hijo de Zeus,
no se pudre,
no lo daña el gusano.
Su poder
es domar a los hombres.

III. No el desfile
Safo

Prefiero ver tu cara
y no el desfile
de los carros de guerra y las armaduras.

IV. Los que teníamos veinte años
Simonides de Ceo

Fuimos al matadero en un barranco
en tierra extraña. Y, como era justo,
erigió nuestras tumbas el estado.
Porque al partir al frente le entregamos los días
de nuestra juventud irrecuperable.

V. Helena
Estesícoro

No te llevaron en las hondas naves.
No estuviste jamás en Troya.
Es mentira toda esa historia.

VI. El temblor que se acerca
Leonidas de Tarento

Ustedes proclamaron a Pitaco el imbécil
tirano de la patria desdichada.
Su ambición,
su poder absoluto y torpe,
conducen al desastre.
Ya es audible
el temblor que se acerca.

VII. La causa de las guerras
Timocreonte

Riqueza, diosa ciega, no debiste
haber aparecido en este mundo
sino quedarte siempre en el infierno. A ti se deben todos nuestros males.

VIII. El matadero
Paladas

La tierra es un inmenso matadero.
Allí aguarda la muerte a su rebaño
lamentable: nosotros.

Heredamos el dolor y lo transmitimos

Homero Aridjis Sangre y palabras
nos dejaron los viejos sangre y palabras
dejamos a nuestros hijos junto al fuego
cantamos a nuestros huesos afilamos nuestros puños
los hacemos puñales ya casi muertos
nos asesinamos ya casi nada
nos sacamos los ojos sangre y palabras
nos dejaron los viejos sangre y palabras
dejamos a nuestros hijos

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Si todas las mujeres ganaran lo que verdaderamente vale su trabajo y tuvieran educación y empleos de calidad, ¡cuánta menos pobreza habría! El 70%

Estados Unidos ha entrado en uno de sus períodos de locura histórica, peroéste es el peor que yo pueda recordar: peor que el macartismo,

Gabriel García Márquez cumplió el 6 de marzo 76 años y para celebrar su aniversario les ofrecemos un artículo sobre sus memorias. "Ese es

El presidente del planeta anuncia su próximo crimen en nombre de Dios y de la democracia. Así calumnia a Dios. Y calumnia, también, a

Varias investigaciones han profundizado en el hecho de que tanto la salud de las mujeres como su participación en el ejercicio de la medicina

Estados Unidos, en su insistencia por invadir a Irak, parece olvidar que tiene una peligrosa crisis abierta con Corea del Norte, país que sube

Obligadas por la Comisión de Arbitraje a una nueva prueba física, las árbitras darán la pelea si quedan fuera de competencia. Erika Vargas, al

A dos fechas de la conclusión de la primera fase del campeonato nacional de fútbol de segunda división, los primeros seis invitados velan  armas
Semanario Universidad