Cuatro libros para recordar

Conservar la memoria de los hechos nos ayuda a prever situaciones penosas y poder enfrentarlas de mejor manera. Aparte de los requerimientos utilizados usualmente

Conservar la memoria de los hechos nos ayuda a prever situaciones penosas y poder enfrentarlas de mejor manera. Aparte de los requerimientos utilizados usualmente en el ámbito de la Historia, esta tarea se realiza también en el nivel personal y cobra una mayor trascendencia cuando es publicada, tal como ha sucedido con cuatro libros que vieron la luz en el 2013.

Muy enriquecedor resulta leer las experiencias de Esmeralda, apodo utilizado por Luisa Hermans, durante la Segunda Guerra Mundial. Doña Luisa, con sus noventa años, recuerda, guiada por Victor Valembois, su vida en siete campos de concentración nazis. En semejante entorno lleno de amarguras externas, doña Luisa logró conservar incluso el sentido del humor, tal como se muestra en Esmeralda. Crónica de mi supervivencia (2013). Maravillosa memoria, podríamos decir, sin tomar en cuenta que hay hechos que perduran no solo años sino siglos.

Eduardo Montecinos nos regala –literalmente− recuerdos y reflexiones con El vendedor de sonrisas y Ensayos histórico-políticos. (2013) Conocemos sus relatos, parecidos a amenas tertulias,  por la lectura de Conversando una botella y Cacique y Carmenere, algunas en Chile, otras en Costa Rica. Esta vez  nos presenta una novela que tiene lugar en el ámbito de San Pedro y seguidamente recoge el contenido de las grabaciones de una entrevista que Helio Gallardo le realizara hace años. Mirar hacia atrás nos conduce hacia delante, parece decirnos con la cordialidad que le caracteriza.

La voz personal también es valorada por Marielos Aguilar Hernández en Álvaro Montero Vega. Memorias de una vida y un tiempo de luchas y esperanzas (2013). La autora recoge recuerdos aportados, a los 85 años, por el abogado, sindicalista y luchador insigne que fue don Álvaro. Probablemente ella pudo recoger la memoria incluso mejor que el que la vivió, debido a su reconocida humildad, y el resultado es un vivo reflejo humanista de un hombre que luchó desinteresadamente y con tesón por mejorar las condiciones de vida de los y las trabajadoras.

Los tres libros cuentan con fotos enternecedoras (las de Eduardo Montecinos son a todo color) que nos permiten visualizar momentos en que el mundo parecía estar a punto de estallar y, también nos sirven para recordar que hoy mismo nos encontramos ante una situación parecida.

Finalmente, por qué no, menciono a Crimen con sonrisa (2013), la novela que escribí inspirada en la Escuela de Psicología, siempre de la mano con la historia nacional. Como lo sugiere el nombre, me refiero a algunos crímenes emblemáticos que han quedado impunes, con referencia no solo a los asesinatos sino también a los de “cuello blanco”, incluido el “Memo del miedo”.

El cuarteto tiene algo en común: la necesidad de rescatar la emoción de la vida cotidiana,  y también propone una moraleja: la historia se escribe todos los días, empecemos hoy mismo a tomar nota del tiempo que nos tocó vivir y que mañana consideraremos como una oportunidad excepcional para la reflexión.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica recordó lo que se siente ganar en campo contrario en este Torneo de

Por primera vez un candidato presidencial de izquierda logra superar en votos a sus candidatos a diputados, en un proceso electoral nacional.Ni en los

Carlos Paniagua, presidente de la firma Unimer.La credibilidad de las encuestas se puso nuevamente en entredicho tras el sorpresivo triunfo de Luis Guillermo Solís

Pese a su corta edad, Víctor Gutiérrez es uno de los jugadores con más trayectoria en el Club de Fútbol de la Universidad de

Las votaciones del pasado 2 de febrero vieron un leve repunte en el abstencionismo, al igual que una disminución en los contribuyentes financieros de

Shakespeare. Estos dos grandes genios de la literatura coincidieron, en época, en talento y en el año de su deceso, pero es un elemento

Los resultados electorales de la primera ronda (¡esperaremos el partido de ida!) son halagüeños para el pueblo costarricense y para quienes anhelábamos un renacer

La mala noticia es que los ciudadanos que respaldaron al PAC y al Frente Amplio no votan para determinar el peso neoliberal en las
Semanario Universidad