Jeymer Gamboa, el poeta y sus circunstancias

Jeymer Gamboa nació en 1980, entre los cerros del sur de la capital, en esa región tan idiosincrásicamente típica costarricense conocida como Los Santos.

Jeymer Gamboa nació en 1980, entre los cerros del sur de la capital, en esa región tan idiosincrásicamente típica costarricense conocida como Los Santos.  Su inquietud intelectual siempre le ha demandado horizontes más abiertos que los que su entorno le ofrecía. Así, estudió periodismo en la Universidad de Costa Rica, donde laboró como redactor en este semanario, pero luego buscó otros escenarios para su necesidad creativa. Su cabeza estaba llena de autobuses, trenes y pájaros que pronto alborotaban sus escritos.

La poesía le ha marcado la vida y mucho de su vida está registrado en su poesía donde lo cotidiano e inmediato alcanza una resonancia intensamente humana.

Actualmente reside en Buenos Aires, Argentina, donde estudia producción audiovisual y ha producido algunos cortos que ya evidencian su estilo personal.

El año pasado ganó en España el XI Premio Internacional de Poesía Emilio Prados que se otorga a autores menores de 35 años.

Reproducimos aquí algunos textos incluidos en su libro Días ordinarios que se publicó con motivo de ese premio.

El eterno marido

 

Esta mañana miro nuestra ropa enredándose

con el centrifugado de la lavadora

y mi pensamiento es tan oscuro

como la suciedad que acumulamos

en dos semanas de tregua.

 

Repasemos: ella tiene un año de pagar mis vicios

y no quedan lunares ni cicatrices por descubrir.

Opciones para ir a los santos

 

En la ventanilla donde compro

los tiquetes de autobús

para ir a casa de mis familiares

hay un rótulo manuscrito que dice:

se venden pastillas para viajar.

Señales de tránsito

 

Un grupo de pájaros pequeños

desciende enfrente del autobús.

 

Durante uno o dos minutos

Picotean el asfalto

Y miran de reojo al chofer.

 

Cuando el tráfico se pone otra vez en marcha

Vuelan en bandada hacia un árbol del parque

 

Y esperan la luz roja del semáforo.

Líneas bloqueadas

 

Ella escuchó mi voz

y colgó de inmediato.

 

Marqué un par de veces más

y salió el mensaje del contestador.

 

Al salir de la cabina

el empleado me preguntó

si había podido hablar.

 

Le dije que en un día como hoy

las líneas están bloqueadas

 

y pagué los 80 centavos que costó

el hola y los dos silencios.

Miro mucho las plantas

 

Miro mucho las plantas.

 

Insisto con extraer detalles

de su presencia en el balcón:

 

a pesar de que no tienen cerebro

su inteligencia es asombrosa:

 

no necesitan decir nada sobre mí.

 

Tema para un cuadro de Limberth

 

Mañana comienzan las obras

para hacer subterráneo

el tendido eléctrico.

 

A las ocho de la mañana

los pájaros miran llegar

los cascos amarillos.

Abril sigue en marzo

 

Otra vez soñé

con estaciones climáticas

de bosques hermosos

que decoran la oficina:

 

Success Determination Discipline Excellence.

 

La ropa de anteayer

vuelta al revés

sobre el respaldar de la silla

es la piel de un mamífero

que no opuso resistencia.

Moby Dick

 

El auto lo dejaron abandonado

en una playa de Tarifa

como un cetáceo de hierro

donde ahora entran y salen

pájaros marinos.

 

La aguja todavía indica 220 km/h.

Ex amigos on the road

 

Encuadre para película de carretera

(la historia es sobre dos ex amigos

que intentan revivir un viaje de la época colegial

a playas del Coco)

desde el asiento trasero

de un mercedes gris sin overjolear:

los dos creían ir preparados

para los silencios incómodos.

Ahora falta ese cassette con la canción

The boys of summer.

Los misterios del universo

 

Después de varios años juntos

son pocas las certezas sin caducar:

 

lo que sostiene esta casa, es decir,

lo que sostiene el vivir en esta casa

 

-me lo preguntaste hace unos meses-

 

es tan débil como el amor

y tan fuerte como la resignación.

 

Así tomamos la siesta

una tarde calurosa

que promete lluvia.

 

Afuera, error sobre error,

la ciudad sigue edificándose.

 

En la cama evitamos

preguntas incómodas.

 

Preferimos escuchar los pájaros

obsesionados con romper el cielo,

los motores del transporte público

y la música concreta del vecindario:

 

sinfonía de nuestros miedos.

 

En la página 83 abandonás

el libro de Richard Ford,

 

el deseo afiebrado del sexo

 

y todo intento de enmienda

 

para acomodar la cabeza

en el hueco de mi axila.

 

Con ganas de decir algo alentador

me quedo mirando un documental

sobre los misterios del universo

y justo antes de quedarme dormido

Armstrong da saltitos en la luna.

Flores de panero

 

La macetera donde hubo violetas

ahora está sembrada con colillas

de cigarro.

 

De un esperar nada

y pensamientos fugaces

nacieron estas flores.

 

Polen gris y pétalos de fuego

componen su tersura.

 

La ansiedad nutre sus raíces

y el olor a despojo se esparce.

 

Vecina de enfrente

hay que mirarlas con devoción

 

como una ofrenda

para todo lo que aspira

a ser eterno.

El curso natural de las cosas

 

Las nubes son malformaciones

del pensamiento introspectivo.

 

Con un vaso de cerveza

salgo al patio a contemplarlas

hasta que, cansadas

de esta holgazanería,

se van a otro lado.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Las juventudes que son entrenadas en el dogmatismo de milicias disimuladas, como esencia de ideologías político–partidistas mesiánicas, están destinadas a obedecer las instrucciones formativas

De “ama de casa” amulier economicusMaría Flórez-EstradaInvestigación socialEUCR2011La discriminación sexual contra las mujeres es un fenómeno complejo, no por su manifestación, que a veces

Un Llamado contra el Hostigamiento Laboral UniversitarioEn tiempos antiguos, se tenía por costumbre que los leprosos gritaran “¡Impuro!”, anunciándose para que las demás personas

A 15 años de su creación, es urgente y necesario un debate sereno sobre el quehacer académico, investigativo y docente del Sistema de Estudios

Jeymer Gamboa nació en 1980, entre los cerros del sur de la capital, en esa región tan idiosincrásicamente típica costarricense conocida como Los Santos.

El costo de producir electricidad, transportarla y tenerla a disposición de cada uno de los ciudadanos, empresas y usuarios en general, tiene un conjunto

El debate para la aprobación de la Ley de Contingencia se apresura en la Asamblea Legislativa, mientras los proyectos que pretenden modificar el mercado

El presbíteroFlorencio CastilloDiputado por Costa Ricaen las Cortes de CádizManuel Benavides2010Quizás para llenar el vacío que existe respecto de estudios sobre la figura del
Semanario Universidad