Historias del istmo

Cerro Pelón, lágrimas de barroLos seis relatos de “Cerro Pelón, lágrimas de barro” se pueden ubicar dentro de una corriente que podríamos llamar de

Cerro Pelón, lágrimas de barro

Los seis relatos de “Cerro Pelón, lágrimas de barro” se pueden ubicar dentro de una corriente que podríamos llamar de realismo social contemporáneo. Tienen una clara intención de presentar situaciones de la condición de vida de los más vulnerables en la región Centroamericana. En ese sentido es una obra comprometida con estos pueblos, con sus luchas, sus resistencias y sus esperanzas.

Como lo señala la autora en la presentación: “La temática sociopolítica es inevitable si se habla de Centroamérica. Tan inevitable como omitir los juegos de poder económicos y los desafíos mundiales que plantean el cambio climático, la deforestación, la minería a cielo abierto, la construcción inapropiada de obras públicas o la rebelión de la naturaleza.”

Los personajes y las historias que aquí se narran ocurren en un ámbito violento, convulso e inestable. Así, los jóvenes protagonistas cuentan en primera persona su visión del mundo, su forma de enfrentar las dificultades cotidianas en condición de desventaja. Ese vigor volcánico y de mares atormentados palpita en el espíritu indomable de los protagonistas, pero también en la furia provocada o desatada de la naturaleza.

Pero a la vez que cada personaje cuenta su historia, la autora va construyendo una secuencia de imágenes históricas, antropológicas y políticas del istmo en años recientes.

De esta manera, conforma una visión social de la región, costumbres, voces, relaciones interpersonales, y tradiciones, se entremezclan en esos escenarios móviles donde los personajes resisten la adversidad de su sino o tratan de cambiarlo.

Los escenarios se dan en Santa Cruz de Quiché, en Guatemala, los cerros que rodean la Meseta Central, los lobos que abusan de los niños y hablan inglés de la base militar en Honduras, donde aguardan la tragedia del huracán Mitch, las calles violentas de San Salvador, la dulce y violenta Nicaragua, y las terribles crecidas en el sur de la Cordillera de Talamanca; en todos, la lucha contra la adversidad y la injusticia se contrapesa con historias de amor, de familia, de breves ternuras y una buena dosis de magia.

El libro cuenta con ilustraciones de Eddy Castro Rojas.

Manuel Bermúdez

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Capitán chileno retirado Raúl Vergara: “La derecha no le tiene miedo a los militares, que nunca se sintieron más abandonados que con este gobierno

Este año 9918 estudiantes matricularon algún curso durante el periodo de verano. Un 30,2% de la cifra corresponde sedes regionales. (Foto: Katya Alvarado)La matrícula

Un fuerte discurso contra la corrupción, una creciente desaprobación popular hacia la gestión del Gobierno y la caída en las encuestas del oficialista Johnny

Verónica Aragón vive en esta vivienda desde hace más de un año, pues también fue víctima en varias ocasiones de la destrucción de su

Cerro Pelón, lágrimas de barroLos seis relatos de “Cerro Pelón, lágrimas de barro” se pueden ubicar dentro de una corriente que podríamos llamar de

Cinco jóvenes esperaban a Aracelly Elizondo, administradora del Mirador Nemaclys, para que ella abriera el portón de la propiedad.Era un sábado 14 de diciembre,

El montaje “Línea infinita”, de Proyectos Marenkos, fue uno de los seleccionados por Iberescena 2012. (Foto: Proartes)Una nutrida y gran diversidad de propuestas artísticas

Rusia será la invitada de honor y traerá espectáculos como “El señor viejo”, del Teatro de Marionetas de Obraztsov. (Foto: cortesía FIA)Arrancó el 2014
Semanario Universidad