De querellas, embustes y prensa

Los embusteros de la mala fe: siete años de antiperiodismo furibundoCASTRO FERNÁNDEZ, Juan DiegoInvestigación1ª edición, San José, Costa Rica, octubre 2001447 pgs.El Licenciado Juan

Los embusteros de la mala fe: siete años de antiperiodismo furibundo

CASTRO FERNÁNDEZ, Juan Diego

Investigación

1ª edición, San José, Costa Rica, octubre 2001

447 pgs.

El Licenciado Juan Diego Castro Fernández presenta, en una atenta y cuidada edición, el libro «Los embusteros de la mala fe; siete años de antiperiodismo

furibundo».

A lo largo de una presentación, doce capítulos -ordinales con el apelativo de embustes- y dos anexos, se van desglosando los hechos que el autor apunta

como mentiras, engaños y simulaciones en que ha incurrido, principalmente, el periódico «La Nación S.A». En lo esencial, Castro sitúa los sucesos de su texto

entre 1991 y 1999 (año, este último, en que los tribunales de la República confirman la existencia del delito de injurias por la prensa y la participación delictiva de

los empleados de La Nación).

Desde el inicio, el lenguaje utilizado deja muy claro que el texto -y su autor- son peleadores. Una construcción adjetival apasionada le permite al lector advertir


que no es que se «lanza un guante», -como que no está el ánimo para tales finuras- sino que se abre campo porque los golpes van en serio. Castro Fernández

aclara que no pretende escribir un tratado sobre ética periodística. El libro es una defensa (¿ataque?) frontal contra La Nación -y otros-; no hay ambages, el

autor expone y asalta. Empieza con una interesante apostilla histórica del papel jugado por La Nación, a través de algunos de sus trabajadores, y objeta el

concepto de libertad de prensa que maneja el diario. Es una introducción violenta, no hay duda, pero de una agresividad necesaria, dado el encono que parece

reflejar el adversario «llorentino».

Con imágenes, alusiones mitológicas y bíblicas, logra dar un efecto ilustrativo sobre los «cómos» y los «por qués» de los diferentes actores -víctimas y

victimarios- del espacio periodístico.

Las investigaciones que se exponen se apoyan en una documentación acuciosa, cuadros, transcripciones de entrevistas, opiniones doctrinales, recopilación de

artículos y pareceres de gentes públicas. Mérito agregado es que, a pesar de los aspectos técnicos y políticos, la descripción es amena y salpicada con rasgos

de buen humor.


Es probable que a algún lector aprensivo, el tono fuerte de las letras de Castro le lleve a pensar que el texto pierde en rigor científico. Sin embargo, no es así: el

documento es rico -para ese mismo lector inclusive- en fuentes, cuestionamientos, críticas y señalamientos a la prensa, al Poder Judicial y a los partidos políticos.

El libro, también, califica en lo positivo y negativo, a la Sala Constitucional (en un extenso capítulo refiere sobre la posición de este alto tribunal respecto a la decisión de expulsar a unos venezolanos acusados de asaltar bancos, por ahí de la mitad de la década pasada).

Hay apuntes en que el autor enseña inobservancias graves a principios básicos -tanto éticos como técnicos- de una parte de la prensa nacional. Plantea

preguntas, expresas y tácitas de por qué, «La Nación» y «Al Día», si tienen las bases para bien informar, retuercen los hechos al punto de dejarlos, sino irreconocibles, «presuntos»…, presuntos, claro, en contra de la víctima de sus anhelos.

Con respeto a las diferentes opiniones que se puedan tener, sobre la persona del exministro – autor, sería interesante que La Nación respondiera -o se refiriera,

al menos- sobre los muchos cuestionamientos que el libro le hace.

En resumen: Es un libro importante. Necesario para adentrarse en los vericuetos del quehacer periodístico de la «gran prensa» nacional; así como para entender

la defensa que don Juan Diego Castro Fernández realiza de su honor, honradez y dignidad.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

CUENTOS REUNIDOSClarice LispectorTraducción de Cristina Peri Rossi, Juan García Gayó, Marcelo Cohen y Mario MoralesAlfaguara. 529 páginas.La obra de Clarice Lispector (Tchetchelnik, Ucrania, 1920-Río

Las elecciones de alcalde del 1 de diciembre y los cambios en la participación ciudadana son analizadas en esta entrevista.Eva Carazo: "Creo que para

"Los viejos y los árboles"Luko Hilje, Wilberth Jiménez, Emilio VargasEditorial UCR-INBio.426 páginas¢3.500 - Librería Editorial UCR.Con una historia relativamente corta, la sociedad costarricense aún

Fortalecer  el viejo argumento de las exoneraciones a empresas  para crear empleo, equivale a mantener el injusto sistema tributario nacional, donde las grandes ganancias

En 1920, a los dos meses de edad, Clarice Lispector hizo su primera gran travesía de la lejana Rusia al noreste de Brasil. Hija

La  técnica de la retroalimentación biológica (biofeedback) puede ayudar a las personas a disfrutar de una mejor calidad de vida, mediante el conocimiento y

"Alcances de la Libertad Sindical en Costa Rica"Fernando Bolaños CéspedesEditorial GuayacánSan José, 2002El conocido experto en Derecho Laboral, Fernando Bolaños Céspedes, acaba de sorprender

Los cambios políticos en América del Sur, las relaciones con Centroamérica y el nuevo enfoque en los vínculos con Nicaragua, fueron los temas tratados
Semanario Universidad