Invasión del pez león al Caribe

Pterois volitans es el nombre de una voraz especie de pez originario del océano Índico que llegó a nuestras costas caribeñas en los

Como si se tratara de un asesino en serie, el pez león constituye una amenaza para muchas especies marinas a lo largo del mar Caribe, en Costa Rica se han consumado esfuerzos para hacerle frente a la invasión y a las consecuencias de esta epidemia.

El pez león se observó por primera vez en el país en el 2009 y su presencia representa una gran amenaza a los ecosistemas marinos y a las actividades económicas de las comunidades costeras del Caribe sur y norte de nuestro país, debido a que la dieta de esta especie incluye animales de gran valor comercial y ecológico, como las langostas, camarones, peces pargos, corales y peces exóticos para acuarios, entre otros.

“La invasión del pez león en todo el Caribe es una de las peores situaciones biológicas que han ocurrido en las últimas dos décadas. Ha sido una invasión intensa, se ha extendido y ahora está reportado oficialmente desde la zona del Caribe norte hasta la zona del Caribe sur”, explicó Helena Molina Ureña, investigadora del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Un sólo individuo de esta especie puede causar la reducción de más del 75 % de la densidad de peces jóvenes de un arrecife.

El pez león se caracteriza por su atractiva forma y sus colores. Posee espinas venenosas en algunas de sus aletas; sin embargo, investigadores de la Universidad de Costa Rica han capacitado a los pesqueros de la zona del Caribe sobre el manejo de este pez, para convertirlo en una especie de uso gastronómico y así mitigar su esparcimiento.

“El pez león, aunque es un pez que la gente considera tóxico y venenoso, se puede capturar y se puede comer”, expresó José Ugalde, vocero de la Asociación de Pescadores Artesanales del Caribe Sur (Asopacs).

Se presume que esta especie llegó a las costas del Caribe debido a una liberación accidental, causada por el huracán Andrew, desde algún acuario en La Florida, Estados Unidos, y desde entonces se ha propagado de manera exponencial en las costas atlánticas.

Control

Desde la alerta dada en el 2009 por Helena Molina de la presencia del pez león en nuestros mares, se implementó una propuesta inmediata de cómo enfrentar la incipiente invasión, donde se reforzaban los pasos de extracción, mitigación de impactos, investigación y divulgación, para responder con rapidez y eficacia a los problemas causados por este desastre biológico.

Una de las acciones más puntuales para mitigar la abundante reproducción de esta especie son torneos de pesca artesanal. Este año se llevará a cabo el IV Torneo de Pesca del Pez León el 26 y 27 de setiembre en Puerto Viejo, Limón. El torneo es realizado anualmente por Asopacs en conjunto con diversas instituciones, entre ellas la UCR.

Otra de las acciones tomadas en el país para el control de la plaga es la elaboración del “Protocolo para la captura, extracción y disposición final del pez león en el Caribe costarricense”, que pretende fortalecer el control del pez león en esa región y se espera que sirva de herramienta en la expansión de estas acciones de control a los demás países con este problema marino.

El documento fue elaborado por Asopacas y la Fundación Trichechus y entregado el pasado junio al Ministerio de Ambiente y Energía, como parte de la celebración del Día Mundial de los Océanos.

Además se creó la Comisión Nacional del Pez León (CNPL), la cual está integrada por representantes de las universidades estatales, además de instituciones como Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) y el Ministerio del Ambiente; por las organizaciones no gubernamentales Oceánica y Fundación Trichechus, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y asociaciones de pescadores.

“Hemos desarrollado estrategias nacionales y regionales para el control del pez león y buscamos desarrollar planes de acción más operativos que sean efectivos a corto y mediano plazo”, expresó la profesora de la Escuela de Biología de la UCR, Helena Molina.

La UCR, principalmente por medio del Cimar y la Sede del Caribe, ha brindado asesoría técnica y científica para la toma de decisiones, el diseño de protocolos de respuesta, colaboración en los torneos anuales de pesca y la constante investigación de esta especie.

“Nos han ayudado a capacitar a los pescadores sobre el pez león y también para recoger los datos y hacer muestreos nosotros mismos. Con esta información nos hemos ayudado mucho para presentar ciertos proyectos que estamos liderando a nivel del Caribe”, expresó el vocero de Asopacs, José Ugalde.

Molina manifestó que vaticinan la posibilidad de que este pez invada las costas del Pacífico de Costa Rica en unos cuantos años, y para evitarlo es fundamental que los países afectados por esta especie pongan en práctica las acciones creadas para su control.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Solo dos años después de que la UCR iniciara formalmente sus labores, se creó la Facultad de Ciencias Económicas para ofrecer al país profesionales

El pasado 12 de agosto se celebró el Día Internacional y Nacional de la Juventud, una efeméride que, como otras, visibiliza un suceso notable o

Semanario Universidad